viernes, 28 enero 2022 03:03

¿Cómo destruyen la vida las adicciones?

Tal como demuestran los datos del Ministerio de Sanidad, desde 1995 el consumo de cannabis, alucinógenos, cocaína y alcohol ha aumentado de manera considerable entre la población de entre 15 y 64 años. Así, el consumo de drogas se dispara en España y crece a pasos agigantados año tras año.

Debido a la pandemia, el consumo de drogas se redujo, sin embargo, cuando se relajaron las medidas de confinamiento, esta reducción se desvaneció.

Cannabis, cocaína, MDMA, entre otras, son las sustancias las más consumidas en España durante este último año. Sin embargo, pese a toda la información que se comparte acerca de la peligrosidad del consumo de estupefacientes, los datos hablan por sí solos: hasta 5.700 muertes por sobredosis en Europa.

Impasse Adicciones: la ayuda que las personas necesitan

El consumo y abuso de estupefacientes supone diversos riesgos para la salud, y hasta en repetidas ocasiones la muerte. Entre las peores consecuencias para la salud, la drogadicción produce graves daños cerebrales irreversibles, así como problemas de salud mental.

Un dato parece brillar entre tanta oscuridad: el 78% de los españoles de entre 15 y 64 años que han consumido nuevas sustancias psicoactivas -como marihuana sintética, flakka, ayahuasca, mefedrona, etc.- destacan que el tratamiento voluntario de los consumidores es una acción importante para detener su drogadicción.

En Impasse Adicciones cuentan con el respaldo de profesionales en su centro de desintoxicación Madrid, donde después de más de 30 años de experiencia sus expertos conocen las claves para una rehabilitación con éxito. Sus psicólogos especializados conocen cómo afrontar cada caso, cada paciente y cada situación; y, sobre todo, entienden cómo las drogas dañan paulatinamente los diferentes círculos del adicto.

Las drogas desmoronan la vida social, destruyéndola y convirtiéndose en un obstáculo en la vida social de los drogodependientes. El distanciamiento social que producen las sustancias psicoactivas crea un círculo vicioso, ya que se consume para no sentirse solo, sin embargo, las consecuencias del consumo hacen que se abandonen y perjudiquen las relaciones sociales, tanto de amigos como de familiares.

Recuperar amigos, familia y sueños. El tratamiento para drogadictos no solo se centra en la rehabilitación del paciente, sino que los psicólogos de Impasse Adicciones conocen la necesidad de recuperar la vida anterior de la persona adicta. Un despido provoca rechazo, encerramiento de las personas, así como el distanciamiento de familia y amigos en los drogodependientes. Ver cómo se desvanecen lentamente los sueños y la vida que llevaban años construyendo hace que su dependencia aumente con cada vuelco negativo en su vida.

En un momento complicado, en un momento de dificultad y soledad, en Impasse quieren formar parte de este giro de 180º en la vida de sus pacientes, acompañarles en un cambio necesario, difícil y en ocasiones arduo. Este equipo de psicólogos expertos cree en las personas, por lo que ofrece sesiones totalmente individualizadas para cada caso, alcanzando los resultados y objetivos propuestos: un abandono total de las drogas, una nueva vida, relaciones sociales y familiares estables, un nuevo comienzo del desarrollo profesional y laboral.