miércoles, 26 enero 2022 19:22

Los últimos mohicanos de Ciudadanos que se resisten a ser absorbidos por el PP

La diputada y exportavoz de Ciudadanos en la Junta General del Principado de Asturias, Laura Pérez Macho, ha presentado su dimisión ante la Mesa de la Cámara debido a las discrepancias con la dirección del partido en Asturias durante los últimos meses. A esta situación se une el proceso, según Pérez Macho, de «ataque y destrucción» contra la formación naranja que está llevando a cabo Francisco Hervías. Y es que no, no todos los políticos de Ciudadanos ven su futuro vestidos de azul y plantan cara ante la posibilidad de absorción del partido por el PP.

La política, a través de un comunicado, ha recordado que en los últimos meses se ha llevado a cabo una serie de permanentes cambios de organización, de los cuales ha salido perjudicada como con su relegación como por portavoz del Grupo y de diversas comisiones que le eran propias. Además, destaca que estas variaciones se han saldado también con la «imposibilidad material» para ella «de intervenir o actuar con capacidad política y parlamentaria en los órganos de la Cámara».

Por otra parte, lamenta no haber recibido hasta el momento respuesta sobre sus peticiones de amparo formuladas ante el Comité de Garantías de Ciudadanos. Este órgano que se encarga de velar por el funcionamiento democrático y transparente del partido y de actuar como garante de los derechos de los afiliados. Las solicitudes a este medio fueron emitidas por el «trato discriminatorio y de señalamiento» que Pérez Macho ha vivido durante los últimos meses debido a su condición de diputada.

Las diferencias con la dirección del partido en Asturias no son los únicos motivos de esta decisión. El partido dirigido por Inés Arrimadas lleva tiempo luchando por mantenerse a flote, las perspectivas de hundimiento son cada vez mayores y sus integrantes lo saben. Muchos de los políticos de la formación naranja han decidido saltar del barco y buscar alternativas. Y una buena solución la han encontrado en el grupo «amigo», el Partido Popular, donde algunos los chaqueteros de Ciudadanos han buscado cobijo para poder continuar su carrera política.

Sin embargo, no todos opinan igual. Muchos son los resisten y defenderán al grupo de Arrimadas hasta el final de sus días o por lo menos lucharán para que el arca del PP no continúe creciendo mediante su absorción. Así, el pasado 24 de octubre, Laura Pérez Macho junto al también diputado Armando Fernández Bartolomé difundieron un comunicado donde alertaban de una operación para integrar a la formación naranja en el PP. Detrás de esta maniobra se encontraba el ex secretario de Organización, Francisco Hervías.

Los diputados denunciaban en dicho texto que Hervías tiene como principal misión para los próximos meses, «bajo el amparo del Partido Popular, destruir un partido político, evitar que se presenten listas en 2023 y colocar al mayor número posible de amigos en contrapartida a semejantes servicios».

Además, criticaban que «el autoproclamado desmantelador» de Ciudadanos se personara frente a la Junta General para asesorar a la dirección del PP sobre cómo absorber a la formación naranja. Una situación que consideran intolerable y más aún dado que la Dirección del partido en Asturias permaneció «inoperante, pasiva o tratando de hacer ver que todo fue la natural reunión de excompañeros que se visitan».

LOS CHAQUETEROS DE CIUDADANOS

Sin embargo, mucho ven con buenos ojos lo de unirse al grupo dirigido por Pablo Casado. Los comicios de Madrid del pasado año fueron el pistoletazo de salida para la desbancada de los políticos de Ciudadanos hacía el lado de los azules, algunos incluso consiguieron relegación a nombres míticos del PP. Un buen ejemplo de ello fue Toni Cantó, quien hizo las maletas y puso rumbo de Valencia a la capital rápidamente para aunar fuerzas con la líder del PP de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Finalmente, el actor no pudo entrar en la lista, pero sí consiguió que la presidente creara para él la Oficina del Español. Otros nombres destacados entre los tránsfugas de Ciudadanos son Sergio Brabezo Carballo y Marta Marbán de Frutos, ambos con el mismo objetivo: entrar en las listas del PP de para las pasadas elecciones de la región.

Los comicios parecen el momento favorito de los de Ciudadanos para realizar movimientos y cambiar de colores y los próximos de Castilla y León no iban a ser menos. La llamada a las urnas se producirá el 13 de febrero, mientras tanto los partidos han comenzado a organizarse y a realizar llamadas para formar sus listas. Los chaqueteros de Ciudadanos han empezado a poner «ojitos» a Mañueco para que les incluya en las listas del PP. Se trata de veinte altos cargos continúan trabajando bajo las órdenes de grupo popular.

Las arcas del PP siguen creciendo gracias a la absorción y a los tránsfugas de otros partidos, en especial Ciudadanos. Sin embargo, todavía quedan algunos que se plantan y alzan la voz para defender sus colores con uñas y dientes, como es el caso de los diputados de Ciudadanos Asturias: Laura Pérez Macho y Armando Fernández Bartolomé.