sábado, 29 enero 2022 04:56

CHG aprueba reducir un 15% las dotaciones para uso doméstico e industrial en la masa de Mancha Occidental I y II

el corte ingles

La Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) ha aprobado mantener las dotaciones acordadas durante la campaña 2021 en las Masas de agua Mancha Occidental I y II, autorizando 1.800 m3/ha para cultivos herbáceos y de 1.350 m3/ha para cultivos leñosos. No obstante, se recomienda reducir las dotaciones de abastecimiento, domésticos y los usos industriales y ganaderos en un 15%.

Este es una de las dotaciones aprobados por la Junta de Gobierno, que ha autorizado los regímenes de extracciones para 2022 de las nueve masas de agua subterránea en riesgo cuantitativo de toda la cuenca, una vez analizadas las propuestas elevadas por las distintas juntas de explotación y escuchadas las opiniones de los miembros.

Según ha informado en nota de prensa el organismo de cuenca, tras su debate se ha aprobado, para el año 2022, el Plan de Extracciones de las Masas de Agua Subterránea de Lillo Quintanar, Sierra de Altomira, Mancha Occidental I, Mancha Occidental II, Consuegra-Villacañas, Rus- Valdelobos, Campo de Montiel, Campo de Calatrava y Tierra de Barros.

Respecto a las Masas de agua Rus-Valdelobos y Campo de Calatrava, se ha aprobado una dotación de 1.900 m3/ha para cultivos herbáceos y de 1.400 m3/ha para cultivos leñosos, y se recomienda reducir las dotaciones de abastecimiento, domésticos y los usos industriales y ganaderos en un 15% para Rus Valdelobos y en un 10% para Campo de Calatrava.

En el caso de las Masas de agua Consuegra-Villacañas y Lillo-Quintanar, se ha autorizado una dotación de 2.100 m3/ha para cultivos herbáceos y de 1.400 m3/ha para cultivos leñosos y se recomienda reducir las dotaciones de abastecimiento, domésticos y los usos industriales y ganaderos en un 10%.

Mientras, para las masas de agua Sierra de Altomira se ha aprobado una dotación de 2.400 m3/ha para cultivos herbáceos y de 1.500 m3/ha para cultivos leñosos.

Para la masa de agua Campo de Montiel, ante la situación de descenso piezométrico y para lograr el objetivo de no afección a las relaciones río-acuífero y a las descargas de manantiales, ha propuesto que el volumen global de extracción autorizado para toda la masa sea de 8.74 hm3 en cómputo anual, con volumen máximo de extracción entre junio y septiembre de 5.74 hm3, que representa un 66 % sobre el total anual.

En el caso, de la masa de agua Tierra de Barros se va a aprobar una dotación de 3.500 m3/ha para cultivos herbáceos y de 1.500 m3/ha para cultivos leñosos, y se recomienda reducir las dotaciones de abastecimiento, domésticos y los usos industriales y ganaderos en un 10%.

Asimismo, los regímenes anuales de extracciones aprobados incluyen en los casos de las masas situadas en unidades territoriales de escasez en escenario de alerta o emergencia (Gigüela-Záncara y Mancha Occidental, Tierra de Barros) que, si de acuerdo al indicador de escasez se revierte la situación de alerta/emergencia a prealerta, la CHG levantaría las restricciones.