domingo, 23 enero 2022 04:30

Casado exige a Sánchez el cese de Garzón

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha exigido este sábado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que cese al ministro de Consumo, Alberto Garzón, por sus «ataques» a los agricultores y ganaderos, a quienes «los ministros quitan el sueño».

«Pido una rectificación, una disculpa, que se asuman responsabilidades», ha demandado Casado en una intervención en la clausura de la Intermunicipal del PP de Castilla y León que ha realizado de forma telemática por su positivo en Covid-19, mientras espera volver esta semana al trabajo presencial tras hacerse una nueva prueba el lunes.

El líder del PP ha avisado al presidente del Ejecutivo que «si no puede» cesar al titular de Consumo, «tendrá que asumir su responsabilidad de que no es capaz de cambiar su Gobierno porque depende de los partidos radicales».

Casado ha insistido en sus críticas al ministro por sus declaraciones a ‘The Guardian’ y ha lamentado que éstas han sido «lo último» en los «ataques» del Ejecutivo al sector ganadero y agricultor, a quien, ha indicado, también se le ha «insultado» y se les deja «abandonados frente al lobo».

«Para quien no lo sepa, para aquellos urbanitas que piensan que las salchichas las deberían imprimir en impresoras 3D, la ganadería en España da trabajo indirectamente a dos millones de personas, supone 15.000 millones de euros de producción y 9.000 millones de euros en exportaciones, esas que se ponen en riesgo diciendo en ‘The Guardian’ que las granjas en España maltratan animales y exportan carne de mala calidad», ha dicho el presidente del PP, en declaraciones.

Asimismo, ha reivindicado la carne española como «la mejor del mundo», al tiempo que ha expresado que el Gobierno «ya no sabe ni diferenciar entre jamón serrano e ibérico». «A los agricultores y ganaderos los ministros de Pedro Sánchez le quitan el sueño. No hay derecho a que se les estigmatice nivel internacional», ha agregado.

BALANCE DE «MENTIRAS»

Por otro lado, Casado se ha referido al balance realizado esta semana por Sánchez por los dos años de Gobierno de coalición y lo ha calificado como «malo» por las «mentiras», «incompetencia» y «arrogancia».

Esto se ve, a su juicio, en el «pacto» con Bildu cuando «juró y perjuró que no iba a pactar» con la formación y ahora «lo ha hecho para todo». «Decía que jamás daría indultos para presos independentistas y vaya si los ha dado (…), decía que no podría conciliar el sueño si pactara con podemos, y ha pactado con alguna contrarreforma como la laboral y la energética al mandato del pacto de Gobierno con Podemos», ha desgranado.

«Por tanto, no puede hablar de cumplir porque ha incumplido todo lo que prometido cuando fue a las urnas, y porque en democracia son urnas las que ponen el Gobierno y no los pactos en contra de lo prometido», ha apostillado.

Para Casado, el balance también ha marcado la «incompetencia» de Sánchez porque mientras él «prometía que España sería líder en la recuperación» de la pandemia, «los organismos internacionales ya están diciendo que España es el país del mundo desarrollado que mas afectado y que más va a tardar en recuperarse», y «el FMI dice que a partir de este mes de enero España es el ultimo país en materia de empleo».

También se ha referido al precio de la luz, que se ha pagado «hasta un 21% más de media» cuando se había prometido que «se iba a pagar menos». «¿Qué tenemos que hacer? ¿aplaudir? Han mentido y nos han engañado», ha añadido, para lamentar también que el Ejecutivo diga que «no» a apostar por la energía nuclear y el gas a pesar de que lo proponga Europa.

Por otra parte, Casado ha afeado la «arrogancia» que se ha «visto» en la gestión de la crisis de la Covid-19 en la que, a su juicio, se ha «dejado abandonadas» a las CCAA en la sexta ola, en lugar de aceptar una reforma legal propuesta por el PP.

Igualmente, ha denunciado que ahora los fondos europeos se están «utilizando como subasta para favorecer a CCAA y alcaldes socialistas» y para «perjudicar a las CCAA y municipios del PP en los que ya ni siquiera tienen la esperanza de ganar».

Ante todo ello, ha subrayado que el Gobierno tiene enfrente al PP como una oposición «firme, responsable y llena de alternativas». En esta línea, ha rechazado que su formación solo se dedique a «criticar» y ha «recetado» al Gobierno que escuche el discurso de la Convención del PP en Valencia, en la que, ha asegurado, se trasladaron 50 propuestas legislativas «concretas» que el Ejecutivo «ha rechazado».

REFORMA LABORAL

En este contexto, el líder del PP ha incidido en que en una propuesta planteada a Sánchez el pasado junio se encontraba una reforma laboral alternativa a la nueva acordada por el Gobierno, para la que, ha manifestado, «Sánchez no habló con la oposición».

«Hace lo que le da la gana. Deroga lo que hizo la oposición y luego la hace responsable de que no apoyar lo que ha derogado porque le ha dado la gana. Es muy curioso, lleva haciéndolo tres años», ha censurado, para lamentar que en los nueve meses de negociación de la reforma el Ejecutivo «no ha levantado el teléfono».

«Ya sabemos que la izquierda ha vuelto a mentir: que dijo que iba a derogar la reforma laboral del PP y que al final por las presiones de Bruselas se ha quedado a medias. Pero la pregunta es, ¿Si solo derogan un 10 por ciento de nuestra reforma, tenemos que apoyar la derogación», ha cuestionado, para defender así el rechazo del PP a la reforma.

Y es que Casado considera que la reforma se hace «en el peor momento» ya que lo que «hace falta» es «más flexibilidad» porque España «lidera las cifras de paro» y se debe «ampliar la reforma del PP». «No pueden contar con nosotros», ha sentenciado.

Asimismo, ha defendido una reforma basada en la «mochila austriaca» que, ha señalado, «daría flexibilidad, emplearía a miles de jóvenes y mujeres, aliviaría el coste de las prestaciones publicas por desempleo y el coste del sistema público de pensiones.

Por último, Casado ha arremetido contra el Gobierno por «vender un acuerdo» de la PAC «cuando lo que se ha hecho es trasladar una propuesta sin consenso de las CCAA», y ha condenado el plan contra la despoblación al considerar que no se puede hablar de esta problemática mientras «se quieren cargar la ganadería, la caza y los servicios públicos».