miércoles, 26 enero 2022 19:48

Barcelona supera los límites de contaminación recomendados por la OMS

Barcelona supera los nuevos límites de referencia establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por encima de los cuales se considera que la contaminación tiene un impacto sobre la salud, según el informe ‘Anuari de la contaminació de Barcelona 2021’, impulsado por la Fundació Ent.

El documento detalla que, aunque los niveles de contaminación medios anuales en todas las estaciones de medida de la ciudad se han mantenido por segundo año consecutivo por debajo de los umbrales máximos legales, se encuentran «claramente por encima» de los niveles considerados como seguros por la OMS.

Concretamente, los valores medios medidos en las estaciones de tráfico han sido un 344% superiores a los niveles de referencia en el caso del NO2, un 300% superiores en el caso de las PM2,5 y un 158% en el caso de las PM10.

La tendencia es en general de crecimiento respecto a los niveles de 2020 sin llegar a los valores prepandémicos: los niveles de contaminación de NO2 y PM10 en las estaciones de tráfico urbano ha subido un 2,4% y un 4% respectivamente, mientras que en las estaciones de fondo urbano ha disminuido un 6,3% para el NO2 y ha aumentado un 11% para las PM10.

Según recoge el anuario, en la segunda parte del año los niveles de contaminación han aumentado significativamente: en la estación del Eixample el NO2 en los últimos tres meses ha vuelto a superar «claramente» los niveles máximos anuales establecidos en el marco legal, por lo que el informe considera que hay un riesgo significativo de incumplimiento legislativo en 2022.

El documento también destaca que la Covid ha provocado una crisis de confianza en el transporte público, ya que su uso continuaba a finales de año un 20% por debajo de los valores previos a la pandemia, mientras que los niveles de transporte privado eran similares a los del 2019.

Asimismo, resalta que el 2021 ha acabado sin planes de acción contra la contaminación atmosférica en vigor ni por parte del Ayuntamiento de Barcelona ni por parte de la Generalitat y recuerda que ambos finalizaron en 2020.