miércoles, 1 diciembre 2021 02:28

La presunta «doble vida» de Ábalos dispara la tensión entre los altos cargos de Transportes

Era un rumor que recorría los pasillos desde que el exministro de Transportes José Luis Ábalos entró en el Gobierno. Fuentes del partido entonces hablaron de fiestas durante la pandemia y todo tipo de tropelías protagonizadas por el equipo más cercano a Ábalos. Sin embargo, tras el artículo publicado por The Objective, los que se quedaron en su puesto en el ministerio tras el cese de Ábalos están temblando ante las posibles reacciones a la publicación. El problema no es solo que el exsecretario de Organización del PSOE busque venganza, sino que esos supuestos vídeos y fotos de los que hablan en los medios han desatado una caza de brujas en Transportes. Se respira la tensión y la paranoia en un ministerio en el que reina la incertidumbre desde que Ábalos dejara el cargo. Y tras las publicaciones que se han dejado ver estas semanas, las llamadas y los cruces de Whatsapp a los que ha tenido acceso MONCLOA.com dejan entrever el miedo que se respira en Transportes.

La doble vida de Ábalos no era un secreto. Quienes lo consideraban así no sabían que era una información que todos comentaban en el Ministerio de Transportes. El problema ahora es que, tras la exclusiva de The Objective, el miedo se ha apoderado de los cargos que no cesaron con Ábalos. Hay más de una fuente que deja entrever su temor a que haya imágenes comprometedoras que afectarían a altos cargos del ministerio que sí eran entonces fieles al ministro. Esto unido a que Ábalos mira con recelo a todo su equipo por haberle dado la espalda en el momento de su cese con tal de mantenerse con un puesto público remunerado con en torno a 70.000 euros anuales deja un clima en el Ministerio de Transportes cargado de tensión y miedo.

Ese vídeo y esas fotos que amenazan a Ábalos nunca han visto la luz, aunque hay fuentes que detallan haberlos visto de primera mano. La exclusiva de The Objective ha desvelado que la razón por la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prescindió de Ábalos como ministro escondía un miedo implícito a que salieran a la luz imágenes comprometedoras que afectaran directamente al Ejecutivo. Sánchez no se quiso permitir más escándalos y decidió, según esta información, dejar a un lado a un Ábalos que había protagonizado más de una y más de dos polémicas como alto representante del Gobierno.

El caso es que las fuentes indican que las presuntas «fiestas» del exministro no excluían a todo su equipo. En más de una ocasión, Ábalos estuvo acompañado por altos cargos del ministerio, tal y como indican las fuentes consultadas por MONCLOA.com, y en estas «fiestas» pudo haber filtraciones en forma de vídeos o imágenes. Sea como sea, lo cierto es que al margen de lo que ocurriera en la vida privada del ministro defenestrado en el Ministerio de Transportes se vive un clima intenso de tensión que lleva a un cruce de Whatsapp y llamadas constantes entre quienes eran más cercanos al ministro.

Esa «oscura doble vida» ha dado mucho que hablar en el Gobierno. Al menos entre bambalinas. Sin embargo, aún no ha visto la luz ninguna de esas polémicas imágenes que acabarían con el prestigio del exministro y de quienes le acompañaran en sus presuntas andanzas.

La versión oficial del partido dicta que la razón por la que Sánchez cesó a Ábalos tuvo mucho que ver con el poder que el ministro estaba aglutinando en el partido como secretario de Organización del PSOE, algo que no gustaba al presidente. Pero las nuevas filtraciones auguran que hubo otros motivos por los que echaron a Ábalos del Ejecutivo, entre ellos, su supuesta doble vida y el riesgo que suponía ésta para la imagen del Gobierno. En cualquier caso, Ábalos ha desmentido la información asegurando que «es rotundamente falso» que él hubiera mantenido una doble vida ni que hubiera ningún polémico vídeo en un Parador donde presuntamente celebraron una fiesta que acabó con la habitación destrozada. Lo que no es falso es el nivel de tensión que se vive dentro del Ministerio de Transportes.

«Solo responde a un interés por desprestigiar mi persona y obtener rédito para el medio», ha insistido el exministro. Tras esto, Ábalos ha exigido «una rectificación» y ha asegurado que este miércoles emprendería «las acciones judiciales oportunas». Entretanto, en el ministerio viven un clima poco apropiado para los tiempos que corren y en un momento en el que se señala al ministro que a más de uno le llevó por sus presuntas fiestas, tal y como detallan las fuentes. Son estos propios altos cargos que compartieron «fiesta» con Ábalos los que viven este nivel de histeria por si hay un vídeo o no. De momento no hay publicación alguna que deje claro que existan esas imágenes que atemorizaron presuntamente a Sánchez.

No hay que olvidar que el ministerio ya vivía un clima tenso porque los fieles a Ábalos pensaron que tras su cese había otros altos cargos del equipo del exsecretario de Organización. Entre los acusados y señalados estaba Pedro Saura, quien pasó de ser número dos del ministro a presidente de Paradores sin mantener una conversación previa con el socialista tras el cese de Ábalos. Y ahora se habla de otros posibles «traidores» a la causa del popular exministro, como es el caso de la ascendida Pardo de Vera. Pero las nuevas publicaciones han trasladado el miedo de los traidores a los fieles compañeros y escuderos de Ábalos. No vaya a ser que aparezcan en una de esas supuestas fotos o esos presuntos vídeos en fiestas rodeados de mujeres.