domingo, 28 noviembre 2021 04:21

Investigados 2 menores en Pamplona por amenazas en redes sociales

el corte ingles

Agentes de la Policia Foral adscritos al Grupo de Delitos Informáticos han investigado recientemente a dos menores de 16 años como presuntos autores de sendos delitos de amenazas y de odio. Los presuntos autores habrían creado cuatro perfiles en redes sociales para proferir insultos y amenazas a la víctima, también menor, motivados por su presunta condición sexual.

La investigación comenzó cuando los agentes del Grupo de Delitos Informáticos estaban impartiendo una charla en un centro escolar de la capital navarra. Al terminar la misma, un joven quiso hablar en privado con los policías, a quienes relató que llevaba meses recibiendo amenazas e insultos a través de redes sociales, ha explicado en un comunicado la Policía Foral.

Según su testimonio, una o varias personas estaban creando perfiles falsos (alguno de ellos con el nombre de la víctima) a través de los cuales le amenazaban e insultaban constantemente. El menor (que conservaba capturas de pantalla de las conversaciones en las que recibía constantes vejaciones) no había logrado identificar a los presuntos autores, que mostraban ciertos conocimientos de su vida personal tales como su círculo de amistades o familiares.

Los agentes le animaron a presentar denuncia para poder investigar los hechos. Gracias a la información que aportó la víctima, los policías se centraron en intentar averiguar la identidad de las personas que habían abierto las cuentas falsas. Tras recabar y analizar los datos obtenidos de las conexiones a los perfiles desde los que se proferían las amenazas, los investigadores lograron identificar a dos menores de 16 años, vecinos de diferentes localidades de la cuenca de Pamplona, y que anteriormente habían coincidido con la víctima en otro centro escolar.

Por todo ello, se les investiga como presuntos autores de sendos delitos de amenazas y odio. El atestado fue remitido al Fiscalía de Menores.

La Policía Foral ha recordado a las familias que «deben de supervisar tanto el tiempo que los menores pasan en las redes sociales como el contenido que visionan, ya que además de poder ser autores de uno o varios delitos, pueden ser víctimas de ellos».