viernes, 28 enero 2022 03:00

Testmotor ayuda a comprar un coche de segunda mano seguro a través de la verificación, prueba y diagnosis de un perito mecánico profesional

Comprar un vehículo de segunda mano no tiene por qué acarrear un riesgo. Mediante el apoyo y la asesoría adecuados un comprador puede saber qué terreno está pisando cuando se tiene que enfrentar a este tipo de circunstancias. La profesionalidad de esa asesoría y apoyo es lo más importante para asegurar un diagnóstico seguro.

En los coches de ocasión suele haber daños ocultos que no son fáciles de identificar a simple vista o al ojo de una persona inexperta. Es en estos casos cuando el trabajo de empresas especializadas puede aportar la confianza necesaria en una transacción comercial de este tipo.

La importancia del diagnóstico de un perito mecánico

Un perito mecánico es un profesional con experiencia que puede determinar la condición real de un vehículo automotor que se quiera comprar o vender. En el caso de los expertos de Testmotor, una compañía que presta estos servicios en España, se lleva a cabo un estudio en tres fases. La primera de ellas consiste en una minuciosa revisión del interior y el exterior del coche. En ella se valora el estado del cinturón de seguridad, la iluminación del tablero y la tapicería, entre otros. En el exterior se analiza la apariencia de la pintura, los vidrios del parabrisas y ventanas y el funcionamiento de los focos. En total son más de 80 puntos de comprobación entre los elementos mecánicos y de la carrocería.

La segunda fase consiste en la prueba de conducción, con la que se analiza el funcionamiento de elementos como la batería, arranque, frenos y suspensión. También se revisa el comportamiento del motor, la caja de cambios y el embrague. En la tercera fase se somete el coche a la máquina de diagnosis, con el fin de detectar posibles errores de funcionamiento. Aquí se someten al test partes como el motor, las bolsas de aire, los frenos ABS y los inyectores, entre otros puntos.

La revisión puede ser a domicilio

Uno de los avances que tiene este servicio es que ahora los clientes pueden contar con un perito a domicilio. La peritación de coches a domicilio hace que el profesional se desplace hasta donde se encuentre el vehículo objeto de estudio. Esto es de interés sobre todo cuando el coche que se quiere comprar o vender está en otra ciudad.

Otra de las ventajas de contar con el apoyo de empresas especializadas como Testmotor es que cuentan con servicios adicionales que también son relevantes. Uno de ellos es el informe de la Dirección General de Tráfico, indispensable para conocer todos los datos del coche. El otro es el peritaje judicial del vehículo, que es fundamental cuando hay problemas posteriores a la compra, tales como vicios ocultos, averías, malas reparaciones, etc. En ese caso un perito judicial, tiene que evaluar los daños para que el cliente pueda reclamar a la parte vendedora posibles indemnizaciones.

Es así como la comprobación de coches de segunda mano a manos de un perito a domicilio ahora es mucho más fácil. Solo requiere coordinar una cita a través de la página web para poder empezar a disfrutar de un coche económico en perfecto estado.