viernes, 28 enero 2022 04:03

WiZink pierde 26 millones hasta septiembre tras dotar 200 millones para litigios

WiZink contabilizó unas pérdidas netas de 26 millones de euros entre enero y septiembre, tras realizar provisiones extraordinarias de 200 millones de euros para cubrir potenciales litigios asociados a las tarjetas de pago aplazado, según las cuentas remitidas al Banco de España.

Sin la dotación extraordinaria de 200 millones, que se ha realizado por el buen comportamiento de la actividad recurrente y en línea con su criterio de prudencia, los resultados ordinarios antes de impuestos ascendieron a 167 millones de euros, frente a los 13 millones del mismo periodo del año anterior.

«En los nueve meses de vigencia de nuestro Plan Estratégico, hemos incrementado significativamente nuestro beneficio recurrente antes de impuestos hasta los 167 millones de euros y, con el lanzamiento de nuestras nuevas tarjetas, préstamos personales y financiación auto, hemos establecido las bases de la diversificación y crecimiento futuro de la entidad», ha destacado el responsable de Corporate Finance & Strategy de WiZink, Francisco Javier Cobo Velasco.

El margen de intereses cayó un 17%, hasta 314,6 millones de euros, y el margen bruto se redujo un 18%, hasta 355,2 millones de euros, con un retroceso del 23% en las comisiones netas.

La caída del margen bruto respondió al cambio de precios en las tarjetas en 2020, tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre los tipos de interés de las tarjetas revolving, y al impacto de la pandemia en el primer semestre.

Desde WiZink han destacado que, entre junio y septiembre, las compras con tarjetas de WiZink alcanzaron niveles prepandemia, tanto en España como en Portugal.

En cualquier caso, el descenso del margen bruto fue compensado por la reducción de los gastos de explotación en un 16%, hasta 130,4 millones, y la caída de las pérdidas crediticias en un 91%, hasta 20 millones de euros. WiZink ha destacado que el 100% de sus clientes ya han salido de las moratorias concedidas por el banco para paliar los efectos de la pandemia.

Así, los ingresos ajustados por riesgo se incrementaron un 62%, hasta 335,1 millones de euros, lo que reflejaría el foco continuado de WiZink en la gestión del riesgo de crédito y en el control de costes, según ha resaltado el banco.

Las provisiones extraordinarias, que en septiembre de 2020 se situaban en 6 millones de euros, ascendieron a 200,1 millones de euros al cierre del tercer trimestre de este año, «dado el buen comportamiento de su actividad recurrente y en línea con el criterio de prudencia del banco».

La ratio de capital total se situó en el 16,64% y la ratio de créditos sobre depósitos en el 87%, con 3.100 millones de euros en depósitos.

Por otro lado, WiZink ha puesto en valor que el punto de venta digital Aplazame continúa creciendo y alcanza 1.652 comercios activos en los nueve primeros meses de 2021.

Fuentes financieras apuntan que WiZink está analizando una posible venta de Aplazame, como adelantó ‘Expansión’ el pasado mes de octubre, aunque desde la entidad no hicieron comentarios sobre este asunto.