sábado, 4 diciembre 2021 20:44

El obispo de Orense defiende enterrar frente a incinerar

el corte ingles

El obispo de Orense, Leonardo Lemos Montanet, defiende la inhumación de los cuerpos frente a la cremación y recuerda, que en el caso de optar por la incineración, las cenizas «deben custodiarse en los cementerios o en cualquier otro lugar destinado para ello».

Así lo ha manifestado en una carta difundida este martes, en la que incide en que «el seno del hogar no es el lugar apropiado para custodiar las cenizas de los seres queridos difuntos».

Con motivo del «mes de santos» o «de difuntos», el obispo de Ourense comenta que a lo largo de los últimos años «se están expandiendo una serie de costumbres que muchos fieles», destaca, «por ignorancia, desconocen que no son auténticamente cristianas».

«Desde el principio, el cristianismo practicó la costumbre de la inhumación de los cuerpos de nuestros difuntos, recordando la sepultura de Cristo. Es verdad que, en ocasiones, debido a graves situaciones que podrían acarrear daño a la salud pública, se tuvo que proceder a la cremación de los cadáveres», explica Lemos Montanet.

Al respecto, incide en que «hoy en día se está extendiendo esta costumbre de la cremación debido a la complejidad de la vida de muchos ciudadanos». Por ello, aclara que «la Iglesia, aunque permite la cremación, recomienda que los cuerpos de los difuntos sean sepultados en los cementerios u otros lugares sagrados».

Sin embargo, matiza que, cuando los creyentes optan por la cremación del cadáver de su ser querido, «deben evitar todo signo, rito o modalidad de conservación de las cenizas que nazca o pueda ser interpretado como regresión a una visión no cristiana de la muerte y de la esperanza en la vida eterna».

«Los cristianos deben recordar que cuando se opta por la cremación no se hace porque se crea que con la muerte se lleva a cabo la aniquilación definitiva de la persona, o cuando se desea que las cenizas del difunto se esparzan por un hermoso paraje natural, en la huerta de la casa donde se ha vivido o en el mar o en un río, porque se piensa que la muerte es el momento de fusión con la madre tierra; se piensa en la reencarnación o se reparten las cenizas entre los familiares como un mero recuerdo del difunto», sostiene.

«SABER DISCERNIR»

Por ello, invita a «saber discernir que manteniendo el más delicado respeto a otras concepciones de la vida y de la muerte, sin embargo, a los cristianos no les está permitida esta forma de actuar con las cenizas de los difuntos».

«Soy consciente de que, en muchas ocasiones, cuando se opta por esta costumbre, no se hace para rechazar ningún principio de la fe católica sobre la resurrección de los muertos; sin embargo, es necesario recordar que las cenizas de nuestros seres queridos deben custodiarse en los cementerios o en cualquier otro lugar destinado para ello», subraya.

Por consiguiente, concluye que «el seno del hogar, aunque se busque un lugar destacado, no es el lugar apropiado para custodiar las cenizas de los queridos difuntos».