domingo, 23 enero 2022 04:27

Casado carga contra Zapatero desde Argentina por apadrinar el Grupo de Puebla

El líder del PP, Pablo Casado, ha planteado este martes una «alianza por la libertad» frente al populismo y los desafíos en Latinoamérica, al tiempo que ha arremetido contra el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero por apadrinar el Grupo de Puebla, un movimiento que, a su entender, busca «blanquear dictaduras».

Casado, que ha abierto una gira de varios días por Latinoamérica con paradas en Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, se ha pronunciado así en una conferencia en la Fundación Libertad en Buenos Aires. Previamente, ha mantenido un encuentro con el jefe del Gobierno de la ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, y con el expresidente de Argentina Mauricio Macri.

En su discurso, ha explicado por qué plantea una alianza por la libertad. «Cuando parece que nuestros adversarios se organizan en el Grupo de Puebla y tengo que observar como español cómo el expresidente Zapatero recorre tantos países defendiendo y blanqueando dictaduras y planteando alternativas no democráticas o al menos no de defensa de la libertad en los próximos comicios en países de la región, creo que se hace más imprescindible que nunca que nos unamos los que sí defendemos la democracia y la libertad», ha subrayado.

PIDE NO COMBATIR LOS POPULISMOS CON MÁS RADICALIDAD

Casado ha contrapuesto la actuación de Zapatero a la de otros expresidentes y ha señalado que «no es una cuestión de siglas o de partidos». Así, ha dicho que él esta «orgulloso de ser español» y en la democracia española presidentes como Mariano Rajoy, José María Aznar pero también Felipe González «siempre han defendido esa alianza por la libertad y lo siguen haciendo».

El líder del PP ha indicado que hasta tenía que «pedir perdón» a los argentinos ante el hecho de que Zapatero «se haya puesto a perpetrar un libro» sobre Jose Luis Borges. «Afortunadamente la figura de Borges es gigante y si soportó en vida la miopía del comité Nobel, también va a soportar que se intenten apropiar de él en el ataque a las ideas de la libertad», ha apostillado.

Casado ha arremetido contra aquellos populistas que «utilizan la democracia para llegar al poder» pero luego «se infiltran en las instituciones para debilitarlas, reescribir las constituciones y perpetuarse en el poder». Sin embargo, ha advertido de que no se les puede combatir «con más populismo y extremismo».

«Pensamos que combatirlo con radicalidad produce un incendio mayor e intentar aplacar las revoluciones izquierdistas con políticas populistas que prometen el cielo o soluciones fáciles a problemas complejos, tienden a agudizar esas tensiones», ha declarado.

En este punto, ha defendido una alianza de proyectos políticos «centrados, moderados y reformistas» frente a la «tentación de responder con más ira o con más rencor». «Tenemos que ser firmes a la hora de defender nuestros valores y principios», ha señalado, para enumerar los cinco ejes de esa alianza: la Nación democrática; la defensa del Estado de Derecho; un modelo económico basado en el libre comercio, la defensa del derecho de propiedad y una fiscalidadmoderada; igualdad de oportunidades; y seguridad.

En especial, ha destacado el principio de la democracia, «que no tiene atajos», y ha rechazado los «revisionismos históricos y las leyendas negras». «Yo también hoy reivindico la Hispanidad como uno de los acontecimientos más importantes de la humanidad y fuera de esa división que algunos quieren alentar», ha manifestado.

LA CRISIS ECONÓMICA

En su discurso, también ha aludido a la situación de España, dónde se sufre una «grave crisis económica» por la pandemia pero también por «las malas políticas» con los precios de la electricidad y la lista de la compra disparados y una tasa de paro que duplica a la europea. Según ha dicho, hacen falta «estadistas» y no un Gobierno que no hace política «pensando en las próximas elecciones» e incluso en la «próxima encuesta»

Aunque ha señalado que también en Argentina la situación económica es dura con los precios incrementándose un 53% y un gobierno que sigue sin dar confianza a los inversores internacionales y dilapida la herencia recibida. Sin embargo, ha dicho que «sopla viento de cambio» en Argentina.

También se ha referido a la pandemia global del Covid asegurando que el PP en España también exige una «gestion eficaz» de la pandemia, en la que no se tenga que elegir entre «libertad y seguridad» porque «si algo se ha demostrado es que la salud y el empleo tienen que ir juntos». «Elegir la salud o el empleo es como elegir entre respirar o comer», ha apostillado.

APOYO A RODOLFO MARTÍN VILLA

Tras asegurar que las últimas elecciones fueron una «debacle para Fernández y Kichner», ha indicado que si hay voluntad y determinación reformista por parte de la alternativa moderada y centrada, Argentina lo tiene todo para ser una potencia emergente en dos años, con un «cambio de ciclo». «El viento de cambio sopla fuerte en esta tierra, como también sopla en vuestra querida España», ha aseverado.

Casado ha expresado su apoyo a Macri –que ha presentado una apelación ante la Cámara Federal de Mar del Plata por su procesamiento por el espionaje a los familiares de las víctimas del ARA San Juan– y le ha dicho que no van a tener éxito las «infamias y las campañas de desprestigio» porque los argentinos «saben muy bien lo que hiciste por esta tierra».

Además ha criticado que la Justicia en Argentina esté «intentado hacer procesos contra personalidades españolas que fueron claves en la Transición, en ese abrazo entre los exiliados y los que venían de un régimen autoritario». De esta forma se ha referido al hecho de que la jueza argentina María Servini de Cubría haya procesado a Martín Villa, de 87 años, por homicidio y tortura durante la dictadura.

Este miércoles, Casado viajará a Montevideo para reunirse con el presidente de la República Oriental del Uruguay, Luis Lacalle Pou. Y por la tarde tiene previsto también mantener encuentro en el Partido Nacional.