miércoles, 8 diciembre 2021 23:25

Romero: La mesa de diálogo se volverá a reunir a principios de 2022

el corte ingles

La portavoz del PSC en el Parlament, Alícia Romero, ha asegurado que está previsto que la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el de la Generalitat se reúna a principios de 2022.

«La mesa de diálogo entre gobiernos se puso en marcha, ahora tiene que haber una segunda reunión a principios de año. Además, se han puesto en marcha las comisiones bilaterales», por lo que defiende que el diálogo está avanzando, ha subrayado.

La dirigente socialista ha asegurado que el Govern comunicó este calendario a los grupos de la oposición en una reunión, incluyendo la previsión de que la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el de la Generalitat se produzca de nuevo a principios de año, después de haberse reunido en septiembre en Barcelona.

Romero ha defendido la necesidad de sentarse en la mesa para dialogar y acordar: «Hay calendarios hechos, y nosotros estamos satisfechos de que se vayan haciendo las reuniones y de que haya compromisos», tanto de la mesa de diálogo para solucionar el conflicto catalán como de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, que ha recordado que se reunirá en enero.

Ha expresado «todo el apoyo al Gobierno de Pedro Sánchez, y también al de la Generalitat, aunque va cojo a esta mesa de diálogo», porque Junts por ahora no participa en ésta, después de que el presidente del Govern, Pere Aragonès, rechazara la delegación que Junts propuso porque no estaba formada exclusivamente por miembros del Ejecutivo.

La portavoz del PSC considera que el hecho de que Junts no esté en la mesa de diálogo «debilita» la postura del Govern, y cree que debería sentarse aunque sea para exponer una postura diferente a la de los republicanos.

Así, ha pedido a Junts participar en la mesa de diálogo, y ha avisado de que le corresponde a Aragonès «convencer a sus socios de coalición de que se deben sentar en esta mesa».

MESA DE PARTIDOS CATALANES

Preguntada por si cree que la mesa de diálogo puede alcanzar acuerdos más fácilmente sin Junts, ha advertido de que no se puede excluir a nadie del diálogo: «En todo caso, los que nos sentimos excluidos somos lo catalanes a los que no se nos permite sentarnos en una mesa aquí», en un diálogo entre partidos catalanes que los socialistas piden a Aragonès convocar.

Ha lamentado que el presidente descarte convocar esta mesa de partidos catalanes, y ha advertido de que «la realidad es muy tozuda y se acabará imponiendo» el diálogo, porque no puede haber una solución al margen de éste y el presidente se acabará viendo abocado a convocarla, según Romero.

DISCREPANCIAS EN COALICIÓN

Sobre las discrepancias entre ERC y Junts, ha destacado que «en España también hay un gobierno de coalición y se sientan en la mesa y seguramente trabajan los temas antes de sentarse», y ha señalado que en todas las coaliciones hay discrepancias y matices que pueden enriquecer el debate y generar políticas más sólidas.

«Me parecen bien las discrepancias naturales, si se solventan pronto», como cree que ha ocurrido entre PSOE y Unidas Podemos sobre la reforma laboral, y ha dicho que las dificultades de esta legislatura de Pedro Sánchez se centran más en elementos externos que intentan desestabilizar la coalición que en la coalición en sí.

Lo ha contrapuesto con la situación en el Govern de ERC y Junts, que cree que llevan meses sin resolver diferencias en ámbitos como la mesa de diálogo, la ampliación del Aeropuerto de Barcelona-El Prat y los Juegos Olímpicos de Invierno: «Las coaliciones se hacen más fuertes cuando son capaces de matizar, discrepar y ponerse de acuerdo; lo que no las hace fuertes es ir sumando agravios y discrepancias».

DEFENSA DEL DIÁLOGO

Preguntada por si la defensa del diálogo del PSC es compatible con el hecho de que haya llevado al Tribunal Constitucional (TC) la decisión de la Mesa del Parlament de admitir el voto delegado de Lluís Puig, que reside en Bélgica, Romero ha replicado: «Sí, porque lo que no podemos permitir es que el Parlament se salte la ley».

Ha defendido que se puede dialogar sobre todo, pero dentro del marco de la ley y del Estado de derecho: «Si la Mesa hace intentos de saltarse la ley, el PSC estará al frente para defenderla», ha garantizado, poco después de la detención del exvicepresidente primero de la Mesa Josep Costa por no haberse presentado para declarar como investigado por presunta desobediencia.