miércoles, 26 enero 2022 19:52

Vídeo: el ajuste de cuentas que acabó en pelea que incomoda a los vecinos de A Coruña

El barrio coruñés de Os Mallos está siendo testigo de sucesivos altercados en los últimos días. El más reciente ha sido una pelea entre dos jóvenes, uno de los cuales portaba un objeto metálico con el que pretendía agredir a su víctima. Ocurrió la pasada tarde del miércoles y el video que grabaron dos vecinas de la zona, y que recoge el enfrentamiento, se ha difundido por los medios y las redes sociales.

En las imágenes se ve como uno de los jóvenes, vestido de gris, arremete a golpes contra la puerta de una vivienda, tratando de abrirla a la fuerza. Tras varios intentosos sin conseguir nada, se da la vuelta y comienza a perseguir a otro joven que se encontraba en una calle cercana al que intenta golpear con el mismo objeto que unos segundos antes utilizó para intentar romper la puerta. En ese memento se inicia una pelea con varios puñetazos. Un transeúnte que pasa en ese momento intenta mediar en la pelea y separar a los dos jóvenes, que vuelven a enzarzarse violentamente. Mientras tanto, la persona que graba el video grita para que alguien llame a la policía.

Los vecinos de Os Mallos decidieron participar ese mismo día en una protesta pacífica para exigir soluciones a la creciente inseguridad de su barrio. Además de la pelea grabada en vídeo, en tan solo 24 horas se registraron dos incendios, uno en un local y otro en una vivienda okupada, además de un robo en un local de hostelería, otro robo en el interior de un coche y el atraco de una mujer que ababa de sacar dinero en el banco.

Los vecinos de la zona han asegurado que uno de los jóvenes que han protagonizado la pelea, quería ocupar una casa y al ser increpado por el otro hombre, se inició el violento altercado. Por eso los coruñeses de este barrio piden más vigilancia en sus calles. Las drogas y los ajustes de cuentas se han convertido en algo habitual, que cada vez está afectando más a la vida de los vecinos. Muchos de los locales han empezado a echar antes el cierre por miedo a sufrir robos y atracos.