miércoles, 19 enero 2022 13:00

IU Castilla-La Mancha duda de las intenciones de Page al aprobar las moratorias a las macrogranjas

el corte ingles

Izquierda Unida Castilla-La Mancha duda de las intenciones del presidente regional, Emiliano García-Page, al aprobar las moratorias a las magrogranjas en la región y se han preguntado si no se deberá «a una protección hacia las grandes empresas cárnicas afincadas en Castilla-La Mancha para mantener cuota de mercado»

En un comunicado, la formación ha criticado la «mezcla de ridículo, incoherencia y falta de ética política» de García-Page en relación a su posicionamiento público e institucional sobre las macrogranjas, considerando que «se ha pasado de frenada» y confiando en que «saque la pata de su metedura».

«Ninguna cabeza sensata y seria puede asimilar que durante días, el presidente de Castilla-La Mancha haya entrado como elefante en cacharrería en la actualidad nacional por las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, el cual defendía a los pequeños y medianos ganaderos; y ahora se apruebe una moratoria para macrogranjas, prácticamente con los mismo argumentos que los que exponía el propio Garzón», ha declarado el diputado provincial de IU en Toledo, Mario García.

A juicio de Izquierda Unida, «bulos, mentiras, manipulación y populismo ha sido el oficio de García-Page estos días respecto al asunto de las macro-granjas, para al mismo tiempo, aprobar decisiones en la línea del Ministerio de Consumo y del propio Alberto Garzón, y por tanto, contrarias a sus propias palabras», explican en Izquierda Unida.

La formación también se pregunta si la moratoria a la instalación de nuevas macrogranjas porcinas en Castilla-La Mancha «se debe a la reducción de demanda por parte de algunos mercados asiáticos, debido a la mayor producción que estos están experimentando tras el establecimiento de una cierta normalidad tras las pestes porcinas que sufrieron a partir de 2018 y que obligaron a sacrificar un elevado porcentaje de su cabaña ganadera para contener la peste. Una solución drástica que no les dejó otro remedio que tirar de compras en el exterior para compensar la caída de su producción, y que pude ser parte del auge de las grandes macrogranjas en nuestro país, y por ende en Castilla-La Mancha».