martes, 31 enero 2023 08:35

El PP insiste en que no renovará el CGPJ hasta «pasadas las elecciones»

El Partido Popular ha cedido a la renovación de todas las altas instituciones a excepción del Poder Judicial. La presión de Bruselas y de algunos dirigentes internos del partido han empujado a su presidente, Pablo Casado, a ceder ante el PSOE y a alcanzar un acuerdo para renovar el Tribunal Constitucional, el de Cuentas, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos. Todos a excepción del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), la joya de la corona. Sobre la posibilidad de renovar los vocales del Consejo, fuentes del Partido Popular consultadas por MONCLOA.com son claras: no se hará hasta «pasadas las elecciones generales». Si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía alguna esperanza, parece que desde Génova le quieren quitar las ganas. El líder socialista no verá, de momento, un presidente o presidenta del Tribunal Supremo progresista.

Se puede. Al menos es el mantra que se repite una y otra vez el PSOE. El acuerdo para renovar todas las altas instituciones a excepción del Poder Judicial se ha cerrado en menos de 24 horas tras varias reuniones mantenidas entre el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, quien ahora es el hombre fuerte del Gobierno.

El que se haya cerrado en tan solo 24 horas la reunión hace ver al PSOE que se puede hacer de un día para otro. Entienden que este gesto del PP ayuda a engrasar unas relaciones rotas, pero desde Génova el mensaje que lanzan no es nada esperanzador para el PSOE. Las fuentes consultadas por MONCLOA.com insisten en que no hay ni la más mínima posibilidad de que Casado ceda a renovar el CGPJ a menos que Sánchez ceda a la idea de que sean los jueces los que eligen a los jueces. Sobre la posibilidad de renovar el Consejo con este pacto encima de la mesa el Partido Popular no se niega de forma tajante. Pero renovarlo porque sí no es una posibilidad que contemple en absoluto el PP. De hecho, lo que declaran desde Génova es que el CGPJ «no se va a renovar» y que no se abordará esta cuestión hasta «pasadas las elecciones generales».

La renovación de todas estas reconocidas altas instituciones del Estado se hará en una sesión plenaria que se celebrará la semana del 25 de octubre, es decir, en un par de semanas como tarde. Se hará, por supuesto, tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, lugar donde todos los parlamentarios y senadores de PP y PSOE votarán a favor junto a Podemos, quienes han asegurado estar presentes en el pacto en boca de la secretaria general del partido, Ione Belarra. Los integrantes de representarán a estos órganos aún no se han dado a conocer, pero aseguran que serán durante esta nueva etapa “de reconocido prestigio y de consenso”, además de que se darán a conocer en los próximos días, según el comunicado que han pactado los dos grupos políticos y que han hecho público de forma simultánea. PP y PSOE en sintonía por primera vez en meses, ya que en la pandemia el divorcio era más que palpable.

CGPJ

Parece que el PSOE y el PP, pese a haber dejado claro que no hay de momento ningún acuerdo con respecto al Consejo General del Poder Judicial a la par que en sus respectivas sedes comentan justo lo contrario. Los socialistas confían en que este paso dado por el PP es el principio de una «gran amistad» que acabará por renovar los vocales del Consejo. El PSOE no ha perdido en absoluto la esperanza por renovar el CGPJ mientras que el Partido Popular asegura que no hay posibilidad alguna de llegar a un acuerdo si el PSOE no cede a sus pretensiones. La idea con la que trabajan los populares es la de que solo se abordará la renovación del Consejo cuando el PP tenga una representación parlamentaria más potente.

El PP solo se abre a una vía. Si el PSOE aceptara votar a favor de una ley que haga que sean los jueces los que elijan a los propios jueces el PP se podría plantear renovar el Consejo de forma inmediata, pero para una duración de transición. El problema es que hay voces en Génova que insisten en que no hay que dar ninguna alternativa al presidente socialista. Sea como sea, el PSOE no parece de momento por la labor de votar a favor de que sean los jueces los que se gobiernen de forma independiente porque consideran que la mayoría de los magistrados son de corte conservador. Y el PP no tiene más intención que evitar que los grandes partidos elijan al presidente del Supremo.

Génova de vez en cuando se permite el lujo, además, de lanzar alguna pulla a los propios integrantes del CGPJ, en funciones desde diciembre de 2018. Para el PP, sería interesante que el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, presentara su dimisión para facilitar el trabajo de los populares dado que lo que quieren es darles la independencia total a los jueces. Pese a que los magistrados aseguraron en una encuesta de Metroscopia que no se sentían presionados de ningún modo por el poder político, el PP cree que Lesmes debería dimitir por el bien de la independencia judicial sin atender al hecho de que quien no quiere dejar el asiento bien mullido son los propios vocales del Consejo General del Poder Judicial.