domingo, 5 diciembre 2021 09:33

Embajador de Reino Unido en España afirma que la COP26 debe mantener el reto de limitar a 1,5ºC el calentamiento

el corte ingles

El embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, ha defendido que el objetivo de la XXVI Conferencia de las Partes de Cambio Climático de la ONU (COP26) que se celebrará en Glasgow del 1 al 12 de noviembre debe aunar nuevos compromisos que sean suficientes para mantener «vivo» el objetivo de limitar a 1,5ºC el incremento global de la temperatura de aquí a 2100.

En un encuentro con periodistas ambientales en la sede de la legación diplomática en Madrid, ha afirmado que organizar la cumbre multilateral ha supuesto una «labor logística extraordinaria» cuyo éxito, en todo caso, será juzgado por los «progresos» concretos que se alcancen en adaptación, mitigación, financiación y cooperación.

Así, Elliot ha vaticinado que el éxito o fracaso de la negociación en la COP26 –que tuvo que ser aplazada hace un año a consecuencia de la pandemia del coronavirus– no dependerá de aspectos como la asistencia de líderes sino de los avances y compromisos reales en estos «cuatro pilares».

Precisamente este mismo miércoles ha trascendido que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, no acudirá, igual que el presidente de China, Xi Jiping, o el propio Papa Francisco, quien había adelantado hace meses su voluntad de participar.

«La COP26 será juzgada en función del progreso de todas estas áreas. Se requieren más compromisos para acelerar la acción climática», ha valorado el representante británico.

En la sede de la legación diplomática en Madrid, Elliot ha asegurado que el Ejecutivo de Boris Johnson ha trabajado para lograr que sea un encuentro multilateral «abierto e inclusivo» que está basado en cuatro pilares: mitigación, adaptación, financiación y cooperación contra el cambio climático.

A poco más de diez días del inicio de la COP26 Elliot, se muestra «satisfecho y orgulloso» de los esfuerzos diplomáticos «estructurados» acometidos por la diplomacia británica para «mantener el objetivo de asegurar que la temperatura global del planeta no supere el incremento de 1,5ºC de aquí a final de siglo», traducido del lema en inglés «keep 1.5ºC alive».

En ese sentido, ha sacado pecho de la labor británica porque «antes» de París el planeta se encaminaba a un aumento de la temperatura media de más de 4 grados centígrados y en la actualidad ese incremento se ha reducido hasta el entorno de los 3ºC con las contribuciones nacionales de reducción (NDC) presentadas por 70 países, entre ellos el G7, que han anunciado su intención de alcanzar la neutralidad climática en 2050.

No obstante, confía en que nuevas con las contribuciones nacionales permitan que el objetivo del 1,5ºC siga siendo «posible».

Precisamente, ha reflexionado que, cuando tras la COP25 de Madrid se comenzó a preparar la cita de Glasgow, apenas el 30 por ciento de los países se había comprometido con el objetivo de llegar a emisiones netas cero para 2050, mientras que en este momento, esa cifra alcanza al 75 por ciento.

Pero Elliot insiste en que esto «no basta» ya que para lograr frenar el cambio climático la comunidad internacional necesita una reducción global de las emisiones de gases de efecto invernadero del 40 por ciento y tras la pandemia se ha registrado el «segundo mayor incremento de la historia» tanto en las emisiones como en el consumo de petróleo, gas y carbón.

«Necesitamos el mismo nivel de compromiso de todos», ha apelado Elliot, que tiene esperanza de que en la reunión que el G-20 –causante de aproximadamente el 80 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero– se anuncien nuevos compromisos.

El embajador ha citado un reciente informe publicado hace una semana por la Agencia Internacional de la Energía que apunta que la temperatura media global, con las promesas que ya están efectivamente sobre la mesa, subirá 2,6ºC en 2100, de modo que confirma que «sí» se ha acelerado el impulso a la acción climática desde la anterior COP.

Sin embargo, insta a los países a revisar sus contribuciones nacionales de reducción (NDC, en las siglas de la negociación internacional) lleguen con tiempo suficiente como para «acelerar» la mitigación de aquí a 2030.

Por otro lado, para avanzar en materia de adaptación al cambio climático, el representante diplomático británico incide en la importancia de lograr una mayor financiación para prevenir los daños que ya está provocando el calentamiento, por ejemplo en forma de incendios o inundaciones.

Elliot ha recordado que los países en el Acuerdo de París alcanzado en 2015 en la capital gala se comprometieron a facilitar 100.000 millones de dólares anuales a esta materia. En estos momentos, cree que en Glasgow podrá alcanzarse ese reto porque las voluntades manifestadas hasta la fecha están ya en el entorno del 70 u 80 por ciento.

«Necesitamos más financiación, de más países y que llegue más rápido», ha defendido el embajador tras destacar que Reino Unido, Canadá, Alemania, Japón o Estados Unidos han prometido más dinero y la UE, Dinamarca o Suecia han anunciado recursos adicionales. Pero estos fondos no han de llegar solamente de la financiación pública, según Elliot, que ve fundamental y necesaria la aportación privada.

A ese respecto, ha citado la iniciativa ‘Glasgow Finantial Alliance For Net Zero’ en la que participan cinco bancos españoles y se ha referido a la «creciente» demanda de los clientes de las entidades financieras para que los bancos movilicen sus carteras y dejen atrás actividades o negocios contaminantes.

En materia de cooperación, que para el embajador es una cuestión clave especialmente para los países en desarrollo, ha anunciado que en el marco de la COP26 se celebrarán distintas acciones y se presentarán iniciativas en materia de carbón, vehículos eléctricos o bosques que deberán desplegarse en el marco de la cooperación contra el cambio climático.

ESPAÑA

Para Elliot, el Gobierno español ha sido «un socio muy importante» en el camino hacia la COP de Glasgow y está «muy alineado» con todos los objetivos que Reino Unido quiere alcanzar en la cita de noviembre.

«Estamos impresionados por los compromisos de 102 empresas españoles en la iniciativa ‘Waste to Zero'», ha trasladado el representante británico, que percibe un «gran compromiso personal de las empresas» españolas, de las ciudades y regiones, entre otros actores.

Finalmente, sobre la organización de la COP26 Reino Unido espera la asistencia de 25.000 personas durante unas jornadas que se han estructurado en áreas temáticas y días en los que se concentrarán diálogos, presentaciones y actividades centradas en un aspecto, de modo que habrá días «temáticos» sobre finanzas, energía o transportes, entre otros.