sábado, 4 diciembre 2021 09:09

La industria de alta gama crece en 2021 hasta los 1,1 billones de euros

El crecimiento global del mercado de alta gama se elevará en 2021 hasta los 1,1 billones de euros, recuperando alrededor de la mitad de las pérdidas sufridas en 2020 y acercándose así a los 1,2 billones registrados antes del Covid-19.

Así lo pone de manifiesto Bain & Company en los estudios The 2021 Altagamma-Bain Worldwide Luxury Market Monitor y The 2022 Altagamma Consensus, elaborados para la asociación italiana Fondazione Altagamma, que junto a Círculo Fortuny, Walpole British Luxury, Comité Colbert y Meisterkreis, forma parte de ECCIA (European Cultural and Creative Industries Alliance).

En concreto, las ventas de los artículos de lujo como calzado, ropa o joyas superarán este año a nivel global las de 2019, el año previo a la pandemia. Son los denominados personal ‘luxury goods’, que supondrán un gasto en 2021 de 283.000 millones, un 1% más que antes de la irrupción de coronavirus.

El informe señala que el aumento actual de las ventas de artículos de lujo se debe a la recuperación de China, cuyo mercado actualmente dobla los resultados de 2019, y también de Estados Unidos, por encima también de los niveles pre-pandemia.

Por zonas geográficas, según el estudio Bain Worldwide Luxury Market Monitor de Bain & Company, solo China representa el 21% de la cuota de mercado de alta gama y el crecimiento del sector este año en el gigante asiático alcanzará el 36% sobre 2020, mientras que más moderado será el crecimiento de esta industria en Europa (+20%), Japón (+10%) y resto de Asia (+19%), mientras que Oriente Medio cosechó un crecimiento notable (+34%).

Por artículos, las ventas del calzado de alta gama serán las que más crezcan este año, con una facturación de 23.000 millones de euros a nivel mundial que suponen un 11% más que en 2019, seguida por bolsos de lujo subirán un 8% respecto a antes de la pandemia, sumando 62.000 millones y la joyería, que crecerá un 7%, hasta los 23.000 millones y registrará sus mejores resultados.

Para el año que viene, el informe Altagamma Consensus calcula que el resultado bruto de explotación (Ebitda) de la industria crecerá un 11%, impulsado por la recuperación económica, el fuerte incremento de los viajes y el auge del e-commerce.

TENDENCIA AL ALZA QUE SE MANTENDRÁ EN 2022

Según los 20 analistas internacionales de referencia consultados para el informe, se espera que continúe en 2022 la tendencia positiva impulsada por la reapertura de los viajes internacionales, ya que la pandemia sigue afectando al turismo de alto impacto o al sector hotelero.

En el caso de la joyería, ésta crecerá en el 2022 un 10%, apuntalando su valor refugio, mientras que las ventas de relojes de alta gama escalarán un 7% frente al 11% los artículos de cuero, el calzado un 9% y los cosméticos, un 8%.

Sin embargo, la moda no terminará de recuperar los ratios de 2019, situándose un 10% por debajo de los niveles pre-Covid y no será hasta 2022 cuando la ropa crezca un 9%, regresando definitivamente a niveles de antes de la pandemia.

Por mercados geográficos, el estudio muestra un crecimiento del sector en Europa (+8%) debido al regreso de los viajes internacionales, pero la recuperación de esta industria en el continente europeo no se producirá hasta 2024.

Estados Unidos, tras el espectacular incremento de 2021, normalizará su crecimiento al 8%, algo similar al crecimiento que se prevé para China (+9%) tras el rebote de 2021, mientras que Asia crecerá un 9% y Oriente Medio un 7%.

La Senior Partner de Bain & Company y co-autora del estudio, Claudia D’Arpizio, ha explicado que «el sector del lujo ha sido testigo de cambios considerables en los últimos 20 años, y la salida de la crisis causada por Covid es como un despertar para las marcas de lujo».

«Mientras que en el pasado el lujo se asociaba con el estatus, los logotipos y la exclusividad, ahora las marcas de lujo están liderando conversaciones sociales, impulsadas por un renovado sentido de propósito y responsabilidad. Los años 2020 y 2021 representan probablemente un punto de inflexión para de la industria del lujo tal y como la conocíamos: las marcas seguirán redefiniéndose, ampliando su misión más allá de la creatividad y la excelencia, y se convertirán en facilitadoras del cambio social y cultural», ha subrayado.