jueves, 26 mayo 2022 15:41

El miedo de Cibeles a Mercedes González ayudó al PSOE a decidirse sobre su candidatura

El PSOE ya tiene la decisión tomada. La delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, tiene el respaldo de prácticamente todo el partido para presentarse como candidata en el Ayuntamiento de Madrid. Las razones que han llevado a Ferraz a tomar esta decisión son diversas, pero la principal es que consideran que Mercedes es la «bestia negra» del alcalde de la capital y que tiene más armas que nadie para tumbarle. Hay fuentes del PP que consideran que, efectivamente, González es una candidata válida y sobretodo la que más daño puede hacer al regidor de Madrid, aunque José Luis Martínez Almeida lo ignore. A todo esto, la excelente relación personal que mantienen González y Almeida ha sido otro punto a favor para la delegada del Gobierno. Tiene el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el del secretario general del PSOE de Madrid, Juan Lobato, y en el PP creen que es la «bestia negra» de Almeida. Lo tiene todo.

Puede que de puertas hacia fuera Mercedes convenza poco. No hay un sondeo a pie de calle que diga qué percepción se tiene de la delegada del Gobierno en las bases socialistas pero sí que ha protagonizado algunos pequeños escándalos innecesarios. Aún así, Ferraz mantiene su plena confianza de González para hacerse con la candidatura de Madrid. Una decisión que gusta a todos menos a los «maristas» que apuestan porque sea la concejala Mar Espinar la que se presente a las elecciones autonómicas.

En el PSOE aseguran que Mercedes es una mujer muy inteligente y preparada que puede levantar el partido. Pero los rumores que empujan al partido a creerse que Mercedes pueda tumbar a Almeida no son los que se escuchan en Ferraz, sino los que se oyen en Cibeles. En el Partido Popular saben que Mercedes y Almeida mantienen una relación excelente. Son amigos y se conocen bien. Pero también consideran que si hay alguien en el PSOE que puede hacer sombra al alcalde esa es la delegada. Estos rumores que tanto se escuchan por el PP han ayudado al PSOE a tomar la decisión de que sea González la que se presente a las elecciones municipales. Ya había una intención previa, pero después de unos años viéndola en primera línea, parece que Mercedes González tiene el apoyo total del Partido Socialista.

Cuando Sánchez colocó a González como delegada del Gobierno tenía ya la intención de darle un cargo en primera línea

Cuando Sánchez colocó a González como delegada del Gobierno en Madrid tenía ya la intención de darle un cargo en primera línea. Se hablaba de la candidatura de la capital, pero con la boca pequeña dado que no sabían si la socialista funcionaría bien o no. Algunos escándalos sacudieron a la delegada, pero el PSOE ha mantenido la confianza en ella hasta ahora. Ahora esperan unos meses para anunciar que será Mercedes la que ocupe la cabeza de lista en Madrid para tumbar a Almeida. Y fuentes del PP responden: «ojo a Mercedes, Almeida la subestima y es la que más daño puede hacerle».

Considerar a Mercedes González la «bestia negra» de Almeida no es por su capacidad política o porque sea una brillante estratega. Esta sensación que impera en Ferraz y en el PSOE-M viene motivada por los comentarios que lanzan desde el propio Partido Popular. El entorno de Almeida ha visto a lo largo de estos años cómo Mercedes y Almeida se reunían en más de una ocasión y sobretodo han tenido la oportunidad de conocer bien a González. Al principio pocos opinaban sobre la capacidad de Mercedes para tumbar a Almeida. Pero ahora, todos y cada uno de los que caminan a diario por Cibeles entienden que la delegada es una de las más capaces a la hora de hacer mella al alcalde.

EL DECLIVE DE OTROS

El ascenso de unos significa el declive de otros. Ella seguirá en las listas y el PSOE le quiere pagar los servicios prestados, pero no contarán con ella para liderar el nuevo proyecto frente a Almeida. Mar Espinar es quien ha mantenido y mantiene a flote el partido en Madrid después de que su antecesor lo hundiera por completo. Ahora trabaja a diario y mantiene un ritmo frenético que, a ojos de más de uno en el PSOE, le debería valer el puesto de candidata del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, parece que la decisión de quién se fajará con Almeida está tomada desde hace meses. Será Mercedes, no Mar.

Hay quien considera injusto que quien conoce realmente la casa vaya a ser relegada a un tercer plano. Mar Espinar ha conseguido la presencia que tiene en los medios a golpe de trabajo, y no de cargo. Sin embargo, hasta el propio Lobato se inclina más por Mercedes que por Mar. Ha sido «claramente», tal y como detallan fuentes del partido, la falta de apoyos internos la que ha hecho que Mar no tenga prácticamente ninguna posibilidad de convertirse en la próxima candidata del PSOE a alcaldesa de Madrid. Mercedes, calienta que sales.