martes, 25 enero 2022 21:09

La labor de Dkary con la lucha de los derechos de las niñas en un país como Etiopía

En Etiopía, la amarga pobreza que se vive obliga a muchos menores a vivir en la calle rodeados de un entorno de violencia, delincuencia y mendicidad. Una de las acciones sociales que ha ayudado a mejorar la situación de las niñas en Etiopía es el proyecto solidario de Dkary.

Este brinda la oportunidad a las niñas de reincorporarse a la sociedad a través del trabajo. El proyecto ayuda a las mujeres y menores a ganar dinero a partir de la elaboración de pulseras con cristales de Miyuki, permitiéndoles ser autosuficientes y poder combatir la grave situación de pobreza de Etiopía.

La lucha por los derechos de los más pequeños en Etiopía

Según datos de Unicef, aproximadamente 12.000 niños se encuentran en situación precaria en Etiopía debido al conflicto armado que se vive en Tigré. Estos enfrentamientos militares han hecho que cientos de niños se encuentren incomunicados en centros de refugio con condiciones insalubres, sin medicamentos y alimentos.

Ante esta situación, muchas son las organizaciones sociales que han alzado su voz para reclamar los derechos de los niños y niñas en Etiopía y promover la entrada del canal humanitario que les brinde los insumos que necesitan. Entre ellos, destacan representantes de Acnur, Unicef y PMA, quienes han instado a cesar las hostilidades que se generan en la región.

El proyecto social de Dkary que ayuda a las niñas de Etiopía

Dkary es una empresa que confecciona pulseras de cristales de Miyuki hechas a mano. Sin embargo, el motor de la marca no son solo sus hermosos brazaletes, sino la pasión con la que las mujeres valientes y luchadoras de Etiopía confeccionan pacientemente cada pieza.

El proyecto social Dkary nace a partir de la iniciativa de dos mujeres, Isabel Cerdá Valiente, fundadora de la marca y Mercedes del Valle Pechuán, presidenta de la ONG Lalibela Food Company, de ayudar a un grupo de mujeres y niñas en situación de pobreza en Etiopía, ofreciéndoles un empleo que les ayude a mejorar su calidad de vida en el país.

Las pulseras han tenido una excelente acogida en España, tanto, que la fundadora se ha motivado a impulsar el proyecto en otros países con un alto nivel de pobreza, como la India.

Los accesorios de Dkary son confeccionados manteniendo un propósito social muy importante. Cada pieza esconde un diseño único y trae detrás una historia de un grupo de mujeres y niñas que luchan por sus derechos sociales y por tener un trabajo justo y digno que les permita tener una mayor calidad de vida y bienestar.