domingo, 5 diciembre 2021 15:39

Apuestas en vivo: lo bueno, lo malo y tres errores a evitar

Atrás quedan los tiempos en los que apostar era una actividad bastante limitada en lo referente a las cuotas y los mercados disponibles. Y es que a día de hoy las mejores casas de apuestas son mucho más completas que antaño, siendo un claro ejemplo de ello la enorme cantidad de alternativas que ofrecen a la hora de hacer predicciones.

No hay que echar la vista demasiado atrás para dar con una época en la que solo era posible apostar antes de que empezasen los eventos deportivos, independientemente de la disciplina a tratar: fútbol, baloncesto, tenis, carreras de Fórmula 1, etcétera.

Por el contrario, a poco de terminar el 2021 el abanico es mucho más amplio, ya que las casas de apuestas permiten hacerlo en vivo. Es decir, al mismo tiempo en que transcurre el partido, la carrera, el combate o cualquier otro tipo de evento, puedes realizar las apuestas que creas oportunas. Este tipo de predicciones tienen aspectos positivos y negativos que conviene que valores.

Lo bueno de las apuestas deportivas en vivo

Ponte en situación: antes de dar comienzo a un partido de fútbol apuestas a favor del equipo que está más arriba en la clasificación. Desafortunadamente el encuentro da comienzo y se evidencia una falta de forma o de motivación por parte de ese conjunto, mientras que el otro que en teoría no era el favorito ataca sin parar la portería del rival, así que el gol es inminente.

Probablemente acabe ganando el equipo por el que no apostaste pero que, en caso de haberlo sabido, habrías depositado su confianza en él. Por suerte existe la posibilidad de hacerlo si esperas a que empiece el encuentro futbolístico y realizas apuestas en vivo.

En este caso, la cuota a favor del equipo favorito aumentará, mientras que la del otro conjunto se reducirá. Estos cambios de cuotas pueden ser aprovechados por ti. Además, viendo los primeros diez o quince minutos del partido tendrás más probabilidades de acertar con la predicción, ya que en muchas ocasiones de poco sirven las estadísticas de encuentros anteriores por parte de las dos entidades que se enfrentan entre sí sobre el césped.

Gracias a ello, en caso de que se produzcan pérdidas es viable minimizarlas al máximo posible. Por supuesto, también puede hacerse lo mismo con las ganancias, estando considerado como el mejor sistema por parte de los profesionales que se dedican a las apuestas.

Por otra parte, es destacable que la práctica totalidad de casas de apuestas deportivas hoy en día cuentan con este sistema de predicciones en directo, tal como se puede ver en Legalbet.es. Gracias a lo bien optimizados que están todos ellos, no requieren una conexión de Internet excelente para funcionar de forma correcta. De hecho, incluso en pleno viaje puedes ir siguiendo en vivo el evento en cuestión para apostar dependiendo de cómo transcurra la acción sobre el césped, la cancha de baloncesto, el circuito de carreras, etcétera.

La lista de aspectos positivos no termina aquí. Por si fuera poco, sea cual sea el evento deportivo al que apuestes en directo pasa a ser mucho más emocionante a la par que entretenido. Además, cualquiera de las predicciones en vivo es realizable de la manera más cómoda posible por medio del ordenador, la tableta o el teléfono móvil al mismo tiempo en que ves el desarrollo del partido en tu propio televisor.

Lo malo de las apuestas deportivas en vivo

Empezando por los factores negativos, es fundamental entender que las apuestas en vivo no son para todo el mundo, ya que quienes no tienen intuición es mejor que no se dejen llevar por cuotas aparentemente atractivas.

Los impulsos psicológicos han de ser apartados por completo, una tarea que no es fácil de hacer por parte de muchos usuarios. De hecho, hay tres errores que no has de permitir que se cometan durante tu periplo por las casas de apuestas en caso de que quieras hacer predicciones en vivo.

Estos son los tres errores que no debes cometer

El primero de ellos se resume en olvidarse de lo rentables que sean las cuotas, centrándote solo en la diversión que otorga el estar viendo el evento deportivo en directo y apostando al mismo tiempo. Es esencial que valores la trascendencia de obtener beneficios y tengas siempre presente lo decisivo que puede ser un cambio de cuota por ejemplo debido a un gol en contra o a la expulsión de un jugador decisivo.

Otro error habitual consiste en esperar una excesiva cantidad de tiempo. Si detectas una buena oportunidad, analízala rápidamente y lánzate, ya que en caso de que demores tu decisión es probable que la buena cuota desaparezca en un abrir y cerrar de ojos.

Por último, un fallo que cometen frecuentemente muchos usuarios consiste en ir metiendo más dinero a aquel resultado que sí o sí creen que se producirá. Por muy bien que veas a uno de los dos equipos, no vayas incrementando la cifra de euros depositados a su favor, ya que si se produce algún contratiempo las pérdidas podrían llegar a ser considerables.