jueves, 9 diciembre 2021 11:10

La huelga de camioneros empuja a Podemos a plantarse en seco frente a los peajes del PSOE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no tendrá los apoyos necesarios para sacar adelante en forma de ley esa obsesión con crujir a impuestos a los conductores españoles. Fue un compromiso que adoptó el presidente con la UE para acceder sin trabas a los fondos europeos, pero ahora parece que todo se le pone cuesta arriba al PSOE. Unidas Podemos ha advertido a los socialistas que no apoyarán bajo ningún concepto la implantación de peajes en todas las autopistas y autovías españolas a no ser que solo se centren en crujir a los más pudientes. Por lo pronto, la formación morada ha asegurado que no darán su apoyo a su socio de Gobierno en este punto porque no quieren tocar la renta de las «clases medias» y porque no se quieren presentar a las elecciones generales con este San Benito que cuelga del PSOE, tal y como aseguran fuentes de Podemos a MONCLOA.com. Ahora se empieza a ver el primer hartazgo de algunos sectores como el de los camioneros, que han decretado una huelga a las puertas de Navidad (el 20, 21 y 22 de diciembre).

Han pasado semanas desde que el portavoz del partido morado, Pablo Echenique, aclarara que no cederían en esta pretensión socialista que tocará el bolsillo a todos. «O se mantienen gratuitas, o se exime del pago a rentas bajas y medias, a transportistas y otros profesionales», aseguró a finales de octubre el portavoz. Los camioneros, por lo pronto, ya han decretado una huelga a las puertas de la Navidad para protestar contra la agresividad del Gobierno frente a los conductores y transportistas. El Ejecutivo presume de que lo están haciendo bien, pero Podemos ha proyectado un conflicto a futuro con vistas a que los peajes no salpiquen al partido, a la baja en las encuestas desde hace meses. «Hay tiempo para intentar encontrar una solución», ha manifestado la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño. Pero el choque es mucho más profundo.

Podemos no quiere apoyar esta medida porque afecta a las clases medias y trabajadoras. Pero la lectura interna que hacen en el partido es que no se pueden presentar a las elecciones generales anunciando un apoyo total a una medida tan impopular que tiene la firma socialista.

Belarra
La nueva secretaria general de Podemos, Ione Belarra, tras ser proclamada en la IV Asamblea Ciudadana del partido celebrada en Alcorcón (Madrid) Dani Gago (Podemos)

Para Podemos, que cuenta con unas encuestas a la baja desde hace meses, es fundamental marcar territorio frente al PSOE y aseguran que ellos no tuvieron «nada que ver» con el compromiso socialista de implantar peajes en todas las carreteras en 2024. A todo esto hay que añadir otro elemento que irrita a las filas moradas por la forma de plantearlo, que es el de que los que tengan un coche poco contaminante pagarán menos por usar las autovías. Los de Yolanda Díaz entienden que rebajar impuestos a los coches más eco-friendly es básicamente bajar las tasas a los más ricos, dado que los coches con gran capacidad de autonomía suelen superar los 35.000 euros de coste inicial. Con todo esto, Podemos insiste que no apoyarán la medida de Sánchez bajo ningún concepto a no ser que haga recaer los impuestos en las tasas más altas.

LA HUELGA DE CAMIONEROS

El que este sector se haya plantado a las puertas de la Navidad es solo un aperitivo que augura algo mucho peor. Los transportistas se han hartado no solo de que el Gobierno tenga intención de imponerles peajes, lo que repercutirá en el salario directo de los camioneros, sino que el precio de la gasolina tampoco ayuda a que este sector salga adelante. Podemos prevé más protestas y huelgas porque sabe que el Gobierno no tocará los impuestos del combustible. Que la gasolina tenga un gravamen del 54% y que el diésel lo tenga de en torno a un 46% evidencia que el PSOE no se preocupa por el coste de los combustibles fósiles porque quieren usarlo para presionar para la transición eco y sobretodo porque no han tocado la carga impositiva como sí han hecho con la electricidad.

Podemos no quiere estar fuera de estas protestas que pronostican, sino que quieren subirse a la ola apoyándolas para así intentar rascar voto al PSOE. Esta situación complica la vida al partido de Sánchez porque le deja sin pantalones frente a Europa, por lo que hay sectores del PSOE que entienden que su presidente negociará la forma de implantar los peajes para no ir a las elecciones con este handicap.

TAMBIÉN EN LAS SECUNDARIAS

El Gobierno está abierto a cobrar peajes en las carreteras secundarias. En un principio, en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se hablaba de vías de alta capacidad. Se sobreentendía que los peajes que el Gobierno pretende implantar en 2024 se limitarían a las autopistas y autovías. Sin embargo, el equipo de la Ministra de Transportes, Raquel Sánchez, no se quiere pillar los dedos y se abre a cobrar tasas también en las carreteras secundarias. La clave está en el escrito enviado a Bruselas. En él, el Gobierno se dejó la puerta abierta para cobrar también por el uso de todas las vías de la red de carreteras. El modelo que pretende implantar el equipo de Pedro Sánchez pasa por imponer peajes en las vías más transitadas (ya sean autopistas, autovías o carreteras secundarias con mucho tráfico) de una forma gradual. El que más contamine, más pagará. Los coches eléctricos e híbridos enchufables pagarán unas tasas bonificadas. Los diésel más antiguos serán los que más paguen, tal y como deslizan desde Transportes.