martes, 25 enero 2022 22:00

Montero critica que Casado «utilice el Congreso de forma poco adecuada»

el corte ingles

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, ha reprochado al líder del PP, Pablo Casado, su modo de hacer política en el Congreso lamentando que lo utilice «de forma poco adecuada». Así, ha criticado que «llevan desde que llegó Pedro Sánchez a La Moncloa practicando política de tierra quemada, intentando obstaculizar el camino del Gobierno, hablando mal de España en Europa e intentando que no vengan los fondos europeos».

Durante su intervención en el XIV Congreso Provincial del PSOE de Cádiz, en el que ha participado junto al líder del PSOE-A, Juan Espadas, Montero ha reconocido que «se puede y se tiene que hacer oposición, se tiene que discrepar», aunque ha añadido que «nunca uno puede anteponer los intereses personales a los de un país, y los intereses de este país pasan por la colaboración de todos».

Al inicio de su discurso, Montero ha repudiado el último crimen de «violencia machista» ocurrido el pasado viernes en Liaño y por el que Eva, una mujer de 41 años, perdió la vida a manos, presuntamente, de su expareja. «Desde el Congreso de Cádiz le queremos decir a todas las mujeres del mundo: ni una víctima más, ni una mujer más muerta, denigrada, despreciada o asesinada por el simple hecho de haber nacido mujer», ha proclamado.

Además, ha agradecido a todos los compañeros, «hombres del partido», que «estén acompañando esta lucha feminista que está protagonizando el PSOE», al tiempo que ha defendido al Gobierno por «todas las leyes, todas las medidas, el pacto contra la violencia de género, la ley del sí es sí, próximamente también las leyes que pelean contra la trata y, en definitiva, todo aquello que impide que se pueda estar en igualdad y participar de la vida pública, política, económica, educativa o sanitaria en igualdad de condiciones pero, sobre todo, preservar la integridad física, la vida y la psicología de tantas mujeres que, de forma anónima, siguen aguantando lo que no se tiene que aguantar».

Por otra parte, ha celebrado que el pasado viernes «se consiguió un acuerdo con el sector del transporte, imprescindible durante los momentos de pandemia, que ha permitido acercar los bienes y las materias primas, que ha sufrido muchísimo con motivo de la falta de movilidad, que ha visto perjudicar las relaciones laborales durante todo este tiempo», reiterando su agradecimiento «al conjunto de los que han participado», así como a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, porque «se ha desconvocado la huelga y se puede decir que hay acuerdo en el sector».

Por otro lado, la ministra de Hacienda ha defendido que su Gobierno, «frente a los que practican permanentemente la exclusión, la intolerancia y el desprecio al que no piensa igual» es «un Gobierno que dialoga, que escucha, que busca consenso y que intenta que todos sean partícipes de la vida política».

En este sentido, ha destacado a aquellos «que han formado parte del diálogo social, empresarios y sindicatos, porque sin ellos no habría sido posible transitar una pandemia en la que se ha conservado, en la medida de las posibilidades, el empleo; en la que se han posibilitado prestaciones a aquellas personas que se les agotaba el desempleo; los autónomos, que no tenían derecho a prestaciones; la regulación de los riders; la capacidad de poner en marcha los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que ha tenido hasta tres millones y medio de personas; el acuerdo en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y todos los acuerdos que permiten saber a la clase trabajadora que está en buenas manos porque las tres organizaciones han dado una lección de patriotismo».

Asimismo, Montero ha recordado que «se está aquí para hacer política útil que permita que la gente mejore sus condiciones de vida: independencia, sanidad, Formación Profesional, condiciones laborales, oportunidades al emprendimiento…».

Por ello, ha criticado a quellos que «a la instituciones hacen un flaco favor cuando lo que se desarrolla en ellas no es la alegría de la política como instrumento de cambiar la vida, sino que es el insulto, el improperio o la mentira» y ha apuntado que «frente a esa forma de crispación, el Gobierno socialista» busca «respuesta a problemas que pueden surgir, en el cambio climático, en la transición digital, en la modernización de las relaciones laborales…». «En definitiva, practicar una política para que los ciudadanos se sientan orgullosos de sus servidores públicos y para que no desprecien aquello que es útil para cambiar la vida», ha reseñado.

De hecho, según la ministra, «el alejamiento de la política se produce cuando ven que en el Congreso de los Diputados, en el Ayuntamiento, en la Diputación o en la Junta de Andalucía andan los políticos, parece, a sus cosas, en vez de a la política y, por tanto, se produce un desapego». «Eso es lo que quieren los que tienen el poder económico y la riqueza y la capacidad de mantener su status quo y, por tanto, son una amenaza para que se ejerza la democracia pura y auténtica, la que emana del Pueblo», ha asegurado.

En esta línea, Montero ha explicado que «frente a una política que ha sacado a España de las crisis con recortes, con precariedad en las relaciones laborales, con devaluación salarial, con cierre de empresas y falta de solvencia en el tejido productivo», se encuentra «el modelo del Gobierno progresista: un modelo que se ha demostrado, a pesar de la opinión de tantos, que ha permitido una subida histórica en el SMI».

«Cómo no va a poder salir este Gobierno de esta situación de crisis mejorando aquello que nunca tuvo que ocurrir, que fue que, a costa de los salarios de los que menos tienen, se tuvo que sortear las dificultades de la crisis anterior; o con la capacidad, y se va a conseguir, de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, habiendo superado la reforma laboral del PP y que permita que este sea un país decente, que sea capaz de compatibilizar crecimiento con bienestar y que no haga crecer la productividad a costa de la devaluación de las condiciones salariales o laborales de los trabajadores», ha defendido la ministra de Hacienda.

Por otro lado, ha recordado que, tras la pandemia, la sociedad «es más consciente de la vulnerabilidad» y, por tanto, «más consciente del valor de lo público». «Hasta aquí nos ha traído lo público» porque «gracias a la aportación de todos, a la fiscalidad y a tener las orejas bien puestas para escuchar lo que la gente dice se ha desplegado todo un escudo social, un conjunto de medidas que ha permitido no sólo resistir, sino estar en condiciones adecuadas para dar el salto de gigante que necesita España, Andalucía y Cádiz», ha aseverado la ministra durante su discurso.

De hecho, Montero se ha enorgullecido de que «en las dos últimas semanas se han concretado muchos de los derechos comprometidos con los ciudadanos y que permiten que España sea mejor sociedad» y que «son derechos tan importantes como aquel que, desde ya en España, las personas mueran con la misma dignidad que han vivido, eligiendo cómo y de qué manera y sin tener que sufrir innecesariamente, con una ley de eutanasia que pone a España a la vanguardia de los derechos sanitarios en Europa».

Además, ha defendido la ley de Formación Profesional, aprobada el pasado viernes en el Congreso «para que miles de jóvenes vean en la FP el culmen de sus expectativas, para que se honre, porque en España, de forma torpe y poco inteligente, parecía que la FP tenía que ser la cenicienta y que aquel que estudiaba FP parecía que no podía estudiar otra cosa». «Esta ley dignifica todas esas profesiones, porque se necesitan muchas titulaciones que demandan las empresas y que vienen de la mano de la FP», ha indicado Montero antes de asegurar que «el Gobierno está impulsando un antes y un después de la FP de este país con la esperanza de emplear a miles de jóvenes, que tienen que ser la principal preocupación de cara al futuro».