sábado, 27 noviembre 2021 12:10

Madrid no tiene circos con animales salvajes pero sí puede haber camellos y llamas por considerarse animales domésticos

La ciudad de Madrid no permite los circos con animales salvajes desde la primavera de 2020 pero sí puede haber en ellos camellos y llamas porque la normativa municipal los considera ‘animales domésticos’.

Así lo han trasladado fuentes municipales, que han comprobado que el Circo Quirós cumple con la normativa y cuenta con autorización de la Junta Municipal de Carabanchel. De él escaparon ocho camellos y una llama, capturados por la Policía Nacional tras vagar por las calles del barrio esta noche.

La inclusión de los camellos como animales domésticos es lo que permite, por ejemplo, que se puedan organizar paseos con ellos, han indicado las mismas fuentes.

Fue en la pasada primavera cuando Madrid activó la prohibición a los espectáculos circenses con animales salvajes después de la moratoria de un año aprobada por el Ayuntamiento de la capital.

El gobierno presidido por Manuela Carmena promovió esta iniciativa, dentro de la preceptiva modificación de la ordenanza de Tenencia y Protección de Animales. Consiguió la luz verde del Pleno celebrado en marzo de 2019 con el respaldo de los votos de Ahora Madrid, PSOE y Cs.

El PP se quedó solo en su ‘no’ pero asumió ya en el Gobierno que las ordenanzas «son de obligado cumplimiento», indicaban en su momento, lo que se traducía en que la moratoria seguía en vigor pero con fecha de caducidad, abril de 2020. A partir de entonces Madrid se declara ciudad libre de explotación animal.

La modificación de la ordenanza, de 2001, se sustentaba en una recomendación de la Federación Veterinaria Europea y en la Declaración Universal de los Derechos de los Animales.

Actualmente nueve comunidades autónomas y casi 200 municipios españoles, 66 de ellos en Madrid, se han declarado libres de circos con animales salvajes, según recoge la plataforma infoCircos. Entre ellos se encuentran grandes urbes como Barcelona y Valencia.

La primera Comunidad que puso veto a los circos con animales en su totalidad o con especies salvajes fue Cataluña en 2015, seguida de Baleares, La Rioja, Galicia, Murcia, la Comunidad Valenciana, Aragón, Extremadura y Asturias.