lunes, 17 enero 2022 19:44

El PP, avergonzado por cómo Ana Martín evidenció la guerra entre Ayuso y Casado

Es raro ver ante la cámara a un jefe de protocolo. Muy raro. Sin embargo, Ana Martín Ruiz, Coordinadora de Protocolo y Relaciones Institucionales en el PP, se ha convertido en la celebrity más popular de Génova después de haber «hecho el ridículo» a ojos del propio partido durante un evento en el que coincidieron tanto la presidenta autonómica Isabel Díaz Ayuso como el presidente del PP, Pablo Casado. El ridículo fue tal, que por intentar que Casado y Ayuso no coincidieran en la misma foto, se dedicó a agarrar literalmente del brazo a la presidenta para menearla por el escenario como un muñeco para evitar que Casado y ella coincidieran físicamente. Desde Génova lo tienen claro: si la intención de la formación era la de disimular la guerra abierta que hay entre Ayuso y Casado, la actitud y la acción de Ana Martín solo evidenció que no se soportan.

Ana Martín es una vieja conocida del PP. Esta dirigente popular ha trabajado en el área de protocolo con el exalcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón, después se fue con la exregidora Ana Botella, tras esta experiencia dio un salto laboral con la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes y durante la última legislatura trabajó junto al Consejero de Economía de Ciudadanos, Manuel Giménez Rasero. Este salto a la formación naranja la obligó a pedir asilo político en el PP cuando Ignacio Aguado cayó políticamente y ahora es una jefa de protocolo más que tiene más protagonismo del deseado. Quizá por eso en el PP se quejan de su exceso de protagonismo y de «torpeza» a la hora de mover a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

El evento lo montó Mariano Rajoy. Y al final los protagonistas mediáticos no fueron ni Ayuso, ni Casado ni por supuesto el propio Rajoy, quien presentaba su libro Política para adultos en el Casino de Madrid. Aquí se juntaron tanto el presidente del PP como la lideresa autonómica, sin embargo, no tenían ninguna intención de coincidir en la foto, o al menos son las órdenes que debía tener Ana Martín cuando se puso manos a la obra. Una vez llegó el momento de los flashes, la Coordinadora de Protocolo y Relaciones Institucionales del PP se puso en marcha como si de una guardaespaldas se tratase.

Ana Martín Ruiz no soportó la idea (entienden desde Génova que por orden de la propia Ayuso) de que la presidenta de la Comunidad de Madrid saliera en el photocall junto al presidente del PP. En ese momento, Ana Martín saltó como un tigre de bengala y cogió del brazo a la aspirante a hacerse con el control del PP de Madrid en contra del criterio de Casado para situar a Ayuso junto al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. El vídeo ha sido motivo de mofas en las redes sociales. Pero a nivel interno, la chapucera actuación de Ana Martín ha llamado la atención incluso en Sol. «Se la ve más a ella que a Ayuso o a Casado».

Ana Martín no solo se conforma con colocar a su antojo a una presidenta autonómica para escenificar más la mala relación que mantienen Ayuso y Casado, sino que también mira a cámara, por si no habían captado su buena actuación como jefa de protocolo. Desde Génova están anonadados porque nunca un responsable de este tipo de áreas había destacado tanto en la prensa. Y menos que sus actos ayudaran a evidenciar lo que el PP intenta tapar con torpeza: la guerra abierta entre Casado y la presidenta de la Comunidad.

LA CHICA DE LO PÚBLICO

Ana es mucho más que una superviviente de la profesión. La asesora y jefa de protocolo del PP lleva más de 20 años trabajando en las instituciones madrileñas. Ha pasado por el Ayuntamiento de Madrid, por la Presidencia de Comunidad y ahora tiene su cobijo en la Consejería de Economía madrileña.

Ana Martín Ruiz Hidalgo comenzó en 1998 en la Dirección General de Protocolo del Ministerio de Asuntos Exteriores como miembro asesor de la Organización del Congreso PIC 98 – Peace Implementation Council. Un año más tarde, en 1999, dio el salto como asesora jurídica en la Asamblea de Madrid y fue unos meses más tarde cuando salto al Ejecutivo regional donde estuvo hasta 2004.

Tras esto, la nombraron Directora de Protocolo del Ayuntamiento de Madrid en junio de 2011. La jefa de protocolo ha pasado 18 años en la alcaldía madrileña, a la que se ha aferrado con fuerza. Al final, en junio de 2015, Ana cambio de equipo y fue nombrada Jefa de Protocolo de la Comunidad de Madrid y ahora se encarga de las relaciones protocolarias del Partido Popular.