lunes, 29 noviembre 2021 01:24

Marlaska oculta desde mayo el dinero que regala a Marruecos por «seguridad nacional»

El Ministerio del Interior ha abandonado la transparencia. Al menos en cuanto a Marruecos se refiere. Desde hace años, España ha establecido un flujo constante de dinero público al país vecino que tienen por objetivo controlar la inmigración. En algunos casos lo dejaban claro en el Portal de Transparencia y en otros lo camuflaban dentro del BOE, pero lo cierto es que fuentes de muy alto nivel del Gobierno aseguran que dar subvenciones a Marruecos es una práctica común desde hace décadas. Pues bien, en la primera mitad de 2021, y con motivo de la crisis migratoria de Ceuta y el choque diplomático que se vivió tras acoger al líder militar del Frente Polisario Brahim Ghali, el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha optado por ocultar a los españoles todo el dinero que se le regala al país vecino para evitar más polémicas. Según Interior, acceder a este tipo de información pública es un riesgo porque «concurren los límites de seguridad nacional y pública, así como las relaciones internacionales desarrolladas por el Reino de España».

Un curioso regalo de 150 todoterrenos de última generación, 18 camiones militares y, poco después, el anuncio de que el Ejecutivo regaló vacunas a Marruecos. Pero esto es solo el principio y la punta del iceberg. Fuentes del más alto nivel relacionadas con el Ministerio del Interior aseguran que el dar fondos reservados al gobierno del país vecino también ha sido una constante. Pero lo curioso es que Marlaska ha decidido que toda la información relacionadas con ayudas internacionales a Marruecos debe ocultarse por cuestiones de «seguridad nacional». Lo que relatan fuentes del PSOE es que Interior prepara otro paquete de regalos de un costo importante para el país vecino y no quiere que se generen nuevas polémicas con la prensa. Ahora más que nunca es necesario para el Gobierno normalizar las relaciones con Mohammed VI, pero todo el dinero de los españoles que se destine a Marruecos será calificado de secretos de Estado.

el uso de fondos reservados para controlar la inmigración no es nuevo

MONCLOA.com ha tenido acceso a un documento oficial del Ministerio del Interior en el que dejan claro que no darán información relativa a las subvenciones públicas que se conceden y concederán en los próximos meses a Marruecos. El Gobierno no quiere que 2022 esté plagado de polémicas de prensa por estos regalos que conceden por norma general a la policía marroquí y ha decidido que el dinero al país africano se considere como procedente de los fondos reservados. Tal y como cuentan fuentes solventes del PSOE con experiencia en Interior, el uso de fondos reservados para controlar la inmigración no es nuevo. Pero sí el hecho de convertir ayudas que debían reflejarse en el Portal de Transparencia en secretos de Estado para evitar más polémicas de las necesarias. Todo por controlar la inmigración.

«Se reitera que las ayudas a la cooperación policial internacional, dentro de las que se incluye la ayuda al Reino de Marruecos objeto de la solicitud de información, tienen un carácter instrumental de la acción exterior y de seguridad del Gobierno», detallan en el documento oficial. «Este tipo de ayudas financian actuaciones vinculadas a la seguridad y las relaciones exteriores de cooperación con terceros países, en materias que afectan a la seguridad nacional y la criminalidad transnacional», aseguran para justificar la opacidad del Gobierno. «En lo que se refiere a la ayuda de cooperación policial internacional destinada al Reino de Marruecos, esta tiene como finalidad la financiación de actividades de lucha contra la inmigración irregular, tráfico de inmigrantes y trata de seres humanos», insisten desde el Ministerio del Interior.

ceuta

El problema actual, tal y como detallan las fuentes, es que el Gobierno se enfrenta al «chantaje» de Marruecos en un momento en el que conviene normalizar las relaciones internacionales entre los dos países vecinos. Tras el choque con la nación africana en mayo de este año por acoger a Brahim Ghali, la relación entre los dos países está tiritando. Marruecos tiene el grifo de la inmigración y España lleva décadas dando ayudas en forma de subvenciones al país vecino para que controle los flujos. Cuando se acogió al líder militar saharaui, Marruecos abrió el grifo en Ceuta y se produjo una «invasión» sin precedentes. Y aunque Marlaska regaló mucho dinero público en forma de regalos (como todoterrenos o camiones militares) a Marruecos, lo cierto es que no se consiguió normalizar las relaciones.

Ahora hay un nuevo gobierno en Marruecos y se espera desde el PSOE un giro en las relaciones internacionales, pero las provocaciones no han dejado de sucederse. Ahora, una empresa marroquí ha instalado una piscifactoría en aguas españolas son que España haya reaccionado y se esperan nuevos problemas con el país de Mohammed VI. Razón por la que el Ministerio del Interior ha decidido, a raíz del choque migratorio, que no dará más información a los españoles de a dónde entregan su dinero. Pero el otro gran problema en el que España se ha visto envuelto es el choque y las malas relaciones entre Argelia y Marruecos. España tiene una fuerte dependencia de Argelia (sobretodo del gas natural), país que tiene una pésima relación con Marruecos con que el que está al borde del conflicto armado. Con todo esto sobre la mesa, el Gobierno hace malabares para mantener una buena relación con Argelia (a pesar de que ha cerrado el gasoducto que pasaba por Marruecos) y evitar que Mohammed VI abra el grifo migratorio por un nuevo conflicto internacional.