miércoles, 25 mayo 2022 09:18

Aragonès avisa a Sánchez de que no resolver el «conflicto catalán» abre la puerta a un Gobierno PP-Vox

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha avisado este lunes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que si no soluciona el conflicto catalán «estará abriendo la puerta a un Gobierno de la derecha con la extrema derecha», en alusión a un posible Ejecutivo PP-Vox.

Lo ha dicho en la conferencia ‘Avancem’ (Avancemos), que ha pronunciado en el Museu Nacional d’Art de Cataluña (MNAC) coincidiendo con el primer aniversario de las elecciones del 14 de febrero y a la que han asistido unas 400 personas.

«El Gobierno del Estado debe demostrar su compromiso democrático, porque, sin la resolución al conflicto político, España se desliza hacia el autoritarismo, como demuestra el avance de la extrema derecha», ha afirmado al día siguiente de las elecciones en Castilla y León, donde el PP ha ganado y puede depender de Vox para gobernar.

Aragonès ha afirmado que no afrontar ni resolver el conflicto catalán favorece a las derechas y ha insistido en que, si en la próxima legislatura hay un Gobierno PP-Vox, «no será por culpa del independentismo; será por la poca valentía del actual Gobierno del Estado», al que ve más pendiente de no hacer enfadar a la derecha que de resolver la situación en Cataluña.

«La izquierda española debe elegir si quiere completar la reforma democrática pendiente que incluye el reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado y, por tanto, de la existencia del derecho a decidir, o si se limita a representar una izquierda que es conservadora, inmovilista y conformista acomplejada ante la amenaza de la derecha de siempre», ha advertido.

Ha argumentado que la resolución del conflicto es una necesidad histórica y que necesita el compromiso democrático del Gobierno: «Si alguien entiende que un proceso de negociación es solo como un peaje táctico que hay que pagar para gobernar el Estado, es que no ha entendido nada», ya que considera que, sin una resolución acordada a la situación catalana, España tiene por delante el autoritarismo como en otros momentos de la historia.

BORRÀS, GAY, ILLA, JUNQUERAS

Al acto han asistido unas 400 personas, entre las que destacan la presidenta del Parlament, Laura Borràs; la delegada del Gobierno en Cataluña, Maria Eugènia Gay; todos los consellers de su Govern; los miembros de la Mesa de la Cámara catalana; el primer secretario del PSC y líder de la oposición, Salvador Illa, y la líder de los comuns en el Parlament, Jéssica Albiach.

Además, han acudido varios representantes de ERC y Junts, como el líder republicano, Oriol Junqueras; el secretario general de Junts, Jordi Sànchez; varios exconsellers condenados por el 1-O y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, mientras que la CUP ha rechazado asistir por la discrepancia en la acción del Govern.

También han estado la presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat, Núria Marín; los presidentes de la Diputación de Tarragona, Noemí Llauradó, y de Lleida, Joan Talarn; la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri.

Otros de los asistentes han sido rectores de las universidades catalanas; el presidente de Foment, Josep Sànchez Llibre; el de Pimec, Antoni Cañete; el de Cecot, Antoni Abad; representantes de entidades sociales, deportivas y culturales, así como de colegios profesionales y del cuerpo consular.

Durante la conferencia, que ha durado una hora, se han proyectado detrás de Aragonès palabras clave con su propia grafía, y también se han ilustrado con diferentes colores las grandes transformaciones que reivindica el presidente.