martes, 30 noviembre 2021 19:41

Urkullu espera el aval del TSJPV para implantar el pasaporte covid

el corte ingles

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, espera poder contar con el aval del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) para poder implantar en Euskadi el ‘pasaporte covid’ al creer que es una medida «ajustada y proporcionada» para frenar la expansión de la covid-19.

El Gobierno Vasco formalizará a lo largo de este miércoles la petición de autorización al TSJPV para la exigencia del ‘certificado sanitario’ en determinadas actividades vinculadas al ocio nocturno o la restauración.

Urkullu, en declaraciones a los periodistas tras la inauguración en Bilbao de la escultura ‘Almas de hierro-Burdin Arimak’, en homenaje de la enfermería de Bizkaia, ha asegurado que tienen la esperanza de contar con la aprobación del TSJPV al denominado ‘pasaporte covid’, aunque ha precisado que también en otras ocasiones la han tenido, pese a que, finalmente, el tribunal vasco no les ha respaldado.

En este caso, ha señalado que vuelven a recurrir al TSJPV porque consideran que, en la actual situación de pandemia, con un aumento de contagio y de la incidencia, medidas como el ‘certificado sanitario’ serán «efectivas».

Para poder implantar esta medida, es necesario, según ha apuntado, contar con el aval de la Sala de lo Contencioso-administrativo para que no se reproduzcan situaciones como las vividas en el pasado, cuando se han impugnado medidas decretadas por el Gobierno Vasco y se ha fallado en contra de ellas.

El Lehendakari ha asegurado que las restricciones que se han establecido en cada momento «son ajustadas y proporcionadas». «En este sentido, espero contar con el aval de la Sala de lo Contencioso-administrativo», ha reiterado.

VACUNACIÓN

Preguntado por si comparte con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, la opción de obligar a vacunar a toda la población, Iñigo Urkullu ha recordado que en Euskadi más del 90% de la población diana «tiene la pauta completa de vacunación», situación por la que hay que «felicitarse».

Asimismo, ha subrayado que la mayoría del personal sanitario también se ha inoculado el antídoto. Por ello, cree que es «necesario y suficiente» realizar una llamada a la ciudadanía a ser consciente de que no solo debe preservar la salud individual, sino la salud colectiva.

«El gesto de vacunación es beneficioso individualmente para cada uno de nosotros, pero también es un gesto de solidaridad con el resto de la población. Creo que, en este sentido, es una apelación a la responsabilidad suficiente», ha manifestado.

EVENTOS

El Lehendakari señalado, además, que los municipios, con quienes mantienen «un diálogo permanente», son los que tienen que adoptar decisiones sobre los eventos que se realicen en su ámbito territorial.

En este sentido, ha indicado que se ha contado, desde el principio de la pandemia, con el plan Bizi Berri, que establecía la metodología de trabajo y los límites que marcarían las pautas de actuación de las instituciones vascas, y en este momento de «vigilancia sanitaria»,

«Afortunadamente, no estamos en situación de emergencia sanitaria, en la que se funcionaba con un Plan de Protección Civil (LABI). Estamos en situación de vigilancia sanitaria y, por tanto, las medidas se comparten con el marco institucional en su arquitectura completa, desde el Gobierno a diputaciones y ayuntamientos, pero cada uno es el responsable de gestionar su ámbito competencial», ha explicado.

«ERRADICACIÓN COMPLETA»

En su discurso durante la inauguración de la escultura dedicada a la enfermería de Bizkaia, Iñigo Urkullu ha destacado que la pandemia de la covid-19 «está siendo un gran reto» que «todavía no ha terminado», y ha apelado a «mantener el compromiso para conseguir su control y erradicación completa».

«Vuestra labor está siendo esencial: atendiendo a las personas, en la red de vigilancia o en el despliegue de la vacunación masiva, con unos resultados excelentes», ha dicho a los representantes de la Enfermería de Bizkaia.

El presidente del Gobierno Vasco ha instado a toda la sociedad a «no bajar la guardia». «No debemos volver atrás. Seguimos en vigilancia sanitaria. Este acto es un buen momento para recordar que la autoprotección sigue siendo necesaria, para recordar que la vacunación es prevención y es solidaridad», ha añadido.

A su juicio, cumplir las normas es la garantía para preservar la salud personal y la salud pública, y «representa un alivio en la carga de trabajo de la atención primaria y los hospitales». «La sociedad os necesita, tal y como os vemos en esta escultura, con ‘alma y hierro’:voluntad y compromiso de hierro; y el alma que representa la vocación de atender a cada persona con cercanía y humanidad», ha enfatizado.

Urkullu ha asegurado que, «si algo define el trabajo de enfermeros, enfermeras y matronas, es la cercanía a las personas, su capacidad de adaptación y el compromiso con los valores que la sociedad reconoce».

A su juicio, su aportación a la comunidad es «de gran valor», ya que «cuidan, enseñan a cuidarse y a cuidar a otras personas». «En una sociedad cada vez más necesitada de cuidados, con el reto del envejecimiento y el aumento de las enfermedades crónicas, con más personas mayores que viven solas, necesitamos profesionales que respondan con capacidad y cercanía, con conocimiento y humanidad», ha aseverado.

Por ello, ha dicho que la sociedad les necesita, tal como se les ve en la escultura colocada en el parterre del parque de Botica Vieja de Bilbao, con alma y hierro, voluntad y compromiso de hierro».

«EJEMPLO DE SOLIDARIDAD»

También ha intervenido durante el acto el alcalde de Bilbao, que ha recordado que «el cuidado es la esencia de la enfermería», que supone un vocación de servicio a las personas», y ha destacado la labor que ha realizado este colectivo a lo largo de la pandemia del coronavirus. En este sentido, ha destacado que ha sido «ejemplo de solidaridad profesionalizada».

Para Juan Mari Aburto, este reconocimiento a través de la escultura de Jesús Lizaso, «va más allá de de medallas y reconocimientos oficiales» porque «está vinculado al agradecimiento de las instituciones y representantes de la sociedad con el día a día de todos los bilbainos del presente y del futuro que transiten por este rincón de Botica Vieja».

Al acto, que ha tenido como anfitriona a la presidenta del Colegio de Enfermería de Vizcaya, María José García Etxaniz, también han asistido la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, el presidente del Consejo General de Enfermería, el presidente de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao, la subdirectora de Enfermería de Osakidetza, varios presidentes de colegios profesionales sanitarios, los gerentes de los hospitales de Vizcaya y diversas personalidades de la sanidad vasca, entre otros.