viernes, 28 enero 2022 03:12

Naiara Zamarreño valora los «pasos» de la IA, pero pide que sean «más firmes» ante los ‘ongi etorri’

el corte ingles

Naiara Zamarreño, hija del concejal del PP asesinado por ETA Manuel Zamarreño, ha valorado los «pasos» de la izquierda abertzale respecto a las víctimas de ETA pero les ha pedido que sean «más firmes» ante los ‘ongi etorri’. «Cuando veo esos recibimiento, duele», ha dicho.

Además, en el mismo debate, junto a otro tipo de víctimas, la hija de Juan Carlos García Goena, asesinado por los GAL, ha asegurado que «todas son iguales» y ha pedido «un reconocimiento, para poder avanzar».

Sare ha organizado, durante la mañana de este sábado, una serie de actos en el Palacio Euskalduna de Bilbao, previos a las manifestaciones que esta tarde reclamarán el «fin de la política de excepción para los presos de ETA», que ha incluido una mesa redonda con víctimas de ETA, de los GAL y de la lucha contraterrorista.

En ella han participado Rosa Lluch, hija del exministro socialista Ernest Lluch; Naiara Zamarreño, hija del concejal del PP asesinado por ETA en Rentería Manuel Zamarreño; Robert Manrique, víctima del atentado de Hipercor de ETA en Barcelona; Maider García, hija de Juan Carlos García Goena, asesinado por los GAL en Hendaya (Francia), e Idoia Zabalza, hermana de Mikel Zabalza, muerto cuando se encontraba detenido por la Guardia Civil en la Comandancia de San Sebastián.

Naiara Zamarreño considera que ETA «está en la agenda pública porque solo hace 10 años que anunció el cese definitivo». «La mayoría hemos sufrido las consecuencias de lo que ha supuesto ETA en el pasado en nuestras vidas, y eso va a seguir para siempre dentro de 10, dentro de 20, dentro de 30 años», ha manifestado.

Para la hija de Zamarreño, es necesario que se siga hablando de ETA «de una forma positiva, de cara a solucionar las problemáticas y sanar las heridas de todas las víctimas».

También cree que el hecho de que se mantenga el presenta al hablar de ETA «podría deberse al uso que hacen los políticos de todo ese tema». «Y eso es algo que igual tenemos que seguir trabajando para que no esté tanto en las instituciones , con objetivos políticos, sino para que realmente se sanen las heridas», ha indicado.

Naiara Zamarreño también ha sido crítica con la instrumentalización de las víctimas» y ha pedido «terminar ya con ese discurso político, el que se utiliza a las víctimas, sobre todo a las víctimas de ETA, durante tantos años».

Además, ha apelado a «la necesidad de bondad» y ha apuntado que, por esa razón no hace «distinción». «Hay que querer sanar heridas, querer avanzar. Tenemos que querer hacerlo, y no solo valen las palabras», ha dicho.

En este sentido, ha puesto «en valor» los pasos de la izquierda abertzale «en los que hace referencia al dolor de las víctimas». «Se está haciendo un camino, pero, cuando veo esos recibimientos a presos o expresos, etarras, terroristas, eso duele».

«Deberían ser más firmes, porque son sus votantes los que están haciendo esos recibimientos. Insisto, es un gran paso adelante, pero creo que en favor de la convivencia queda por hacer, por parte de la IA», ha reiterado.

Además, ha confesado que le gustaría «cerrar el círculo» y que «se esclareciera el asesinato» de su padre. Por ello, cree que los presos y expresos «pueden colaborar de alguna manera» porque «ayudará a sanar las heridas de muchas víctimas». «Exigiría el esclarecimiento de los casi 300 casos que hay todavía», ha reclamado.

