sábado, 22 enero 2022 04:38

El Gobierno se cubre las espaldas de las causas judiciales al situar a su «títere» de teniente fiscal del Supremo

El Ejecutivo ya está cubierto ante las causas judiciales. La fiscal General del Estado, Dolores Delgado, ha movido ficha para asegurarse el control de los procesos legales contra el Gobierno de Pedro Sánchez en los que ella debería abstenerse. Así, María Ángeles Sánchez Conde ha sido nombrada como nueva teniente fiscal del Tribunal Supremo, que sustituirá a Juan Antonio Campos, fallecido el pasado 15 de diciembre de 2021. Se convertirá, además, en la primera mujer en ostentar dicho cargo en toda la historia del Ministerio Fiscal.

El Consejo Fiscal se reunió durante la mañana del martes para valorar los candidatos a ocupar el puesto. Tras la deliberación, un nombre resultó como el aspirante al cargo: María Ángeles Sánchez Conde, quien contó con el particular apoyo de Dolores Delgado, que, además, es quien tiene la última palabra en la elección. Sánchez se convierte así en la número dos del Ministerio Fiscal. El resto de pretendientes al puesto más importante después del de Fiscal General del Estado eran Javier Zaragoza, Consuelo Madrigal, José Javier Huete y José Ramón Noreña.

La nueva teniente fiscal del Tribunal Supremo pertenece a Unión Progresista de Fiscales (UPF), la misma asociación de la que forma parte su «jefa», Dolores Delgado. Además, es la «protegida» de Cándido Conde-Pumpido, el magistrado del Tribunal Constitucional, muy vinculado con el PSOE, ya que fue la formación que hoy dirige Pedro Sánchez quien sugirió a Conde-Pumpido para su actual puesto. El exfiscal general del Estado consiguió finalmente el puesto tras una larga negociación entre la formación socialista y el Partido Popular.

Un nombramiento estratégico dado que Delgado, como fiscal general del Estado, no debe interferir en las causas judiciales que afecten al Gobierno. Y es que al haber sido anteriormente ministra de Justicia con Pedro Sánchez debería abstenerse de participar en los procesos que puedan afectar al Ejecutivo. Pero la fiscal no iba a dejar a su presidente en la estacada y solo ante el peligro contra los casos que puedan afectarle.

Por este motivo, Delgado ha decidido colocar como su número dos a una persona de su confianza y a la que une una estrecha relación, con su mismo pensamiento y línea ideológica: «el sanchismo». Así, la fiscal se asegura que su nueva teniente fiscal del Tribunal Supremo mantenga la misma postura que ella adoptaría en caso de no tener que abstenerse y tener controladas, aunque sea en la sombra, todas las causas que puedan afectar al Gobierno de España, tanto si atañen a la bancada del PSOE como si lo hacen a la de Podemos.

Desde la página web del Ministerio Fiscal han compartido un comunicado con la noticia, donde destacan que se trata de «un paso más hacia la necesaria paridad y la equiparación efectiva de mujeres y hombres en cargos directivos que nos acerca a la realidad sociológica del Ministerio Fiscal, compuesto en un 64% por mujeres».

Sánchez cuenta con una larga trayectoria a sus espaldas, ya que es fiscal desde hace 40 años, que le han permitido ostentar dicho cargo en distintas localidades. Desde Cádiz, Barcelona, León, Bilbao y Madrid hasta el último puesto como fiscal de Sala Jefa de la sección penal de la Fiscalía del Tribunal Supremo, un cargo que lleva ejerciendo desde marzo de 2021. El texto también destaca que es «una mujer especialista en derechos fundamentales y libertades públicas que suma una visión constitucional a la cúpula del Ministerio Fiscal».

Por último, resaltan de Sánchez que «a su dilatada trayectoria, brillante currículum y demostrada experiencia en la dirección y gestión de equipos se une un perfil profesional, discreto y de gran solvencia jurídica y capacidad de trabajo». Todo un puesto clave y estratégico colocado «con idea», que asumirá todas las causas judiciales del Gobierno. Así, Sánchez, el presidente, se asegura contar con una persona con su misma ideología y que, previsiblemente, va a defender las posturas del Ejecutivo.

Aunque este no ha sido el único nombramiento de la Fiscal General, Dolores Delgado, ya que también ha propuesto a Mª Carmen Tirado Garabatos para que asuma el cargo de fiscal de la Fiscalía ante el Tribunal Constitucional. Tirado lleva ejerciendo de fiscal desde el año 1988 y ha pasado por las Fiscalías de Málaga, Toledo y Madrid. En 2006 fue nombrada fiscal inspectora y actualmente está destinada en la Fiscalía de la Comunidad de Madrid, donde trabaja con materias directamente relacionadas con aspectos constitucionales. Entre los asuntos que trata se encuentran los procedimientos de ratificación de medidas sanitarias restrictivas o limitativas de derechos fundamentales derivadas de la pandemia.

Y es que Tirado también cuenta con una carrera profesional de larga trayectoria, «además de un gran conocimiento de la Fiscalía española». Con esta nueva designación, según explica el escrito del Ministerio Fiscal, «se avanza en el equilibrio paritario de la Fiscalía ante el Tribunal Constitucional, que en la actualidad cuenta con tan solo dos mujeres en su plantilla».