lunes, 6 diciembre 2021 06:51

Las compras con e-wallet en España se doblarán antes de 2025, superando 12.000 millones

El volumen de las compras con ‘e-wallets’ (o billeteras digitales) en España se doblará antes de 2025, alcanzando los 12.000 millones de euros, según el último análisis de Bain & Company.

El análisis de la consultora ‘No credit card is the new credit card’ sobre el uso de alternativas de pago digitales señala que los jóvenes «están dejando de utilizar tarjetas de crédito físicas» y optando por estas nuevas soluciones digitales.

Así, señala que el porcentaje de consumidores estadounidenses menores de 25 años que no usan una tarjeta de crédito creció en un 83% en 2020.

En cambio, los jóvenes estarían utilizando alternativas como carteras digitales o ‘e-wallets’ y opciones como ‘compre ahora y pague después’ a un ritmo «mucho más alto’ que las generaciones anteriores. «A medida que esta generación más joven envejece, la adopción de estas alternativas de pago continuará creciendo, lo que podría contribuir a una disminución continua en el uso de tarjetas de crédito», añade la consultora.

En el caso concreto de España, la consultora afirma que, si bien la tendencia a largo plazo probablemente sea la misma, la situación es diferente.

El socio de servicios financieros de Bain & Company en Madrid, Santiago Casanova, apunta que en España hay en circulación más de 86 millones de tarjetas físicas, un número que no prevé que aumente «sustancialmente en los próximos años. «Pero sí su uso –que supera claramente el 30% en las compras en comercio físico; el 80% de ellas, ‘contactless’– y, en particular, su utilización en ‘e-wallets'», afirma este experto.

De hecho, asegura que el volumen de compras con ‘e-wallets’ en comercio físico «se ha multiplicado en los últimos cinco años» y prevé que se «doble» antes de 2025, superando los 12.000 millones de euros anuales.

Como próximas tendencias, el estudio recoge que para los emisores de tarjetas tradicionales que busca una evolución «al estilo de Netflix», será «fundamental» adaptarse a las preferencias de los consumidores más jóvenes y crear un espacio propio en el mercado de pagos digitales.

Por el lado de los retos, el informe señala que los consumidores estadounidenses que suelen utilizar estos nuevos medios de pagos encuentran el «doble de problemas» al comprar en tiendas físicas frente a las transacciones ‘online’, incluyendo bloqueos de la aplicación, dificultades de navegación o problemas de inicio de sesión.

«Garantizar una experiencia de usuario impecable en las tiendas físicas será un factor decisivo para que la adopción de estos medios de pago se acelere», concluye.