sábado, 27 noviembre 2021 21:56

Las directoras Sahraa Karimi y Sahra Mani ven el cine afgano «en peligro»

Las cineastas de Afganistán Sahraa Karimi y Sahra Mani han advertido este viernes de que el cine afgano está «en peligro» tras la llegada al poder de los talibanes, pero que esperan que los realizadores exiliados puedan continuar su tarea para denunciar la situación.

Lo han dicho en un acto en Barcelona organizado por la plataforma Cultura per l’Afganistan, con el fin de expresar «la solidaridad activa de la sociedad barcelonesa y visibilizar y dar voz a las mujeres artistas, activistas y políticas afganas».

Sahraa Karimi, que ve el cine afgano en peligro, ha detallado que por la situación política en el país ya no se dan permisos a los cineastas independientes y han cerrado todas las organizaciones y producciones cinematográficas, a la vez teme que desde Afgan Film, dirigida ahora por un religioso, se produzcan películas de muy mala calidad y propagandísticas, bajo su parecer.

Preguntada también por el futuro del cine afgano, Mani ha coincidido con Karimi en que no es optimista, pero espera que los cineastas en el exilio puedan continuar con su tarea y «alcen la voz por los que están atrapados en el país y denuncien la situación».

En el evento, que ha contado con la colaboración de Casa Asia-Barcelona Asian Film Festival, la Acadèmia del Cinema Català (ACC) y Open Society Foundations, la actriz y miembro de la junta de la ACC, Maria Molins, ha explicado que Cultura per l’Afganistan «nace para trasladar a los representantes políticos la necesidad de crear un corredor humanitario seguro».

En la misma línea, la impulsora del movimiento y directora de la asociación Fomento de las Artes y del Diseño Mònica Bonafonte, ha pedido «a todo el mundo que siga en la lucha porque este tema no será cuestión de uno o dos meses» y, en sus palabras, toda la información que les llega es realmente dramática, por lo que desde el movimiento han pasado a la acción y acompañan a las personas en procesos de evacuación directa.

EL PAPEL DEL CINE

El festival de cine asiático de Barcelona organizado por Casa Asia ha invitado a las dos cineastas y, la directora del Barcelona Asian Film Festival, Menene Gras, ha lamentado que tenga que darse la situación política actual en Afganistán para «poner a este país en el mapa».

Sin embargo, Gras ha recordado que desde hace años el festival apuesta por el cine afgano y ha destacado que los cineastas «informan y aportan una visión privilegiada de lo que pasa en su país».

Sahra Mani ha sostenido que el cine les ha dado la oportunidad de sacar a la luz una serie de temas que eren tabús en su país, aunque «mucha gente insiste en que estas cosas no pasan», referida en un ejemplo al caso del incesto, tema sobre el cual ha elaborado una película.

CATEGORIZACIÓN DE LAS MUJERES

Karimi, por su parte, ha hablado de la categorización de las mujeres en el cine afgano durante muchos años como heroínas o como víctimas: «No había término medio. Hubo algunos pocos cineastas que decidieron romper con este cliché, introduciendo nuevas narrativas como la crítica social o el abordaje de algunos tabús».

La cineasta –que posteriormente ha hecho una ‘master class’ para el Máster de Producción y Distribución Cinematográfica de Paco Poch– ha concluido con una apelación directa al público: «No reconozcáis a los talibanes porque esto les dará la confianza que destruirá la vida de los nuestros. Hay personas llenas de talento que están encerradas en casa».