jueves, 26 mayo 2022 01:23

El conseller de Educación apuesta por transformar el sistema educativo

El conseller de Educación de la Generalitat, Josep Gonzàlez-Cambray, ha apostado por impulsar una transformación ambiciosa del sistema educativo en Catalunya con un horizonte en el 2023 y a «empezar el camino aunque no se den las mejores circunstancias».

Así lo ha dicho en una entrevista en el diario ‘El Periódico’ publicada este domingo, en la que ha explicado que «esta transformación pasa por hacer que las cosas pasen, por tomar decisiones para ir avanzando hacia esa transformación real, estructurada, que llegue a todos los centros».

Para el titular de Educación, los grandes cambios no se pueden hacer de un día para otro y «siempre encuentran un punto de resistencia», y ha defendido que su Conselleria debe tomar decisiones e impulsar nuevos proyectos.

En ese sentido, ha asegurado que el avance del inicio del curso escolar 2022-2033 al 5 de septiembre en infantil y primaria, y en ESO, Bachillerato y FP al 7 de septiembre, anunciado el jueves por la Generalitat, era una cuestión muy reivindicada por parte de la sociedad así como «una medida que favorece al alumnado vulnerable, una medida de igualdad territorial y que facilita la conciliación familiar».

«El profesorado gana, porque tendrá más horas de coordinación en septiembre, y ganan también las direcciones de los centros porque la plantilla estructural se nombrará un mes antes», ha añadido.

También ha defendido que la propuesta se ha impulsado «después de recoger la máxima información y de escuchar de manera informal a la comunidad educativa» y que próximamente se informará a todos los agentes implicados.

RETOS DE LA FORMACIÓN Y EDUCACIÓN EMOCIONAL

Por otro lado, ha considerado que la formación del profesorado afronta dos retos, que son la diversificación y «lograr que la formación sea realmente útil, contextualizada, incluso según cada centro educativo», y ha abogado por que los centros trasladen sus necesidades a la Conselleria para poder ofrecer una formación a medida.

Preguntado por cómo se reforzará la educación emocional en las aulas, ha destacado que en las próximas semanas se impulsará, conjuntamente con la Conselleria de Salud, «un termómetro emocional para saber cómo están» los alumnos, que también realizarán un cuestionario anónimo sobre su estado emocional con preguntas sobre adicciones, hábitos y relaciones con los compañeros.

Esta iniciativa pretende estudiar los resultados para tener un diagnóstico que permita a los centros «tomar las mejores decisiones ante cada situación», y ha asegurado que se ampliará la plantilla de los trabajadores de acompañamiento emocional y orientación.

Sobre las plazas de Formación Profesional (FP) para el próximo curso, ha respondido que la Conselleria aprende «de la experiencia» y que este año se ha adelantado la preinscripción para que alumnos tengan garantizada una plaza en la especialidad que soliciten, y que se sistematizarán las necesidades del mercado laboral para adaptar al máximo la oferta.