domingo, 28 noviembre 2021 19:21

Nuevo episodio de tensión entre ‘Génova’ y el equipo de Ayuso

La reunión del Comité Ejecutivo regional y la Junta Directiva del PP de Madrid que se celebrará este viernes ha vuelto a tensar las relaciones entre la dirección nacional del partido y el equipo de Isabel Díaz Ayuso. El nombramiento de cinco nuevas gestoras en «pequeños municipios» de Madrid ha generado desconfianza en el entorno de la presidenta madrileña, mientras que el PP de Madrid y la dirección nacional enmarcan esos nombramientos en la normalidad.

Este episodio abre de nuevo las rencillas internas apenas tres semanas después de la foto de unidad que se visualizó en la Convención Nacional del partido en Valencia, donde Ayuso expresó su respaldo al proyecto de Pablo Casado y subrayó que su «sitio» y su «meta política» es Madrid.

El viernes 29 de octubre se celebrarán tres reuniones: primero el comité de dirección, después el Comité Ejecutivo Regional –el último fue el 13 de mayo tras la victoria en las autonómicas del 4M– y, finalmente, la Junta Directiva del PP madrileño.

Es la primera vez que se convocan los órganos de dirección del PP de Madrid que dirige Pío García Escudero desde abril de 2018 desde que Ayuso anunció públicamente en septiembre que se presentará a liderar el partido en la región.

Este miércoles, en declaraciones a los medios, Ayuso ha negado que haya una «guerra» y ha incidido en que el viernes el partido tiene una oportunidad «para hablar todos en confianza» en la Junta Directiva y en el Comité Regional. A su juicio, es un día «excepcional» para hablar y también para dar explicaciones y cuentas de las novedades del partido ante la prensa.

UNA REUNIÓN «ORDINARIA» DENTRO DE LA NORMALIDAD

Se prevé que el secretario general del PP, Teodoro García Egea, intervenga en esa Junta Directiva, igual que «preside otras muchas juntas y como lo ha hecho otras veces en Madrid», según han indicado fuentes de la dirección nacional del PP, que enmarcan esta reunión en la «normalidad absoluta».

De la misma manera, el PP de Madrid ha señalado que es una Junta y un Comité Ejecutivo «ordinario» y no entiende «el nerviosismo» ante el hecho de que figure un apartado de nombramientos porque se trata de «cubrir vacantes» tras producirse dimisiones, según ha explicado la secretaria general del PP madrileño, Ana Camíns.

Según ha agregado, se trata de nombrar gestoras en «cinco pueblos pequeños» como Patones y Miraflores en los que se busca no dejarles sin representación cuando hay posibilidad de «recambio» porque es «gente que está ahí» ya trabajando. «No es porque haya lío en algún sitio sino porque hay vacante», ha subrayado.

Camíns ha rechazado que haya algo extraño en esos nombramientos o que estén buscando ir más allá y ha señalado que es el mismo trámite que hacen continuamente las estructuras provinciales y locales. «Lo raro sería no hacerlo», ha aseverado.

La secretaria general del PP madrileño ha indicado que se trata de una reunión «ordinaria» que tenían previsto celebrar en septiembre pero la Convención Nacional obligó a retrasarla un mes. «El partido está volcado con las políticas y las iniciativas del Gobierno madrileño, que es un orgullo para todo el partido», ha apostillado.

SIN FECHA CONCRETA PARA EL CONGRESO DEL PP DE MADRID

Sin embargo, desde el equipo de la presidenta madrileña consideran que la gestora que dirige Pío García Escudero no puede hacer esos nombramientos y ve detrás de los mismos un intento de controlar el PP de Madrid de cara al futuro.

Detrás de este cruce de reproches radica la batalla por presidir el PP madrileño. Ayuso, que ha confirmado públicamente que será candidata, quiere celebrar cuanto antes el congreso madrileño por entender que así podrán tener margen para preparar las elecciones autonómicas y municipales.

Tanto ‘Génova’ como el PP de Madrid han señalado estas semanas que la Junta Directiva Nacional ya aprobó hace meses un calendario de congresos que fijaba los congresos uniprovinciales en el primer semestre de 2022.

Fuentes próximas a Ayuso consideran que detrás de retrasar al máximo la fecha de ese cónclave puede estar la intención de ‘Génova’ de «desgastar políticamente» a la presidenta madrileña y creen que estaría «fuera de toda lógica» porque fue ella la que «resucitó» a Pablo Casado tras las elecciones madrileñas del 4 de mayo.

Además, fuentes del equipo de la presidenta madrileña admiten su preocupación ante la posibilidad de que la dirección nacional esté «maniobrando» para apartarla como candidata a las elecciones autonómicas de 2023.

De hecho, según las mismas fuentes, es una amenaza que la Secretaría General del PP ya lanzó el pasado 10 de marzo a colaboradores de Ayuso en la Puerta del Sol tras anunciarse la convocatoria de elecciones madrileñas el 4 de mayo.

Fuentes de Génova niegan que haya una operación contra Ayuso, a la que aconsejan dedicarse a gestionar la Comunidad de Madrid. De hecho, no entienden las prisas que hay por celebrar ya el congreso del PP de Madrid y recuerdan que las elecciones del 4 de mayo se organizaron en un mes y fueron un éxito.

EL PP DE MADRID, EN MANOS DE UNA GESTORA DESDE ABRIL DE 2018

En el entorno de Ayuso causó malestar que Casado no le brindara su apoyo público cuando anunció su candidatura y metiera en la pugna por el PP de Madrid al alcalde, José Luis Martínez-Almeida al asegurar públicamente que en Madrid hay «dos líderes estupendos» que tienen «absoluta sintonía» para «sentarse y decidir» qué partido quieren en Madrid.

Hasta este momento el PP de Madrid continúa presidido de manera interina desde 2018, tras la tormentosa salida de la expresidenta Cristina Cifuentes por la polémica de su máster. García-Escudero es la cabeza mientras que Ana Camíns, secretaria general, es su número dos.

Camíns, diputada en la Asamblea de Madrid y senadora por designación autonómica, empezó a aparecer hace meses en las quinielas como posible tercera vía para presidir el PP al margen del poder institucional del Ayuntamiento y la Comunidad. García Egea, mano derecha de Casado, ha defendido que este modelo hasta la fecha «ha funcionado», ya que permite que tanto partido como gobierno avancen.