sábado, 27 noviembre 2021 13:07

Ortuzar cree que el PSE tendrá que elegir entre estar «cómodo» con el PNV o «aventuras» con EH Bildu

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha considerado que el PSE-EE deberá elegir entre estar «cómodo» con el PNV o aventuras con EH Bildu, que es «como una mantis religiosa», aunque cree que está «lejos» un tripartito de izquierdas en Euskadi.

En una entrevista a El Correo, el dirigente jeltzale ha afirmado, además, que con la declaración de este pasado lunes en Aiete, la izquierda abertzale dio «un paso», pero «más de maquillaje y marketing político que algo hecho desde la sinceridad y los postulados éticos mínimamente exigibles en una democracia».

El presidente del EBB ha apuntado que, si el PSE-EE cambiase al PNV por EH Bildu, se equivocaría, ya que la izquierda abertzale es «una especie de mantis religiosa que te envuelve, te camela y luego…».

«Lo hizo con Aralar, Alternatiba no existe y EA ya estamos viendo. Si puede lo hará con Podemos, en eso está ahora. El PSOE que sepa lo que hay», indica, al tiempo que cree que está «lejos» un tripartito de izquierdas en Euskadi.

A su juicio, en la mente de algunos socialistas «sí ha prendido esa expectativa», ya que el PSE-EE históricamente era la alternativa al PNV, pero «en la última década ha ido perdiendo mucha fuerza».

«Muchos de sus dirigentes creen que aliarse con el PNV es la razón fundamental de ese retroceso, aunque a mí me parece un análisis simplista. En esa lógica, librándose del PNV, ellos crecerían, Pero la sociología de la Euskadi de hoy no parece ir por ahí. El PSE tendrá que elegir, pero entre el pacto con el PNV y ser segundón de Bildu, creo que estaría mejor y más cómodo, y pudiendo hacer sus políticas sobre todo, en los gobiernos de coalición con nosotros que en una aventura con la izquierda abertzale», asegura.

Asimismo, subraya que el PNV hará todo lo que esté en su mano para que no haya en el futuro un lehendakari de Bildu apoyado por el PSE y valora que «el PNV ha demostrado que cuando tiene que moverse sabe hacerlo».

«Podríamos pactar hasta con la izquierda abertzale. ¿Si puede el PSE no va a poder el PNV? Por lanzar hipótesis… A día de hoy no parece posible pero aquí cuando se abre el baile todo el mundo baila», advierte.

DECLARACIÓN DE LA IA

Respecto a la declaración de la izquierda abertzale de este pasado lunes en Aiete, Ortuzar dice que el mejor favor que se puede hacer es «ser exigentes con ellos» y advierte que «para ser creíble el paso tiene que ser doloroso».

«Cuando uno hace autocrítica sincera, cuando tiene que superar cincuenta años de violencia, no puede hacer la declaración riéndose, o decir que ha pegado una patada al hormiguero… Les creeremos cuando asuman el daño injusto causado y digan que ETA nunca debió existir. Decir que el dolor nunca debió producirse remite a un fenómeno de la naturaleza, como si fuera la pandemia o el volcán de La Palma. Pero el dolor ocurrió porque alguien lo infligió. Y tienen que asumir que fue ETA», argumenta.

Tras considerar que los reclusos de ETA son «la piedra más gorda que tiene en el zapato la izquierda abertzale», argumenta que el colectivo de presos es «la argamasa que les mantiene unidos, pero al mismo tiempo es el mayor foco de tensión porque es el recordatorio de una estrategia de cincuenta años que se ha ido al carajo».

Andoni Ortuzar, que afirma que «si en algo ha sido coherente el PNV es en el posicionamiento frente a ETA», cree que la izquierda abertzale ha intentado utilizar al PSOE para blanquearse.

«En el PSOE han pecado de ingenuos. Por las apreturas que viven en Madrid y la agresividad del PP necesitan que sus socios no les generen problemas. Han querido ver más de lo que había porque eso les iba a poner más fácil ante la opinión pública española la relación política con Bildu. Es una mezcla de ingenuidad e interés a corto plazo. Pero el paso es cortito. A estas alturas alguien se estará arrepintiendo de no haberle puesto un ‘pero'», asegura.

Además, indica que el PNV no sabía nada de la declaración de la izquierda abertzale, mientras que le sorprendió «lo raudo y veloz que salió Patxi López» para valorarla. «Lo que nosotros no vamos a hacer es exagerar los avances de Bildu para que ellos tengan su escaparate de aliados un poquito más presentable», expresa.

A su juicio, visto lo que ha pasado esta semana, él se puede ir «más tranquilo a la cama que los dirigentes socialistas», aunque niega que se haya quebrado la confianza con los socialistas.