domingo, 5 diciembre 2021 15:48

Aragón depura responsabilidades por el retraso en tramitar una eutanasia, cuya demandante se suicidó este sábado

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha manifestado que se han depurado responsabilidades por el retraso producido en tramitar una solicitud de eutanasia por parte de una zaragozana, que se ha quitado la vida este sábado.

La asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) ha informado del suicidio de esta mujer, después de reclamar en varias ocasiones su derecho a la eutanasia en el centro de salud Torre Ramona de Zaragoza.

La consejera Repollés ha precisado, en declaraciones a los medios de comunicación, que ha habido un «fallo» por «el retraso en el procedimiento de adjudicar un médico responsable» para la tramitación de la solicitud de esta paciente, «cuando el médico de siempre se declara objetor».

Ha añadido que la organización «tiene la obligación de adjudicar otro profesional que se haga cargo del caso, en tiempo y forma», pero «nos hemos retrasado en la adjudicación» ya que estaba en proceso, ha dicho. «Los responsables, en ese momento, no han realizado las acciones que tendrían que haber hecho en tiempo y forma», ha apostillado.

Por lo ocurrido, ha continuado la consejera, «hemos establecido una serie de mecanismos para controlar esta situación» y, en este caso concreto, «se han depurado responsabilidades» a las personas «que no han sabido ejecutar los procedimientos en tiempo y forma», actuando según procede cuando un profesional «no realiza las acciones» que por su cargo tenía que hacer, ha agregado.

Repollés ha subrayado que cuando se puso en marcha la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, el pasado 25 de junio, se realizaron actividades formativas sobre la implantación y los procedimientos de esta norma por lo que los profesionales del Servicio Aragonés de Salud tenían conocimiento desde el principio sobre los mismos.

«Otra cosa es que el sistema sanitario está formado por muchas personas, con mucha variabilidad individual, pero nosotros nos preocupamos de que todos los profesionales tuviesen información sobre los procedimientos de iniciación de trámites para el derecho de esta prestación, así como información de cómo podían inscribirse en el registro de objetores porque es un derecho que tienen los profesionales», ha expuesto.

VIGILANTES

La consejera de Sanidad ha remarcado que desde el Departamento «seguiremos vigilante para que los procedimientos se sigan en tiempo y forma» y «dar salida a un derecho de la ciudadanía legislado por ley, que cumple garantías en todos los sentidos y que estamos obligados a hacer funcionar». Además, «no cesaremos en el empeño de mejorar el procedimiento» para que lo ocurrido en este caso «no suceda».

Repollés ha enfatizado que la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia «es muy garantista, tanto para los profesionales, como para los usuarios que quieren acceder a esta prestación» y desde su Departamento están «comprometidos con su desarrollo en tiempo y forma».

Ha comentado que en Aragón ya se han realizado una serie de solicitudes y, a la vez, que se ha inicio el registro de profesionales objetores. Respecto a las primeras, ha avanzado que algunas de ellas «han pasado por la comisión de garantías y sino ya, en próximas fechas, el derecho a la prestación será realizado», en aquellas en las que la citada comisión «ha decidido que así sea».

Sobre el registro de objetores, que incluye a médicos, enfermeros y farmacéuticos, se han inscrito en él el seis por ciento de todos los profesionales de Aragón de estos ámbitos. «Nos está sorprendiendo porque tenemos un porcentaje bajo», ha comentado Repollés.