sábado, 29 enero 2022 03:13

El Colegio de Geólogos propone soluciones basadas en la naturaleza para controlar inundaciones

el corte ingles

El Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) ha considerado que dar continuidad longitudinal a las soluciones basadas en la naturaleza, como el retranqueo de motas o la recuperación de meandros abandonados son las medidas «más eficaces» para controlar las inundaciones y minimizar sus riesgos.

Las presas de laminación, motas y estructuras de control han sido eficaces en los tramos piloto donde se han implantado como el río Arga en Funes (Navarra), o el Ebro en Pradilla (Zaragoza), «pero desgraciadamente no sirven de nada si no se extienden las actuaciones a lo largo de todo el río», ha advertido el presidente del Colegio de Geólogos, Manuel Regueiro.

EBRO: DE CRECIDAS LENTAS A AVENIDAS SÚBITAS

«El Ebro es un buen ejemplo, se trata de un río muy regulado a través de distintas infraestructuras hidráulicas, por lo que se sabe cuándo llegará el caudal fuerte y se pueden tomar medidas preventivas», ha añadido Regueiro.

Sin embargo, el ICOG ha apuntado que está cambiando la modalidad de las avenidas de este río, no en los caudales punta, que siguen del mismo rango — entre 2000 y 2500 metros cúbicos por segundo–, sino en el tiempo de crecida y el tiempo base del hidrograma.

«Antes eran lentas y asociadas al paso de sucesivos frentes atlánticos, ahora son muy rápidas, avenidas súbitas, asociadas a la fusión repentina de nieve por lluvia tras nieve, o ascenso brusco de la temperatura», ha descrito Regueiro.

MAYOR VULNERABILIDAD POR EL INCREMENTO DE POBLACIÓN

No obstante, Regueiro ha recordado que ha habido importantes daños en muchas poblaciones del País Vasco, Navarra, Aragón y La Rioja con las crecidas extraordinarias del Ebro y sus afluentes.

«Cuando se producen destrozos es porque se ha construido sobre avenidas de inundación y llanuras aluviales, la naturaleza siempre vuelve», ha incidido Manuel Regueiro.

En este sentido, ha explicado que el riesgo se ha incrementado, pero «no por no dragar o por falta de limpieza, como se afirma muchas veces, sino por el aumento de la exposición y vulnerabilidad en las últimas décadas resultado del incremento de la población y las propiedades expuestas», ha diferenciado.

Todo esto se debe a que con «idéntica peligrosidad» el riesgo económico se ha incrementado en un orden de magnitud, y con ello las pérdidas económicas, no así las sociales, ha indicado el ICOG en una nota de prensa.

Por ello, desde el Colegio de Geólogos han recalcado la importancia de elaborar mapas de riesgo para adaptar los usos urbanísticos del suelo en función del riesgo real de inundación. «Es necesario una reordenación del territorio teniendo en cuenta el riesgo de inundación porque hay poblaciones construidas sobre llanuras aluviales, que van a tener problemas de inundaciones de forma recurrente», ha avisado el presidente del ICOG.

A ese respecto, el Colegio de Geológicos ha mostrado su apoyo a iniciativas como Ebro Resiliencia que se puede consultar en la web ‘https://www.ebroresilience.com/ebro-resilience/la-estrategia/Ebro’.

EL MAYOR RIESGO NATURAL DE ESPAÑA

Las inundaciones son el mayor riesgo natural que tiene España, ha sentenciado Regueiro al explicar que causan anualmente «millones de euros en pérdidas materiales y, lo que es peor, vidas humanas».

En ese sentido, ha comentado que los ríos del norte tienen cuencas pequeñas e inundables por lo que necesitarían mayores infraestructuras de control. Por su parte, los ríos del sureste, noestán tan regulados y sufren, a menudo, problemas de inundaciones cuando se dan episodios repentinos de lluvias como DANAs –Depresiones Aisladas en Niveles Altos– o gotas frías», ha concluido Manuel Regueiro.