martes, 30 noviembre 2021 22:36

La infección prenatal de la covid-19 en bebés es rara pero puede ocurrir

Un bebé nonato podría infectarse con Covid-19 si su intestino está expuesto al virus SARS-CoV-2, aunque las oportunidades para que el virus infecte al feto son extremadamente limitadas, ya que la placenta actúa como un escudo protector, señala un estudio dirigido por investigadores de University College de Londres (UCL), junto con miembros del Great Ormond Street Hospital for Children y del NIHR Great Ormond Street Biomedical Research Center, en Reino Unido.

Aunque el estudio no analizó específicamente a las madres con Covid-19 y si su infección se transmitió a un feto, descubrió que ciertos órganos fetales, como el intestino, son más susceptibles a la infección que otros. Para el estudio, publicado en ‘BJOG-An International Journal of Obstetrics & Gynecology’, los investigadores se propusieron comprender cómo los bebés recién nacidos podrían haber desarrollado anticuerpos Covid-19, como se ha visto en una pequeña cantidad de casos.

Específicamente, querían saber si el virus podría transmitirse de una madre infectada al feto por nacer y cómo; aunque la evidencia sugiere que la infección fetal, conocida como transmisión vertical, es extremadamente poco común.

Para responder a estas preguntas, los investigadores examinaron varios órganos fetales y tejido de la placenta para ver si había presencia de los receptores de proteínas de la superficie celular, ACE2 y TMPRSS2. Estos dos receptores se encuentran en el exterior de las células y ambos son necesarios para que el virus SARS-Cov-2 se infecte y se propague.

Los investigadores encontraron que los únicos órganos fetales que presentaban tanto el ACE2 como el TMPRSS2 eran los intestinos (intestino) y el riñón; sin embargo, el riñón fetal está protegido anatómicamente de la exposición al virus y, por lo tanto, tiene menos riesgo de infección.

Por lo tanto, el equipo concluyó que el virus SARS-CoV-2 solo podía infectar al feto a través del intestino y a través de la deglución fetal de líquido amniótico, que el feto hace de forma natural para obtener nutrientes.

Después del nacimiento, se sabe que los receptores ACE2 y TMPRSS2 están presentes en combinación en la superficie de las células en el intestino humano, así como en el pulmón. Se sospecha que el intestino y el pulmón son las principales vías de infección por Covid-19, pero en los niños más pequeños, el intestino parece ser más importante para la infección por virus.

«Se sabe que el feto comienza a tragar el líquido amniótico en la segunda mitad del embarazo. Para causar la infección, el virus SARS-CoV-2 debería estar presente en cantidades significativas en el líquido amniótico alrededor del feto», señala el autor principal, el doctor Mattia Gerli de la División de Cirugía y Ciencias Intervencionistas de la UCL y Royal Free Hospital.

Sin embargo, continua, «muchos estudios en el cuidado de la maternidad han encontrado que el líquido amniótico alrededor del feto no suele contener el virus SARS-CoV2, incluso si la madre está infectada con Covid-19. Por lo tanto, nuestros hallazgos explican que la infección clínica del feto durante el embarazo es posible pero poco común y eso es tranquilizador para los futuros padres».

El estudio, financiado por el Consejo de Investigación Médica (MRC) y la iniciativa de respuesta rápida COVID-19 del UKRI, proporciona la información más definitiva, hasta la fecha, sobre la susceptibilidad del feto humano a la infección por COVID-19.

Los órganos y tejidos fetales se pusieron a disposición a través del biobanco de Recursos de Biología del Desarrollo Humano (HDBR), que ayuda a la investigación embrionaria/fetal. Ninguno de los órganos y tejidos de los fetos donados era de madres infectadas con Covid-19 y, de acuerdo con las pautas éticas, el equipo de investigación no realizó pruebas de anticuerpos contra Covid-19.

«Hemos demostrado que el intestino fetal, que está en contacto con los líquidos amnióticos ingeridos por el bebé, es susceptible a Virus SARS-CoV-2. Sin embargo, la placenta actúa como una barrera natural, y con la evidencia limitada de líquido amniótico que contiene el virus, nuestro estudio debería brindar tranquilidad a las madres», señala el coautor principal, el profesor Paolo De Coppi de la UCL Great Ormond Street Institute of Child Health y NIHR Great Ormond Street Hospital) dijo:

Los autores destacan que el mayor riesgo para el feto durante el embarazo es si la madre se siente muy mal con la infección por Covid-19. En este caso, el virus puede estar presente en alta concentración en el líquido amniótico. Además, podría dañar la placenta, lo que puede provocar un parto prematuro.