martes, 18 enero 2022 15:15

El cese del secretario de Estado para la UE enfrenta a la ADE y a UGT

el corte ingles

El cese el pasado 21 de diciembre de Juan González-Barba como secretario de Estado para la UE sigue suscitando debate dos semanas después y ha abierto ahora el enfrentamiento entre la Asociación de Diplomáticos Españoles (ADE) y el sindicato UGT, tras las críticas vertidas por este último contra el diplomático.

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Juan González Barba, procedió a relevar a González-Barba del cargo con la vista puesta en la preparación de la Presidencia de turno de la UE en el segundo semestre de 2023, según explicó él mismo, y nombró como reemplazo a Pascual Navarro, un diplomático con amplia experiencia en temas europeos.

Albares no quiso comentar sin embargo las diferencias que se habrían producido con su ‘número tres’ en las últimas semanas. Según apuntaron algunos medios, uno de los temas de fricción fue el deseo del ministro de ser él quien acompañara al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en las cumbres europeas cuando normalmente es el secretario de Estado para la UE quien lo hace.

Desde Exteriores niegan este extremo y aclaran que en todo caso Albares, como titular del Ministerio tiene plena potestad para acompañar al presidente en sus desplazamientos a Bruselas, algo que ya han hecho en el pasado otros ministros.

La tensión entre Albares y González-Barba llevó finalmente a este a pedir su salida a una embajada europea, opción que fue descartada. Según adelantó el medio especializado The Diplomat in Spain, González-Barba buscó entonces su nombramiento como enviado especial de la ONU para Chipre, para lo cual contaba con el respaldo del Gobierno chipriota y del turco, los dos principales implicados en el contencioso chipriota, así como de Grecia.

Sin embargo, finalmente el Gobierno decidió no proponer su candidatura, lo cual ha generado extrañeza en medios diplomáticos europeos. Desde Exteriores, niegan que González-Barba tuviera los respaldos necesarios, de ahí el que no se le propusiera para el puesto.

Así las cosas, desde UGT se remitió el pasado 30 de diciembre un comunicado a todos los trabajadores del Ministerio de Asuntos Exteriores en el que se cuestionaba la manera de actuar del ya exsecretario de Estado.

En su mensaje, el sindicato ponía el acento en que cuando se producen cambios en el Ministerio algunos altos cargos «suelen creer que ellos son los verdaderos expertos y se comportan como ministros del área».

UGT CRITICA A GONZÁLEZ-BARBA POR SU «DIMISIÓN»

En este sentido, y citando las informaciones aparecidas en la prensa, UGT salió en defensa de que Albares quisiera acompañar a Sánchez en los consejos de la UE, «puesto que es el responsable de toda la política exterior», «decisión que no gustó al mencionado secretario» que terminó «dimitiendo, no sin antes airear tales desencuentros».

Así las cosas, sostuvo que se debe exigir a los altos cargos «el cumplimiento estricto de sus responsabilidades y ser leales con el Gobierno que los nombra y por supuesto con el ministro que los propone, aceptando aquellas directrices que se les requiere y trabajando siempre en beneficio del país».

«Dimitir a un año de la Presidencia europea de modo tan estentóreo no es la mejor muestra de cordura y sensatez, pero reconocemos que hay personas así y que en muchos casos abusan de la buena fe de los superiores que confiaron en ellos», remataba el mensaje de UGT a los trabajadores de Exteriores.

Así las cosas, la ADE, la principal asociación de diplomáticos y que aglutina a buena parte de los miembros de la Carrera Diplomática, ha publicado un comunicado este martes en defensa de González-Barba y su profesionalidad, denunciando el «señalamiento público» en su contra.

LA ADE DEFIENDE SU TRAYECTORIA PROFESIONAL

En este sentido, ha resaltado que es «miembro de la Carrera Diplomática desde hace más de 30 años y cuenta con una trayectoria profesional impecable marcada por su vocación de servicio público» y ha reprochado que con su comunicado UGT ha «atentado contra su buen nombre».

«Las acusaciones vertidas hacia nuestro compañero suponen un señalamiento público que consideramos impropio de una entidad con el recorrido histórico del sindicato que las ha proferido y que entendemos no pueden tener cabida en la Administración General del Estado», ha subrayado la ADE, reprochando igualmente que un mensaje de este tipo se hiciera llegar a todos los empleados de Exteriores con vistas a «desprestigiar a nuestro compañero Juan González-Barba».