martes, 25 enero 2022 21:15

Citröen saca de sus casillas a Irene Montero tras un spot en el que enseña a «acosar»

el corte ingles

Las marcas de coches siempre buscan satisfacer las necesidades de sus clientes. La comodidad y las prestaciones que ofrecen los vehículos van evolucionando y adaptándose a los tiempos que corren. Citröen, la firma francesa de automóviles, va un paso más allá e incluso se adapta al nivel de machismo de cada sociedad como ha demostrado con su último anuncio publicitario, que ha sido acusado por normalizar y promocionar el acoso sexual a las mujeres.

El anuncio fue difundido en Egipto a través de la plataforma YouTube el pasado 3 de diciembre como promoción de su vehículo deportivo C4. En él se ve como el conductor, interpretado por la estrella del pop egipcia Amr Diab, toma una fotografía de una joven que pasa por delante del coche gracias a una cámara ubicada en el espejo retrovisor, todo ello sin el consentimiento de la chica. Después se puede observar como la imagen se envía y aparece en el teléfono móvil del cantante. Un coche que parece adaptarse al machismo de la sociedad egipcia.

Esta publicidad ha sido sumamente criticada en redes sociales por promover el acoso a las mujeres y más en un país donde este colectivo sufre dicho tipo de acciones de forma habitual y que se encuentra a la orden del día en el panorama actual egipcio. Tras la polémica suscitada, Citröen se ha visto obligada a «agachar la cabeza» y asumir el despropósito de la publicidad, retirando el anuncio de la plataforma de vídeo y de todos los canales que posee la marca de coches.

Además, han compartido a través de su cuenta de Instagram lo que pretende ser una disculpa, aunque cuesta ver la parte en la que reconocen el error cometido en el anuncio. Así, el texto comienza afirmado que «Citröen se preocupa por todas las comunidades de los países en los que opera y no tolera ninguna forma del acoso». Sin embargo, y lo que peor ha sentado a algunos usuarios de redes sociales, es la parte que aparece a continuación, donde hacen referencia a la cámara ubicada en el retrovisor.

Citröen, muy «comprensiva», explica que han sido informados de que una parte del anuncio ha sido «percibida como inapropiada» y añaden que entienden «la interpretación negativa de esta parte de la película». Unas frases muy criticadas por los espectadores que inciden en que lo que Citröen vende como una medida de seguridad en el video más bien parece una herramienta para acosadores.

LA SITUACIÓN DE LAS MUJERES EN EGIPTO

Los derechos de las mujeres en Egipto son escasos y si hablamos sobre acoso sexual a este género la situación se agrava considerablemente, ya es que se trata de una cultura muy arraigada en los valores machistas. El acoso sexual en Egipto es un problema muy grave y generalizado, tanto es así que se trata del segundo peor país del mundo, solo por detrás de Afganistán, según el Fondo de Población de Unión Europea (UNFPA, por sus siglas en inglés).

Además, un estudio realizado por la ONU Mujeres en el año 2013 reveló que más del 99,3 por ciento de las niñas y mujeres encuestadas afirmaron haber sufrido alguna forma de acoso sexual a lo largo de su vida. Entre las preguntadas, el 82,6 por ciento aseguraron que no se sentían seguras en la calle, y el 86,5 por ciento tampoco se sentía protegida respecto a la seguridad en el transporte público. Unos números que recrudecen todavía más el anuncio de Citröen.

Con el fin de atajar esta situación, en el año 2014 vio la luz una nueva ley que por primera vez en la historia penalizaba el acoso sexual en Egipto e incluía todo tipo de acoso: verbal, físico, conductual, telefónico y en línea. La norma también recogía que estas acciones podían ser castigadas con penas de prisión de 6 meses a 5 años y con multas.

Asimismo, en el año 2020 el Parlamento egipcio aprobó una enmienda a dicha ley con el fin de tipificar los delitos sexuales para salvaguardar la identidad de las víctimas de acoso y violación. Una medida tiene por objetivo proteger la reputación de la víctima no desvelando su identidad para animarla a que denuncie los abusos y la violencia sufridos sin miedo a represalias.

A pesar de que con el paso de los año la sociedad egipcia ha ido avanzado, todavía está muy lejos de contar con las medidas que necesarias para proteger a la población femenina contra el machismo y el acoso sexual. Los pasos que desde el parlamento están dando son muy pequeños si se comparan con las cifras antes mencionadas. Por eso, no se entiende que una empresa como Citröen, que cuenta con sede en otras partes del mundo más avanzadas en esta materia, haya permitido la realización de este anuncio que nada favorece, al contrario, perjudica el avance de las leyes para atajar este tipo de acciones.