miércoles, 8 diciembre 2021 04:59

Sánchez asegura que no se puede aceptar la migración irregular ni a las mafias que trafican con ellos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este miércoles en el Congreso que no se puede aceptar la migración irregular ni que haya mafias que trafiquen con seres humanos. Así lo ha dicho durante su intervención ante el Pleno de la Cámara baja, en donde ha comparecido a petición propia para informar de la Cumbre UE-Balcanes Occidentales y del Consejo Europeo, celebradas ambas el pasado mes de octubre.

Sánchez ha puesto señalado como «fundamental» articular instrumentos financieros para «mejorar capacidades» y una «respuesta en el control» de la migración irregular en los países de origen, así como impulsar la «prevención» para no «encontrar episodios» como los que se han vivido en la frontera española y «en otras partes de Europa».

En este sentido, ve «razonable» que España pida un acuerdo equilibrado dentro de la negociación del Pacto de Migración y Asilo que están llevando a cabo los países de la UE y ha apostado por una «política migratoria circular» como, ha señalado, está llevando a cabo el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en colaboración con el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

«Lo que no podemos aceptar es la inmigración irregular», ha declarado el jefe del Ejecutivo, antes de añadir que tampoco se puede aceptar «que haya mafias que trafiquen con seres humanos». A su juicio, cuando se habla de los migrantes que llegan a las costas del país, se olvida que detrás hay mafias que «hacen peligrar a seres humanos» y que hay vidas que «se pierden en el Mediterráneo, en el Estrecho y en la ruta Atlántica» hacia Canarias.

SOBRE LA PRESIÓN DE BIELORRUSIA A POLONIA

«Es de humanidad que tengamos un mensaje claro, inequívoco y rotundo contra mafias», ha insistido el líder socialista.

Durante su intervención, también ha reiterado el rechazo por parte de toda la UE a la presión migratoria que está fomentando Bielorrusia sobre Polonia y los países bálticos, en cuyas fronteras se están viviendo escenas dramáticas en los último días.

Sánchez ha reivindicado que «más allá de hacer frente a estas crisis puntuales» como esta, lo que hace falta es trabajar «con una visión a medio y largo plazo» y ha resaltado que todos los líderes europeos coinciden en que hay que potenciar la dimensión exterior a la hora de hacer frente al problema migratorio.

Así, ha apostado por crear «oportunidades de crecimiento y empleo en los países de origen» porque quienes no las tengan las buscarán «en otro lugar». «Esa es la causa de la inmigración irregular incontrolada», ha recalcado, defendiendo la necesidad de «erradicar» las guerras, la miseria, la falta de libertad y las consecuencias del cambio climático que son las que la ocasionan.

EFECTO LLAMADA

Durante el debate, el presidente de Vox, Santiago Abascal, se ha referido a la situación de migración en España. En concreto, ha recriminado que el país tenga políticas de efecto llamada, que regularice a 15.00 menores extranjeros no acompañados o la «rendición» de la frontera sur frente a este fenómeno.

En este sentido, ha advertido del aumento de las agresiones, de las violaciones, que según ha apuntado «han crecido un 31% en los primeros nueve meses» del año, del aumento de «peleas» y «palizas homófobas», así como el empeoramiento de la seguridad en los barrios que, a su juicio, es consecuencia de la lealtad a Marruecos.

Unidas Podemos, por su parte, a través de su portavoz parlamentario Pablo Echenique, ha criticado que el debate migratorio en Europa se centre en planes de intervención en países de origen y tránsito para evitar que las personas lleguen a las fronteras cuando, ha indicado «migrar es un derecho humano reconocido por la ONU».

A su juicio, esta actitud «no es compatible con los principios europeos, por mucho que grite la extrema derecha copiando la propaganda nazi». «No hay un problema de migración masiva», ha declarado el diputado morado.

Por su parte, el PNV han recriminado a Sánchez que en su discurso solo haya destacado medidas económicas en materia migratoria. Para el portavoz parlamentario de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, esta no debe ser la única solución.