martes, 29 noviembre 2022 23:12

Holanda contundente con tomar medidas si fuera necesario en Ucrania mientras Albares intenta no «mojarse»

La situación entre Ucrania y Rusia ha implicado a gran número de países de distintos continentes, cada uno con una visión y una contundencia a la hora de tomar medidas, pero todos con el mismo fin la paz. Una cuestión que el ministro de Exteriores de Países Bajos ha dejado claro en una rueda de prensa posterior a la reunión con su homólogo en España. Así, el político holandés Wopke Hoekstra ha asegurado que abogarán por la diplomacia como baza principal, aunque no dudarán en pasar a la acción si es necesario y ello podría conllevar «una consecuencias muy graves». Una línea que no ha seguido el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares, quien ha asegurado que «nunca es tarde para dialogo» y ha insistido en que exprimirán esa vía al máximo para tratar de reducir la presión. Sin embargo, en lo que se refiere a entrar en acción el ministro ha sido más cauto y ha preferido no profundizar demasiado en el tema.

Ambos ministros se han reunido en la mañana del lunes con el fin de comentar la crisis bélica que se está viviendo en Ucrania dada la presencia de militares rusos en las fronteras del país. Los titulares de Exteriores de Países Bajos y España han abordado esta cuestión y, tras ella, han abogando ambos por la misma línea, la de la diplomacia y el diálogo. Una actuación que todos los países implicados están llevando a cabo con Rusia, como es el caso del presidente francés, Emmanuel Macron, y el de EEUU, Joe Biden, que ya se han reunido con Vladimir Putin para tratar de aliviar la situación. Y es que, tanto la estrategia como de la Unión Europea como la de OTAN se basa en los mismo, en utilizar la palabra como medio para paliar la crisis y tratar de llegar a una solución que pase por la desescalada de Rusia, retirando sus tropas de la frontera ucraniana.

El ministro de exteriores holandés ha afirmado que «si se produce una incursión tendrá consecuencias muy graves»

Sin embargo, unos están más dispuestos que otros a entrar en acción si las cosas se complican y Putin decide entrar en Ucrania. Así, Wopke Hoekstra ha repasado todos los temas en los que España y Países Bajos van de la mano con Europa, aunque ha destacado que actualmente la prioridad es Ucrania y que todos los miembros de la Unión Europea deben trabajar juntos en este tema. En este sentido, ha instado a Rusia que relaje la tensión, aunque ha asegurado que cualquier acción contraria a esta tendrá consecuencias. Así, el ministro ha abogado por continuar con la vía diplomática, ya que la ha calificado como la «mejor baza siempre que sea posible». Y ha especificado que «todo depende de la otra parte», ya que también debe haber respeto por el lado ruso, y que «si se produce una incursión tendrá consecuencias muy graves». Es decir, que si tienen que entrar en acción, en Holanda están dispuestos a hacerlo.

En el lado contrario está España, que no ha querido profundizar demasiado en esta cuestión y ha afirmado que «nunca es tarde para el diálogo» y que van a continuar impulsando esta vía hasta que sea posible. Además, se ha mostrado muy esperanzador con la desescalada de Rusia, ya que, según ha explicado, Putin está dialogando. Y ha insistido en que España «no escatima en esfuerzos y apuesta por la palabra». Es decir, una posición muy lejos de la del holandés, que deja entrever que Albares prefiere no cabrear demasiado a Rusia y huye de emitir cualquier tipo de declaración sobre las posibles acciones que se puedan llevar a cabo más de todo lo que no sea el diálogo, la diplomacia y la palabra.

Putin

Por otra, parte el titular de Exteriores español ante el aumento de la tensión en Ucrania recomendó a los españoles regresar a España. Así, según ha explicado este lunes, hay 500 españoles en territorio ucraniano, de los cuales muchos ya han regresado por distintas vías y otros 100 han comenzado los trámites para abandonar el país. Es decir, el 40% ya se encuentra en trámites o fuera de Ucrania. Además, ha recordado que las líneas aéreas y carreteras funcionan con normalidad y ha asegurado que están analizando la plantilla de la embajada en el país para tramitar la vuelta de todos los trabajadores que no sean imprescindibles. Asimismo, ha detallado que Exteriores cuenta con un plan de evacuación para poner en marcha en caso de que sea necesario, aunque ha destacado que la situación es muy variable y que se irán adaptando día a día a la situación.

Lo está claro que es que Albares no quiere hacer enfadar a Rusia ni que en un momento dado Putin pueda recordarle ciertas palabras sobre «pasar a la acción». El titular de Exteriores solo se plantea una vía, la del dialogo y se muestra inamovible de este plan, por lo menos de puertas para fuera y de cara a la galería, y en especial de cara a Rusia. Por el contrario, en Holanda, a pesar de que también apuestan por la palabra y no tener que llegar a la fuerza para conseguir solventar la situación y que se produzca la ansiada desescalada rusa, sí que se abren a otro escenario. Así, Hoekstra ha explicado que si Rusia no sale de la línea del diálogo, ellos también y tomarán las medidas necesarias y con las consecuencias necesarias, que podrían ser, según el ministro holandés, «muy graves».