LLUCH

Por su parte, Rosa Lluch, hija del político socialista asesinado por ETA, ha asegurado que no comparte el discurso «que parece mayoritario entre las víctimas de ETA». Tras emplazar a conocer lo que «de verdad piensan las víctimas de ETA y no las organizaciones», ha asegurado que lo que comparten es «el cansancio absoluto por la utilización abusiva y casi pornográfica» de su dolor. «En cuanto hay algún tipo de disputa en el Estado, van de un lado a otro del hemiciclo, partidos políticos que hablan en nuestro nombre y no nos dicen qué sentimos».

Además, ha advertido de que, pese a la creencia «generalizada» de que «existe un apoyo muy fuerte del Estado español» a las víctimas, «la mayoría no lo ha notado nunca». Además, ha valorado el «paso adelante» de EH Bildu «reconociendo que este dolor no se debía haber producido». «Nos gustaría que nos dejaran tranquilos con este dolor. Este dolor es el mismo» en todo tipo de víctimas, ha apuntado. Por otra parte, ha reclamado «la condena a cualquier tipo de violencia», que sería un punto bueno para empezar.

Robert Manrique, que ha intervenido de forma telemática, ha admitido que «aún se habla en presente» de ETA en «muchos sectores». «El dolor está, los atentados está, luego es cuestión de cada cual cómo poder vivir. Me consta que muchas víctimas tenemos un objetivo común de seguir trabajando para que nadie más sufra», ha dicho.

Si para ello, ha añadido. «Hay que aceptar cuestiones legales, pues las aceptamos». «El objetivo máximo es que nadie más pase por lo mismo que nosotros, y para ello entendemos que queda trabajo por hacer», ha apuntado.

A su juicio, para avanzar hacia la convivencia es preciso «el reconocimiento del daño causado, independientemente del grupo que sea», ETA, GAL…» y «vital» que se esclarezcan los crímenes sin resolver.

En su opinión, «una de las problemáticas que se genera es el uso partidista del dolor ajeno» por lo que no se debe «reconocer a unas víctimas y a otras no».

VÍCTIMA DEL GAL

Maider García, por su parte, ha dicho tener la sensación de que se quieren «pasar las páginas demasiado rápido», cuando queda «la gran labor de la convivencia y sanar las heridas». «En ese aspecto, creo que nos estamos saltando muchísimos pasos y muchísimas páginas», especialmente a «las víctimas del Estado». «Somos las grandes olvidadas y para crear una convivencia, no nos podemos saltar esa página», ha dicho.

Ha reivindicado que «todas las víctimas somos iguales» porque «el sufrimiento es el mismo en todas». «Cada uno lo ha podido llevar a su manera, pero hemos sufrido todas por igual», ha apuntado.

A su juicio, las víctimas necesitan «un reconocimiento». «Las víctimas del GAL no tenemos ni reconocimiento, ni justicia, ni memoria. No tenemos nada. Necesito ese reconocimiento para poder avanzar, no tenemos nada», ha señalado.

ZABALZA

Idoia Zabalza considera que hay realidades que «no han terminado de aflorar» pese a que se haya «abierto el ostracismo» sobre casos como el de su hermano Mikel.

Además, ha reivindicado «verdad, justicia y reparación» y, se ha mostrado convencida de que, en la práctica, en su caso «no tienen la verdad».

Las víctimas participantes en el debate han destacado la «labor intensa», aunque muchas veces discreta, desde la sociedad que se está desarrollando para «avanzar». Maider García y Naiara Zamarreño han destacado por su parte la importancia de trasladar la experiencia a las aulas para «no tropezar en la misma piedra».

PRESOS

Respecto a la reclamación de derechos para los presos de ETA, Robert ha dicho no tener «ningún inconveniente», si «la normativa permite el acercamiento de los delincuentes terroristas a su sitio de origen», mientras Maider García ha afirmado que «los presos también tiene unos derechos».

Naiara Zamarreño ha defendido la progresión de grados «cuando hayan cumplido los requisitos de buen comportamiento», aunque ha reclamado la condena de sus crímenes. También Rosa Lluch cree que se debe aplicar a los presos lo que dictan las normas «sin cambiarlas a media partida» e Idoia Zabalza cree que «la justicia siempre ayudará a seguir adelante».