lunes, 17 enero 2022 16:09

Este es el ‘plan de choque’ de Ayuso contra Casado si se retrasa el congreso del PP de Madrid

La guerra interna del Partido Popular de Madrid no beneficia a nadie, pero menos a Pablo Casado. Esta afirmación que ha confirmado este pasado fin de semana una encuesta de SigmaDos se ha convertido en un grave problema para el presidente del Partido Popular. La reacción inmediata del líder conservador ha sido la de sopesar retrasar el congreso sin fecha concreta para llegar a las elecciones generales sin la sombra de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sobre él. El problema es que desde Sol tienen una estrategia a seguir si Casado se empeña en retrasar el congreso del PP de Madrid. Y es evidenciar aún más una guerra interna que debilita al partido y en especial la posición del presidente del Partido Popular. Total, desde la Comunidad de Madrid saben que la gran oportunidad de Ayuso vendrá cuando Casado caiga en desgracia y no antes.

El plan de Ayuso es sencillo, pero demoledor para Génova. Cuando la presidenta autonómica ha deslizado en público alguna que otra amenaza contra la cúpula por su intención clara de retrasar el congreso del Partido Popular de Madrid, lo ha hecho con un plan bajo la manga. En público nunca ha evidenciado su estrategia a seguir, pero en privado sabe que es ella quien tiene el arma por la empuñadura y no Casado. El presidente del PP ha visto el cielo abierto con el inmediato adelanto de las elecciones de Andalucía que ha deslizado Juan Manuel Moreno Bonilla. La maquinaria de Génova se ha puesto a trabajar bajo las órdenes del secretario general del partido, Teodoro García Egea, tan pronto ha conocido el frenazo de los presupuestos andaluces. Los pocos seguidores leales a Casado entienden que Ayuso quiere usar la presidencia del PP de Madrid como trampolín para asaltar la presidencia del partido a nivel nacional y pretenden frenar sus ambiciones evitando directamente que se celebre el congreso de la delegación territorial de la formación.

Casado Ayuso
Pablo Casado, presidente del PP, junto a Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. Foto: Flickr.

Desde Sol, que llevan muchos meses exigiendo que no se retrase más la celebración del congreso del PP de Madrid, han visto las intenciones de Génova y han deslizado algunas amenazas (muchas de ellas vía Whatsapp) a quienes rodean a Casado para «convencerles» de que es mejor celebrar el congreso que frenarlo en seco. Las fuentes de Sol no aclaran si han evidenciado su estrategia ante los de Casado o si directamente les han dejado claro que si no hay congreso, habrá más guerra, pero la verdad es que desde la Comunidad tienen claro que tienen la sartén por el mango porque alargar la guerra interna solo merma las posibilidades electorales de Casado de cara a las generales. Y si el presidente del PP cae, se abre la veda.

El planteamiento del team Ayuso es sencillo: si Casado retrasa el congreso del PP de Madrid, Sol alargará y evidenciará ante los medios de comunicación la guerra interna. Una guerra que según los datos que se han deslizado de las encuestas electorales perjudica al partido en general y a Casado en particular. Desde Sol hacen especial hincapié en que, de ser ciertas las consideraciones que tiene Génova sobre Ayuso y sobre su ambición, les convendría mucho más alargar la guerra para hacer caer a Casado en 2023 y así abrir la veda para hacerse con el control del PP a nivel nacional. La versión de las fuentes oficiales insiste en que la ambición de Ayuso no trasciende la Comunidad de Madrid y el PP de la capital. Y aunque las fuentes extraoficiales insistan en lo contrario, que Ayuso sí tiene intención de usar la formación local como trampolín hacia la nacional, la verdad es que todos los escenarios empujan a que lo más adecuado es adelantar el congreso.

Casado se aferra a la idea de que es mejor evitar que Ayuso ascienda más dado que cuando más poder consiga más peligroso será para él. Pero desde Sol advierten de que, si el presidente del partido cumple su amenaza, ellos harán lo mismo y evidenciarán una ruptura interna que no solo perjudicará a Casado de cara a las generales, sino que repercutirá en la relación que mantiene el PP con Vox.

Por lo pronto, Génova no se ha pronunciado sobre cuándo se celebrará el congreso del PP de Madrid. Casado quiere que su púgil, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, esté lo suficientemente preparado como para mermar las posibilidades de victoria de Ayuso. Pero en cualquier caso, el carrusel de elecciones que habrá desde este año auguran una buena cantidad de excusas para Casado para retrasar sine die el congreso del PP de Madrid, dado que curiosamente cree que es la mejor estrategia a seguir para reforzar su liderazgo. Desde Sol se muestran tranquilos dado que sea cual sea la decisión de Casado, ellos no saldrán mal parados.

EL PLAN B

Si desde Sol se ven obligados a recurrir al plan B, el de evidenciar la guerra del PP de Madrid, Casado tendrá una campaña electoral movida. Nadie quiere acabar en este escenario, pero el que más tiene que perder es el Partido Popular, tal y como deslizan muy convencidos desde Sol. Por el momento, ambos bandos aseguran en boca de fuentes solventes haberse «contenido» para no hacer este enfrentamiento interno más sangriento de lo normal. No ha habido filtraciones más lejos de las del hermano de Ayuso, pero sí que ha habido movimientos ofensivos (especialmente por parte de Génova) con la clara intención de anular a la presidenta de la Comunidad de Madrid y contenerla. «Te están buscando las cremas, presidenta», le han advertido en más de una ocasión a Ayuso en claro recuerdo a ese fatídico vídeo en el que la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes fue cazada robando unas cremas en unas tienda.

«Te están buscando las cremas, presidenta»

Por el momento, desde Génova ven cómo los votantes del Partido popular les han penalizado en las encuestas. Nadie quiere un escenario tan demoledor, pero Casado tampoco quiere permitir a Ayuso asentarse y manejar a su antojo el PP de Madrid porque considera que podría ser una amenaza para su posición. El debate está servido. Habrá muchas elecciones en 2023, al menos autonómicas. Pero retrasar el congreso del PP de Madrid amparándose en ello tendrá consecuencias malas para el partido. Casado mueve ficha.