martes, 18 enero 2022 21:45

Vox fuerza la ruptura con Almeida y arranca una campaña para dividir al electorado del PP

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ya tiene sus cuentas cerradas gracias a los concejales carmenistas. El problema es que este idilio entre los ediles escindidos de Más Madrid y el regidor de la capital ha empujado a Vox a agudizar su estrategia para aislar a los moderados del Partido Popular. Desde el minuto uno, el líder de Vox en Madrid Javier Ortega Smith ha forzado la maquinaria para dejar claro que no pactarían con Almeida porque «traicionó» a sus votantes con promesas como la de derogar Madrid Central. Ahora que el alcalde se ha echado en brazos de los ediles carmenistas, Vox ha puesto en marcha toda la maquinaria propagandística para vender a los suyos que ellos son la verdadera derecha y sobretodo para partir el PP por la mitad. La idea es dividir a la derecha para sacar beneficio de la ruptura; algo que ya llevan tiempo fomentando.

En el Partido Popular aseguran tener meridianamente claro que Vox quiere dividir su partido. La idea inicial es mostrarse propensos a llegar a pactos con el ala liberal del PP y bloquear los acuerdos con los moderados. Almeida, por supuesto, es considerado como moderado por parte de Vox, por lo que el hecho de que no se haya sentado Ortega Smith con el alcalde para negociar las cuentas deja claro que era un síntoma de esta etiqueta. Lo que cuentan fuentes de Vo y confirman desde el PP es que el partido de extrema derecha ha arrancado una campaña interesada que busca dividir fuerzas en el Partido Popular. La idea es debilitar el electorado que vota azul para así sacar beneficio. Ya sea porque rascan un puñado de votos o porque la ley electoral perjudica la división.

Ahora, Vox ha conseguido enseñar el único camino posible a Almeida y el alcalde ha tomado la dirección que Ortega Smith le ha enseñado. Con la negativa de Vox, al regidor del PP tan solo le ha quedado la opción de pactar con los concejales carmenistas a cambio de que le aprueben las cuentas y, con ellas, se dé continuidad a su legislatura. Conseguido el primer objetivo claramente forzado por Vox, ahora el partido de extrema derecha ha pasado al segundo: asociar a Almeida con la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena y así fomentar la discordia entre su electorado.

El balance que hacen en Vox es sencillo. Según cuentan fuentes cercanas al partido en el Ayuntamiento de Madrid, muchos entienden que si Almeida ganó las elecciones fue en parte por el eslogan de acabar con Madrid Central. En Vox entienden que buena parte del electorado del PP en la capital apostaba precisamente por una alcaldía que se diferenciara de la de Manuela Carmena. Es más, hay fuentes del partido que entienden que Almeida se convirtió en el «voto útil» de todo madrileño o madrileña que quisiera deshacerse de Carmena de una vez por todas. Recuperando esa teoría que aún está muy latente en Vox, la idea que tiene el partido de Santiago Abascal es la de, precisamente, robar los votos del alcalde asociándole a Carmena.

La campaña no ha hecho más que empezar, pero Vox espera que se prolongue a lo largo y ancho de 2022. Con las cuentas aprobadas, habrá Almeida y Villacís hasta el final de la legislatura, es decir, mayo de 2023. Y dicho esto, lo que queda de legislatura será un infierno para Almeida porque Vox no dejará de comparar al alcalde con Carmena, algo con lo que ya cuentan desde el Partido Popular, tal y como cuentan fuentes de la formación a MONCLOA.com.

En el PP celebran este acuerdo porque es «muy bueno» para la ciudad

En el PP celebran este acuerdo porque es «muy bueno» para la ciudad y para el partido. Son «presupuestos expansivos» que miran por el bien de la capital y entienden que gracias a estas cuentas «habrá PP para rato». Sobre Vox, aseguran que lo único que han hecho es marear la perdiz y provocar con presuntas posibilidades de acuerdo cuando en realidad no es así. Al final, el PP desechó la posibilidad de pactar con Vox porque precisamente aseguraban ser conscientes de que Ortega Smith ya tenía claro que no llegaría a un acuerdo con ellos porque les compensaba más, a sus ojos, un conflicto que un pacto.

La idea de Vox era que si llegaban a un acuerdo con Almeida quien se llevaría las flores sería el alcalde. Para Ortega Smith, tanto PP como Vox luchan por el mismo electorado (al margen de extremos) y era necesario un choque que diferenciara las dos posiciones que hay en la derecha. El hecho de que se mantuviera Madrid Central (por la amenaza de que viniera una multa desde Europa) le dio alas a Vox. Y ahora que hayan pactado con los carmenistas, mejor para la estrategia del partido.

«La comunista carmenista encantada con su nuevo socio de presupuestos: el PP de Almeida. ¡Fraude total a los votantes! Es de no creer», ha asegurado la candidata de Vox a la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, tras conocer el pacto entre Almeida y los concejales díscolos de Más Madrid. «Nosotros siempre lo hemos tenido claro y nunca traicionaremos a los madrileños. #NoAlosCarmeidas», aseguró Ortega Smith.