miércoles, 1 diciembre 2021 07:27

Iván Redondo busca su vuelta ‘estelar’ a la política y su entorno le relaciona con Yolanda Díaz

El que fue el todopoderoso jefe de gabinete de Presidencia de Gobierno Iván Redondo está tanteando poco a poco su vuelta a la política. Redondo tiene un problema. Las consultoras no se lo rifan como a él le gustaría porque ha salido defenestrado del Ejecutivo. Esto le ha empujado a tomarse un año sabático y a sopesar lo que su entorno ve como inminente: quiere volver a ser el director de orquesta de un partido y una posible plataforma liderada por la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz es perfecta para sus intereses. Desde que Toni Bolaños ha publicado un libro repleto de elogios a Redondo, el analista no ha perdido la oportunidad de mencionar a Yolanda incluso aunque no le pregunten. ¿Quiere Redondo dirigir la campaña de un partido montado por la ministra de Trabajo? Su entorno lo tiene claro: sí.

Redondo está ahora mismo tomándose un año sabático. «Cumplo lo que digo», ha detallado en una entrevista junto a Carlos Alsina. «Y lo expreso», ha matizado. Se refería a que no iba a trabajar en una consultora ni en nada parecido una vez saliera de la política. Al menos durante el primer año y medio. Al margen dejamos esas voces que dicen que la razón por la que Redondo no ha ido a trabajar directamente a una consultora es porque no le quieren al haber salido mal parado del Ejecutivo. Pero lo que sí afirman voces de su entorno es que Redondo quiere retomar algún proyecto político como director de orquesta y Yolanda Díaz es a quien quiere hacer presidenta del Gobierno.

«No se puede construir un frente amplio, sino un movimiento amplio», ha comentado Redondo en la entrevista en Onda Cero. A lo que se refiere es a esa plataforma que debería, a su juicio, montar Yolanda Díaz para conseguir tener opciones de incluso ser presidenta del Gobierno. «La primera mujer presidenta de España» decía, un eslogan que parecía traerse bien aprendido de casa. Estas frases no las ha dejado de soltar en cualquier plató que pisara y han provocado que quienes le conocen aseguren que Redondo se está vendiendo a Díaz. El director de gabinete quiere volver a la política, pero con un proyecto nuevo. Y sobretodo vendiéndose a la principal amenaza de quien le ha dejado tirado.

«Podemos tiene que tener un papel», ha comentado Redondo en referencia a esa plataforma independiente que debería presentare a las elecciones generales. Redondo sabe que Yolanda es una de las dirigentes con más proyección de la izquierda y entiende que con su arte publicitaria puede convertir a Yolanda en un producto como lo fue Sánchez. «El bipartidismo no va a volver», ha insistido el exdirector de gabinete de Presidencia del Gobierno. «Si el PP gana las elecciones gobernará con Vox como el PSOE ha acabado gobernando con Podemos», ha aclarado para recordarle al equipo de Sánchez que no conseguirá gobernar en solitario en ningún caso.

El que Sánchez le diera la patada y que haya acabado mal con el Gobierno han puesto un sello de «no tocar» sobre la frente de Redondo

Redondo se lanzó a hablar de Yolanda Díaz sin que Susana le preguntara por el asunto. Quiere colar el mensaje para venderse. La razón es porque parece que sus pretensiones para trabajar en una consultora no le han salido como esperaba. El que Sánchez le diera la patada de esa manera y el que sea vox populi que ha acabado mal con el Gobierno (prueba de ello es que nadie del Ejecutivo se presentó en la presentación del libro de Toni Bolaños) han puesto un sello de «no tocar» sobre la frente de Redondo. ¿Qué sentido tiene fichar en una consultora a un político defenestrado por el mismísimo presidente del Gobierno? Pues eso.

Algunos hablan de venganza. Otros simplemente de reciclarse en el mundo de la política. Pero todos reconocen que Redondo se siente muy atraído por el proyecto que pueda presentar Yolanda Díaz si decide hacer algo diferente. Redondo ya se ve organizando referéndums y convirtiendo a una opción a priori perdedora en presidenta del Gobierno. Sea como sea, de momento queda mucho tiempo para saber qué hará Díaz para presentarse a las elecciones generales y cómo integrará a Podemos en su ecuación.

La mala relación entre Redondo y Sánchez había quedado en duda. Nadie se atrevía a asegurar con contundencia que el presidente echó de una patada a su predilecto jefe de gabinete de Presidencia del Gobierno. Sin embargo, otras fuentes hablan de que Redondo le pidió un ministerio y que Sánchez se negó para después echarle de la Moncloa. Sea como sea, Redondo no quiere volver al sector privado de momento (al margen de sus colaboraciones) porque parece que no le han salido las cosas como esperaba. Y cuando las cosas no le han ido bien en ese sector, parece que Redondo ha tirado de Pablo Iglesias para intentar encontrar acomodo en la formación morada o en esa plataforma liderada por Yolanda Díaz.