jueves, 19 mayo 2022 11:07

Illa acusa al Govern de actuar como una «camisa de fuerza» ante iniciativas en Cataluña

El primer secretario del PSC, Salvador Illa, ha asegurado este sábado que el Govern de Pere Aragonès actúa ante iniciativas como una «camisa de fuerza que no permite que estas energías puedan liberarse y dar todo el potencial que tienen».

Lo ha dicho en una entrevista en el Podcast del PSC por el aniversario de las elecciones catalanas del 14 de febrero, en la que ha explicado que trasladarán la reunión de su Ejecutiva del lunes a Banyoles (Girona) por esta conmemoración para evidenciar que el PSC impulsa «un proyecto dirigido a toda Cataluña».

Ha destacado que Banyoles es una de las capitales de comarca en las que los socialistas tienen más margen de mejora y donde más deben trabajar para ampliar apoyos al PSC: «Queremos ir para señalar, un año después de las elecciones, nuestro compromiso con hacer un planteamiento para toda Cataluña, y no para la mitad».

Illa considera que el proyecto del Govern de Aragonès excluye a media Cataluña, porque no está enfocado para todos los ciudadanos, según él: «La piedra fundacional del Govern para mí está mal colocada, y es una piedra que piensa en la mitad de Cataluña, y esto no puede acabar funcionando».

Ha sostenido que el Ejecutivo de Aragonès «nació con fórceps» y que el papel de los socialistas es el de favorecer la nueva etapa que cree que se abrió con el 14F, situándose como alternativa al Govern con una actitud de mano tendida para sacar adelante proyectos positivos para Cataluña.

Sobre la mesa de diálogo entre el Gobierno central y el de la Generalitat, Illa ha dicho que funciona pero que, «si no se complementa con un diálogo entre catalanes, el diálogo queda cojo», por lo que ha reclamado de nuevo a Aragonès que lidere y estructure un diálogo entre los partidos representados en el Parlament.

Preguntado por la reforma laboral, ha acusado al PP de no haber tenido un mínimo de sentido de Estado en este asunto, y a ERC de haber fallado en un momento trascendental y de «jugar con la estabilidad política en España».

CAMPAÑA DEL 14F

Illa ha rememorado su vuelta a la política catalana tras su paso por el Ministerio de Sanidad: ha explicado que viajó de Madrid a Barcelona la noche antes de empezar la campaña en AVE –en el que se concedió el «placer» de comer una hamburguesa con patatas fritas–, y que le costó un poco cambiar el chip, ha dicho.

Sin embargo, ha asegurado que «disfrutó» de la campaña –el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le pidió que lo hiciera, ha narrado– y ha subrayado que el resultado de los comicios acompañó a esta actitud, dada la victoria de los socialistas.

«Todo lo del cordón sanitario contra el PSC e incluso la polémica falsa sobre si me había vacunado o no, esa noche quedó borrado de un plumazo, por el voto amplio de la ciudadanía» a los socialistas, ha proclamado Illa.

Ha criticado que Aragonès firmara un decreto para suspender las elecciones por la pandemia porque «no tenía poder para desconvocarlas» y cree que introdujo una confusión que afectó en parte a la participación –se situó en el 53%, 25 puntos menos que las anteriores elecciones catalanas–.