jueves, 2 diciembre 2021 17:15

La CUP ratifica su enmienda a la totalidad al proyecto de Presupuestos del Govern

La portavoz de la CUP en el Parlament, Eulàlia Reguant, ha anunciado que la formación anticapitalista ratifica la enmienda a la totalidad al proyecto de Presupuestos de la Generalitat para 2022, por lo que votará en contra de tramitar las cuentas en el pleno que se celebrará el lunes por la tarde en el Parlament.

Así lo ha dicho este sábado en rueda de prensa en Santa Perpètura de la Mogoda (Barcelona) tras la reunión extraordinaria de la Coordinadora Oberta Parlamentària (COP) para abordar las negociaciones y la votación de los Presupuestos.

Los ‘cupaires’ registraron el miércoles una enmienda a la totalidad a las cuentas del Govern de Aragonès, después de que sus Assemblees Obertes Parlamentàries (AOP) así lo votaran el fin de semana anterior, aunque también pidieron seguir negociando las cuentas.

Sin embargo, después de no producirse este «viraje hacia la izquierda», Reguant ha anunciado que la formación mantendrá la enmienda y no facilitará la tramitación de las cuentas, aunque ha reafirmado el compromiso de su formación para seguir trabajando en ese giro a la izquierda.

La CUP ha tomado esta decisión el día después de que el Govern se comprometiera a alcanzar los 1.000 millones de euros en políticas de vivienda –realizando modificaciones presupuestarias en la ejecución de las cuentas y en función de los ingresos– y a crear un grupo de trabajo sobre un «embate democrático» que estudie un referéndum en esta legislatura.

LAS CUENTAS PROMUEVEN UN «MODELO CADUCO»

Aún así, la CUP sigue considerando que estas cuentas promueven un «modelo caduco, de precariedad laboral, temporalidad extrema, especulación inmobiliaria y desahucios» y que no incluyen suficientes medidas sociales en materia de sanidad o vivienda.

Más concretamente, para Reguant, estos Presupuestos son «los de los macroproyectos, de la normalización de la situación política del país, y continuistas en las políticas sociovergentes del turismo masivo y del pelotazo urbanístico».

UNA ENMIENDA AL «RUMBO DEL GOVERN»

Ha acusado al Govern de haber «suspendido» en lo que lleva de legislatura y al presidente Pere Aragonès de no haber cumplido las cuatro revoluciones –la social, la feminista, la ecologista y la democrática– que prometió para ser investido.

Por eso, ha asegurado que también es una enmienda «al rumbo del Govern hacia la normalización de la relación con el Estado y el PSOE, por el estancamiento del conflicto y el no avance a la resolución democrática del conflicto entre Catalunya y el Estado».

Ante esta situación, ha emplazado a ERC y Junts a «que aclaren si apuestan por el referéndum como propuesta para solucionar la autodeterminación» y situar un horizonte claro para avanzar hacia la independencia.

COMPROMISO CON LAS «POLÍTICAS DE MÍNIMOS»

Preguntada por si los anticapitalistas dan por roto el acuerdo de investidura con ERC, ha respondido que la formación «no rompe ningún acuerdo» con esta enmienda porqué las cuentas del Govern no recogen, según ella, los acuerdos de mínimos pactados con los republicanos.

Sin embargo, ha defendido que la CUP seguirá trabajando para que se cumplan estas «políticas de mínimos» para blindar los servicios públicos, impulsar un nuevo modelo productivo y de seguridad, afrontar los retos derivados de la emergencia climática y avanzar hacia la autodeterminación de Catalunya.

«No renunciamos. Nuestra responsabilidad es no renunciar para que hayan políticas valientes, claras y alternativas que pasen por fortalecer los servicios públicos y ganar a aquellos que hacen negocios con servicios básicos como el agua, la energía o la vivienda», ha zanjado.