miércoles, 1 diciembre 2021 08:02

Policía busca por Madrid al conductor del coche que arrolló mortalmente a una chica

La Policía Municipal de Madrid busca por la capital al conductor del coche que la madrugada del sábado arrolló mortalmente a una chica de 20 años en la zona universitaria, un joven de la misma edad y con muchos antecedentes penales, han informado fuentes de la investigación.

El sospechoso es un joven de origen rumano con múltiples reseñas por robo con fuerza, hurtos, atentado a la autoridad y también por conducir borracho, algo que podría haber hecho la noche del suceso. Además, tenía pendiente una orden de entrada en prisión en los próximos días por un juicio por alguno de estos delitos.

Los agentes han inspeccionado su domicilio, el de familiares y amigos más cercanos, por si le pudieran estar dando cobijo. No creen que pudiera haber huido a su país de origen debido a la rapidez de las investigaciones tras el hallazgo del coche del atropello, ese mismo día por la tarde en la Ronda Sur, en el madrileño barrio de Entrevías, a tan solo 150 metros de su casa.

Precisamente, los policías están analizando su coche para comprobar las huellas y otros restos que certificaran que el sospechoso conducía, sino también si iba acompañado de otras personas. El propietario del coche niega que fuera dentro en ese momento.

Esta persona, otro joven de 19 años residente en el barrio, fue arrestado el sábado pero luego quedó en libertad porque no había pruebas de que viajera en su coche en el momento del arrollamiento. No presentaba lesiones compatibles con la fuerte colisión y además alegó que ese coche se lo prestaba a un amigo frecuentemente. No obstante, ha quedado con cargos, ya que el turismo no contaba con el correspondiente seguro obligatorio en vigor y se analizan los posicionamientos de su teléfono móvil.

El vehículo tenía sangre en el capó, presentaba la parte izquierda abollada, faro y cristal del conductor roto y estaba tapado con cartones y toallas cogido con los limpiaparabrisas, presentando también un golpe en la parte superior del cristal.