miércoles, 17 agosto 2022 06:49

Habla el entorno de Casado: “El congreso del PP de Madrid no se celebrará”

El entorno del presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ya tiene una estrategia a seguir con el presuntamente inminente congreso del PP de Madrid que está por celebrarse: hacer lo mismo que con el Consejo General del Poder Judicial. La idea de Génova es bloquear este congreso que auparía a Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la delegación territorial del partido hasta después de las elecciones generales. Desde la Comunidad de Madrid confían en que Casado cederá y celebrará este año (preferiblemente el primer semestre) este esperado congreso. Pero desde el entorno de Casado lo dicen alto y claro: “el congreso del PP de Madrid no se celebrará. Algunos creen que aguantará hasta 2023 y otros que se quedará estancado sine die. Pero lo que tienen claro la mayoría de los que conocen y hablan con Casado es que ese congreso no se celebrará en 2022 por mucho que Sol se queje.

Parecía que habían enterrado el hacha de guerra, pero no. Ese paseito del secretario general del PP, Teodoro García Egea, junto a la presidenta autonómica pretendía escenificar que la Comunidad de Madrid y Génova habían hecho las paces. Sin embargo, los mensajes que filtran desde Génova parecen indicar que esta paz era solo una ilusión que se romperá en estos primeros seis meses de 2022. Desde Sol son conscientes de que Casado no quiere celebrar el congreso del PP de Madrid porque quieren evitar el ascenso político de Isabel Díaz Ayuso. Sin embargo, auguran que, si Casado enquista aún más el problema, la guerra interna volverá a la primera línea más cruda que nunca. “Esperamos que ceda y celebre el congreso cuanto antes”, detallan a MONCLOA.com fuentes de Sol.

Desde la Comunidad de Madrid presionan y desde Génova ignoran. La idea que tiene Casado es no abordar temas que puedan desgastar su figura hasta pasadas las elecciones. Hay algunas fuentes que directamente señalan que no se celebrará el congreso y que la senadora popular Ana Camíns será secretaria general del PP de Madrid en funciones in aeternum, pero lo que tienen claro todas las fuentes es que Casado no cederá al congreso hasta que por lo menos se hayan celebrado las elecciones generales. Ese sueño que detallan en algunos titulares los dirigentes de Sol no se hará realidad porque el presidente del PP así lo quiere.

No es la primera vez que Casado se niega a cumplir los plazos que le imponen desde fuera. El congreso del PP de Madrid se esperaba que tuviera lugar en el primer semestre de 2022. De hecho, el entorno del presidente del PP aseguraba hace tan solo unos meses que sí que tendría lugar en este año porque así lo quería Casado. Sin embargo, ahora, estas mismas fuentes detallan que no se celebrará el congreso porque ha habido un cambio de rumbo dentro de la estrategia a seguir por Génova. Es cierto que se ha escenificado el fin de la guerra interna, pero el PP de Ayuso no ha tardado ni una semana en salir ante los medios a pedir a Casado que celebre “cuanto antes” este congreso que llevaría a Ayuso a la cumbre del PP de Madrid.

Por el momento, Casado y Teodoro solo se centran en levantar al PP en las encuestas y en ampliar los potenciales votantes. Saben que acarician la Moncloa con los dedos y no quieren interferencias ahora que tan solo quedan un puñado de meses para que se celebren las elecciones generales. Casado no pretende que su choque con Ayuso se evidencia más, pero sí que quiere evitar, tal y como detallan las fuentes, que la presidenta de la Comunidad de Madrid aproveche estos meses para crecer a nivel interno porque, tal y como aseguran, “son conscientes de que Ayuso busca ser candidata nacional del PP”.

LA SUCESIÓN

Dicho esto, entra el debate de la sucesión. La mayoría de los populares creen firmemente que Casado será el próximo presidente del Gobierno, pero muchos reconocen, incluso en el entorno de Casado, que si el actual presidente del PP no consigue el puesto de Pedro Sánchez, se abrirá la veda de la sucesión. Sobre los posibles candidatos, se habla de la propia Isabel Díaz Ayuso y del presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. Entre ellos estaría la sucesión popular en caso de que Casado no consiguiera el apoyo necesario para hacerse con la Moncloa. El que Ayuso esté en las quinielas es, a ojos de las fuentes, lo que motiva a Casado a truncarle el ascenso político que ella pretende.

Estas conversaciones de pasillo no gustan a Génova. Y menos que se hable de sucesión cuando de lo que se trata es de remar para que Casado sea el próximo presidente del Gobierno. Sin embargo, al ver que está todo tan cerca, desde el entorno del Casado han decidido no abordar nada que pueda perjudicar el camino del presidente del PP al Gobierno. Sol puede quejarse, pero no parece que desde Génova tengan intención alguna de celebrar el congreso del PP de Madrid en 2022. Ni este año, ni los siguientes.

Solo que Casado fuera presidente del Gobierno podría calmar los ánimos, detallan las fuentes. Para que el presidente del Partido Popular no vea a Ayuso como una amenaza debe estar en la Moncloa. Y para que esto pase debe ganar las elecciones y sumar con Vox. Con todo esto encima de la mesa, no parece viable que vaya a celebrarse un congreso del que Casado ha retirado a su peón, José Luis Martínez Almeida, y del que sabe que si se celebra, Ayuso se hará con una parte fundamental del PP: la Comunidad de Madrid.