viernes, 21 enero 2022 15:24

Un grupo de «justicieros» se abalanzan sobre un ladrón de gambas en pleno Lidl

Empezó el 2022 como acabó 2021, entre otras cosas con vídeos grabados por usuarios que se hacen virales en Twitter. El último ha sido en el aparcamiento de un Lidl en Alicante, donde se ve una imagen de «justicia ciudadana» sin intervención alguna de Policía Nacional ni Local, según constaron. En el vídeo se ve a un grupo de personas rodeando y reteniendo por la fuerza a un supuesto ladrón de una caja de gambas que habría sustraído de la famosa cadena alemana.

En la grabación no se ve en ningún momento al presunto delincuente, que se encuentra en el suelo prácticamente inmovilizado, mientras se intenta zafar de quienes le retienen, suponemos que a la espera de que acudan las FFCCSE. Es una pugna desigual porque son una docena de personas quien impiden la huida del hombre tras sustraer ese artículo alimentario del Lidl.

UNOS HECHOS DE DÍAS ATRÁS EN LIDL

El vídeo se subió a la red este pasado 2 de enero pero los hechos habrían ocurrido días antes, aún en 2021. Al margen de la no intervención policial y del porqué, lo que ha llamado más la atención y ha suscitado el debate y la discusión en Twitter es el hecho en si, tan de película, de un grupo de personas tomándose la justicia por su mano.

Incluso figuras relevantes de la política y de la vida pública han opinado sobre ello. Por ejemplo, Juan Carlos Monedero no tardó en mostrar su indignación ante este hecho acaecido en el aparcamiento de este Lidl de Alicante.

lidl gambas

Había más usuarios que se ponía de parte del supuesto ladrón, con opiniones aplaudidas por los tuiteros como esta que sugería que «si querían ser héroes, bastaba con que uno de todos esos se acercara al Lidl y pagara la caja de gambas y además le comprara un bote de mayonesa. Así de sencillo». El mismo usuario, @batmariozrgthm, que calificaba al grupo justiciero como una «cuadrilla de linchamiento». «Lidl es el único responsable de que no le roben», añadía. 

En cambio otros se posicionaban del lado de esta especie de justicia o acción ciudadana, como @DHollyday7, que señalaba que «son los empleados de Lidl que tendrán que pagar de su bolsillo las gambas cuando hagan el recuento lo que un jetas se quiso llevar por la cara».

«me alegro mucho que la gente se implique y ayude a detener al que delinque. no me da ninguna pena»

Otro tuitero defendió directamente la actuación ciudadana en el aparcamiento de Lidl: “Me alegro mucho que la gente se implique y ayude a detener al que delinque”. “No me da ninguna pena. No ha robado pan, arroz o leche. Ha robado gambas. Muchos españoles hacen sacrificios para pagarse esas gambas o ese cordero en Navidad”, argumentaba.

UNA ACCIÓN CIUDADANA QUE PUEDE COSTAR CARA

Hubo otros tuiteros que hilaron más fino, analizando la escena desde el punto de vista legal y avisando que el delito de hurto es inferior a la «gravedad» de retener a alguien «utilizando la fuerza bruta». 

Y añadía en otro tuit que «Quién debe realizar las detenciones garantizando la seguridad y siguiendo los protocolos democráticos solo pueden ser las fuerzas de seguridad, nadie más. Estos actos han acabado más de un vez con heridas para los «detenidos» o para quienes pretenden hacer de policías sin serlo!».