miércoles, 1 diciembre 2021 07:23

Ferraz deja el PSOE de Madrid a su suerte a la espera de candidatos

El PSOE de Madrid hace tiempo que no está entre las principales preocupaciones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de la dirección del partido. No es que consideren que sus candidaturas en la Comunidad de Madrid y en la capital no son relevantes, sino que creen que el partido está completamente descabezado en esta región. El PSOE no ha conseguido ni el control de la autonomía ni el del municipio desde hace décadas. Los socialistas no tienen una candidatura potente en Madrid y desde Ferraz han optado por mantenerse al margen de toda decisión en relación con el PSOE-M. La inminente llegada de Juan Lobato a la secretaría general del partido en Madrid y la falta de empeño por sustituir a Pepu Hernández o a Hana Jalloul es prueba de ello. Ferraz no quiere saber nada del PSOE en la capital hasta que surjan candidatos potentes que tengan opciones. Entretanto, lo que ocurra es al margen de lo que piense la dirección del partido.

Hay muchos movimientos en el PSOE de Madrid, pero fuentes del partido explican que son fruto de la inexistencia de un control desde Ferraz. Se habla del diputado autonómico Javier Guardiola como nuevo referente en las nuevas generaciones del partido, de Lobato como secretario general (que lo será a falta de sorpresas) y de otros diputados como posibles candidatos a puestos de poder en el PSOE-M, pero ninguno cuenta con la aprobación del núcleo duro de Ferraz. Sánchez hace tiempo que perdió el interés en Madrid, territorio que da por perdido y conquistado por el PP, por eso ha tomado la decisión, tal y como aseguran las fuentes, de no preocuparse lo más mínimo de lo que pase en la delegación del partido al menos hasta que se acerquen las elecciones.

Había nombres encima de la mesa en los que el PSOE tenía esperanza

Había nombres encima de la mesa en los que el PSOE tenía esperanza. Uno de ellos era por supuesto el de Hana Jalloul, la portavoz de la formación en la Asamblea, pero hay otros que también han fracasado a ojos de Ferraz, como es el caso de la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González. Ante la falta de tirón de estos candidatos y sus falta de liderazgo, el partido ha optado por aparcar el problema de Madrid para centrarse en otros asuntos más importantes, como las elecciones andaluzas o sobretodo el problema electoral que se le viene encima al presidente del Gobierno. Fuentes del PSOE en Madrid aseguran que todos estos movimientos extraños que llaman la atención en las entrañas de la formación se deben al vacío de poder que hay en el PSOE-M. Que Lobato vaya a ganar la secretaría general o que Guardiola pueda ser la cara de las nuevas generaciones es prueba de ello.

Pero no todo es un escenario caótico. Estas mismas fuentes deslizan que han surgido nombres que no han disgustado en la directiva. Ante la falta de control y el vacío de poder, el PSOE de Madrid se ha convertido en una entidad política maleable en la que algunos han surgido para asumir responsabilidades y mantener a flote un partido tocado por el sorpasso de Más Madrid. La concejal socialista Mar Espinar es un ejemplo de ello, que pese a que aún no suene su nombre para hacerse con el control del PSOE en la capital, lo cierto es que es la única que ha asumido el rol que le toca y que mantiene a flote un partido hundido en Madrid.

Sea como sea, lo cierto es que los movimientos que están teniendo lugar en el PSOE tampoco son del agrado de Ferraz. A todos extrañó que Lobato se fuera a hacer con el control del partido dada su procedencia y sobretodo dada la manía de Sánchez de controlar todos los movimientos que tuvieran lugar en las delegaciones autonómicas (si no que le pregunten a Juan Espadas). Sin embargo, Lobato ha prosperado por su trabajo personal y su determinación para hacerse con el control de un partido a la deriva del que ni Sánchez se ha querido hacer cargo.

Aún así, las fuentes creen que Ferraz no ha quitado del todo el ojo a Madrid. Quiere ver qué pasa ante el vacío de poder y quiere ver qué nombres surgen de la nada dado que el de Mercedes González y el de Jalloul, las apuestas a futuro de Moncloa, han salido mal. De momento, solo Espinar saca una sonrisa a quienes hablan de ella. Su labor al frente del PSOE de Madrid está siendo sobresaliente dadas las circunstancias, aunque no era muy difícil dadas las pocas ganas de trabajar de Pepu Hernández. Sea como sea, habrá nombres que crecerán a nivel político en el partido y habrá otros que desaparecerán tan pronto como Sánchez recupere el interés en Madrid. Un momento que no tardará mucho dado que las elecciones autonómicas se celebran en poco menos de dos años.